El narco que cayó en Paraguay tenía orden de captura de 2012

Perú buscaba al extranjero por el delito de narcotráfico. La instrucción llegó a través de Interpol, pero en Bolivia no la ejecutaron.
sábado, 15 de junio de 2019 · 06:56

Página Siete / La Paz

El narcotraficante colombiano John Wilson Díaz Vélez, detenido en Paraguay con 457 kilos de cocaína boliviana, contaba con una orden de captura internacional desde 2012 en el país, con fines de extradición a Perú para responder por delitos relacionados, no obstante, la justicia no ejecutó esa instrucción.

 El diputado opositor Tomás Monasterio mostró ayer un edicto publicado en La Estrella del Oriente  el 19 de agosto de 2015, el cual señala   que “a información obtenida a través de requerimiento fiscal (…) se hace conocer oficialmente que Jhon Wilson Díaz Vélez, de nacionalidad colombiana, según fax 1229/12-TC, de fecha 24 de abril de 2012, presenta un mensaje de nuestro similar de Interpol-Lima, Perú, cuenta con notificación roja de captura, con número de control A- 612819-2010, por el delito de narcotráfico”.

Díaz Vélez fue detenido el miércoles en Asunción, Paraguay. En un operativo de la Secretaría Nacional Antidroga (Senad), fueron detenidos un colombiano más, un boliviano (piloto de una avioneta) y cuatro paraguayos. La red delictiva estaba en posesión de 457 kilos de cocaína procedente de Bolivia.

Monasterio presentó también la sentencia constitucional  plurinacional 0237/2016-S3, del 19 de febrero de 2016, la cual dice que: “los antecedentes policiales y penales del referido incidentista (John Wilson Díaz Vélez) en la República del Perú, muestran una orden de captura internacional con notificación roja”.

“Vemos que en 2012 el Estado peruano ya pidió la extradición de esta persona, y sorprendentemente, igual que en el caso (de Pedro) Montenegro, autoridades judiciales y el Estado actuaron para proteger a este ciudadano y evitar que sea extraditado”, manifestó el diputado.

Díaz Vélez  estuvo implicado hace nueve años en un escándalo por narcotráfico, pero se mantuvo prófugo todo este tiempo. Fue identificado como el responsable de trasladar 944 kilos de cocaína a España en un jet. La investigación lo vinculó en el delito con el alcalde de Warnes (Santa Cruz), quien -por este caso- fue enviado al penal de Palmasola en septiembre de 2011.

 Ese año, durante la audiencia cautelar del burgomaestre, la Fiscalía presentó al menos tres indicios de su nexo con el colombiano: un examen de microaspirado en un vehículo de la Alcaldía de Warnes dio positivo para cocaína, (el alcalde) se reunió con el colombiano y que en un coche de ese municipio se transportó a Díaz Vélez.

“Estamos hablando de John Wilson Díaz Vélez, un narcotrafricante prófugo de la justicia, buscado en varios países”, aseguró en esa oportunidad uno de los fiscales del caso.

El legislador opositor acotó que si el ministro de Gobierno, Carlos Romero, no sabe nada del caso, si el Gobierno del MAS no sabe dónde está parado en temas de narcotráfico, “pues lo que queda es entender que los narcovínculos no son historia reciente, sino que se remontan a varios años atrás”.

El caso del colombiano Díaz Vélez es similar al del narcotraficante recién detenido, Pedro Montenegro Paz. El ciudadano boliviano estuvo prófugo de la justicia desde 2014, luego de estar involucrado en el envío de un cargamento millonario de cocaína desde Brasil a Europa. 

Desde ese año se activó una orden de captura de Interpol, pero la Policía Boliviana no dio con él. En medio hubo desobediencias a sentencias judiciales para no capturar a Montenegro, quien salió a la luz por el escándalo de los nexos con jefes policiales.

El diputado Monasterio aseguró que las autoridades judiciales “de manera reincidente actúan en función de evitar procesos de extradición de buscados por la justicia internacional”.

En el operativo policial realizado en varias regiones de Paraguay durante los últimos días, las autoridades detuvieron también a Alfredo Cabezas Vargas, un ciudadano boliviano que era el piloto encargado de trasladar los paquetes de cocaína de Bolivia al país vecino en una avioneta.

La Policía investiga en Bolivia qué otros vínculos tenía el colombiano Díaz Vélez al margen de Cronenbold, se presume que hace algún tiempo dejó el país para organizar su banda criminal desde Asunción. Sus cómplices, de varias nacionalidades, viajaban entre ambos países para trasladar la cocaína.
 

 

 

10
239

Otras Noticias