Revista dice que Quintana es amigo de exautoridad vinculada a narcoavioneta capturada en Paraguay

El piloto de la aeronave interceptada en Paraguay se llama Luis Darío Candia Zelada, quien es sobrino de Mayerling Castedo, exautoridad departamental del MAS.
viernes, 31 de mayo de 2019 · 14:41

Página Siete Digital / La Paz


La revista brasileña Terça Livre apuntó al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y a otras autoridades por supuestos vínculos con la narcoavioneta interceptada en Paraguay el 17 de mayo.


Ese día, la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay desarticuló una red de narcotráfico aéreo entre Bolivia y Paraguay en el marco de la Operación Sword (Espada), que se saldó con 12 detenidos, entre ellos siete policías y un ciudadano boliviano que pilotaba una avioneta con 302 kilos de cocaína.

El piloto de la aeronave se llama Luis Darío Candia Zelada, quien fue detenido en el país vecino junto con siete policías y cuatro civiles más. Candia Zelada es sobrino de la  exautoridad de la Gobernación de Beni y de las filas del partido oficialista MAS, Mayerling Castedo.


Según la publicación “Mayerling es abogada y militante del Movimiento Al Socialismo (MAS)" y "ocupó un alto cargo en el gobierno del estado de Beni hasta 2018, como funcionaria de Alex Ferrier, gobernador (MAS); solicitó un puesto de trabajo en el poder judicial en las elecciones al Tribunal Supremo (TSJ); intentó asumir la dirección del INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria); fue fiscal del Tribunal Supremo; y finalmente, jefe de campaña del partido MAS y en 2017 ella estaba involucrada en un escándalo al presentar una identidad india falsa , a postularse para un cargo en el poder judicial”.


La nota escrita por Ricardo Roveran indica que “de acuerdo a la información, (Mayerling Castedo) sería una amiga cercana del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana”. 


Esta mañana, el diputado Tomas Monasterio con la publicación en la mano exigió al Gobierno que aclare esta denuncia "tan delicada". Según dijo, las autoridades tienen la obligación de dar la cara frente a la publicación realizada por la revista brasileña.

 

331
8