Minero Aparaya dice que no presenció el asesinato de Illanes

Ángel Aparaya Condori está detenido desde 2016 acusado del asesinato del exviceministro.
viernes, 14 de junio de 2019 · 16:16

ANF / La Paz


“Si voy a declarar” dijo Ángel Aparaya Condori. Con esa contundencia resolvió decir su verdad en el juicio que le siguen junto a otras 14 personas acusadas por la muerte del exviceministro Rodolfo Illanes en la localidad de Panduro, en agosto de 2016. Reveló que no estaba en el lugar del asesinato de la exautoridad, sino junto a su primo Rubén Aparaya, quien también fue asesinado en los enfrentamientos con la Policía.


El juicio se instaló el 17 de abril de este año, después de casi tres años del suceso mortal que terminó con la vida de Illanes, el proceso continúa con la declaración bajo juramento de los cooperativistas acusados de ser los autores de la muerte de la exautoridad.


Aparaya Condori fue detenido y enviado al penal de Chonchocoro, acusado de ser el autor de la muerte de Illanes, sin embargo, en su declaración en el juicio dijo que se enteró por un minero de la muerte de Illanes, pidió a los jueces que apliquen una “justicia igualitaria”, como manda la Constitución Política del Estado que todas las personas son iguales ante la ley.


Ángel Aparaya Condori primo del fallecido Rubén Aparaya Pillco relató en el juicio las situaciones que vivió en los conflictos de agosto de 2016, que dejó un saldo de seis fallecidos: cinco mineros y el exviceministro, y varios heridos, declaración a la que ANF accedió.


Contó que junto a sus compañeros de la Federación de Cooperativistas Mineros de La Paz asistieron al bloqueo de caminos, en respuesta a la convocatoria de sus dirigentes que pedían al Gobierno no dar curso a la creación de sindicatos en las cooperativas.


Precisó que el 10 de agosto de aquel año salieron a bloquear las carreteras en la vía La Paz-Oruro donde tuvieron los primeros enfrentamientos con los policías. “Ese día yo he recibido un disparo de gas en mi pie derecho, en mi tobillo”, manifestó Aparaya.


Dos días después se retiraron de la zona rumbo a Viloco


El 20 de agosto nuevamente fueron convocados para salir a bloquear porque el Gobierno no atendía sus demandas. Aparaya manifestó que su federación con la experiencia anterior, ya no quería salir a las movilizaciones, pero que los dirigentes les advirtieron que si no se sumaban no recibirían la dotación (de herramientas de trabajo) y eso les llevó a asistir nuevamente.


El 23 de agosto, el grupo de Aparaya llegó a Panduro en camiones y volquetas y bloquearon hasta el día siguiente.


El 25 de agosto en la mañana, el día fatídico, hubo una reunión convocada por el presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin), Carlos Mamani, para informarles que el Gobierno no escuchaba sus demandas, por ello, seguirían con el bloqueo.


A raíz de esa determinación, su federación fue enviada a cerrar la vía principal, es decir, hacia Oruro; ahí se concentraron todos sus compañeros entre ellos su hermano Teófilo y su primo Rubén Aparaya.


“De 11.00 a 11.30 viene un compañero (Valerio Riquelme) diciendo: ‘Compañeros le han agarrado a un infiltrado y a su policía’. Yo seguía en ese lugar y me he comprado (algo de comer) de una vendedora que estaba ahí. Había un taxi, estaba echado ahí con los compañeros de mi cooperativa”, detalló.


En su relato dijo que al mediodía subió a un cerro pequeño y desde ahí observó a mucha gente reunida y a un policía con su comida y su Coca Cola, resguardado por los dirigentes. “Me fui del lugar rumbo a la vía hacía Oruro a pijchar (mascar) coca con mi hermano, mi primo y mis compañeros de la Federación de La Paz”.


Explicó que entre las 14:30 a 15:00 los policías comenzaron a gasificar a otro grupo de mineros a los que les hicieron retroceder hasta una pasarela, al advertir la acción policial su federación decidió dirigirse a ese sector a apoyar el bloqueo, logrando que los uniformados retrocedan.


En su declaración hizo notar que en ese momento se dispersaron sus familiares y todos sus compañeros. “Cuando la Policía estaba retrocediendo, parece que ya no tenían mucho gas, porque ya no nos lanzaban mucho gas, nos han disparado bala, tres veces ráfaga, yo en ese rato me echado al piso, donde la carretera, y me revolqué hacia abajo, había un río que estaba en mi costado”, aseguró.


Después de disparar las ráfagas los policías se retiraron; “yo me levanté y vi que llevaban dos personas en un tráiler, a los que les estaban dando aire (ventilando)”, sostuvo.


En ese momento se habría dirigido hacia la carretera con los otros mineros, donde escuchó el rumor de que dispararon a “uno de los Aparayas”; al instante se alejó del lugar para intentar comunicarse con sus familiares, pero no tuvo éxito.


Recordó que mientras caminaba, uno de sus compañeros le dijo: “al Rubén le han disparado, dos balas son”, cuando llegó al sector de cruce Eucaliptus su federación estaba reunida, pero tuvo que alejarse del lugar para arreglar la venda de su pie que cubría la herida que sufrió días atrás.


La información de la muerte de Rubén Aparaya se confirmó cuando uno de los dirigentes llegó en una ambulancia y salió del vehículo llorando: “¡han matado a nuestro compañero!”, exclamó refiriéndose al primo de Aparaya Condori.

Video: Amalia Pando


Describe que, en ese momento, los mineros entre lágrimas, trasladaron el cuerpo de su compañero Aparaya Pillco a la carretera principal, estima que era las 18.30 a 19.00, porque el sol ya se había ocultado.


En ese instante señaló que se le acercó un periodista preguntándole sobre qué dirigente iba a hablar y referirse al fallecido. “El periodista me ha dicho: ‘¿voz eres su hermano?’. Si (le dije). Vos no te metas a nada hermano, sino a vos te van a querer culpar (de) todo, porque hace rato ya le han matado al Viceministro (Illanes). Ese rato he escuchado ese nombre, porque el periodista me dijo eso a mí; por ese motivo he empezado a llorar (diciendo) yo no he hecho nada”, detalló en su declaración.


El minero Aparaya refirió otras circunstancias de esos momentos de tensión, comentó que cuando estaban reunidos “llegó un policía golpeado (edecán de Illanes) y abrazando a un minero se puso a llorar. Cinco minutos después llegan tres comunarios con ponchos rojos y reprochan a los cooperativistas por lastimar al uniformado y se lo llevaron a un centro de salud”. 


Acotó que hasta las 23.30 aproximadamente seguían velando a su primo en la carretera principal, cuando un grupo de mineros llega al lugar con una cama donde se encontraba el cuerpo (Illanes) y lo ponen al lado del otro fallecido.


Ante esa situación el presidente de la Fencomin reprochó a los mineros “diciéndoles cómo van hacerle eso, ahora el Ministerio de Gobierno pide el cuerpo”, contó el minero detenido desde los hechos sucedidos en agosto de 2016.


“A esa hora de 00.30 a 01.00 se lo llevan el cuerpo (de Illanes) en la ambulancia de Viloco, desconozco a qué lugar se lo llevan”, manifestó. Señaló que cerca a las 02.00 circuló el rumor de que se militarizaría la zona, para capturar a los cooperativistas, ante esas versiones los mineros resolvieron retirarse del lugar y llevaron el cuerpo de Rubén Aparaya a Viloco en la misma ambulancia que en la que transportaron el cuerpo de Illanes.


La tarde del 26 de agosto llegó el entonces Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, a Viloco y pidió llevar el cuerpo del minero a La Paz con el objetivo de realizar el examen médico forense.


El 27 de agosto, “llega el cuerpo y lo enterramos a mi primo”, apuntó. Aparaya dijo que se enteró que su nombre figuraba en la lista de buscados por el asesinato de Illanes y su federación sabiendo de su inocencia no lo entregaron.

38
2

Otras Noticias