La entrega del sistema de 13 radares se retrasa hasta 2020

El sistema debía funcionar en marzo. Si bien hay equipos instalados en aeropuertos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Trinidad, éstos están en periodo de prueba.
domingo, 23 de junio de 2019 · 00:04

Daniela Romero / La Paz

El sistema de radarización del espacio aéreo boliviano, cuya operación al 100% estaba prevista para marzo de este año, tendrá un retraso hasta 2020 debido a que aún faltan algunos equipos para que con ellos se concrete un funcionamiento pleno.

El pasado 13 de junio, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) informó, mediante un comunicado, que a partir de 2020 “se prevé la implementación del 100% del sistema integrado de radares”.

Este anuncio fue emitido bajo el argumento de que en Bolivia hay un incremento de la cantidad de operaciones de aeronaves en todo el territorio nacional. No obstante, el último mes se conoció oficialmente que al menos dos avionetas bolivianas que despegaron del país, sin ningún control,  fueron intervenidas en Paraguay cargadas con cocaína.

A ello se suma un informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), el cual revela que   aeronaves salen diariamente de Beni   con paquetes de droga hacia Brasil y Paraguay.

En agosto de 2016, el Gobierno boliviano compró 13 radares de última generación a la empresa francesa Thales Air Systems para que entre en funcionamiento el Sistema Integrado de Defensa y Control  Aéreo de Bolivia (Sidacta).

El proyecto incluye siete radares civiles o secundarios que deben estar en los aeropuertos de  La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Trinidad, para controlar los  vuelos comerciales.

Los otros seis son radares militares que están destinados al control del tráfico aéreo y permitirán detectar la presencia de aviones, avionetas y  helicópteros, entre otros, que vuelen sin autorización o estén en una actividad ilícita como contrabando o narcotráfico.

 Según la DGAC, ya fueron instalados radares civiles en La Paz, Trinidad, Santa Cruz y Cochabamba, sin embargo, siguen en un periodo de prueba.

“Actualmente en Bolivia se han incrementado los vuelos en gran medida y por esta razón es que el Estado boliviano trabaja en la implementación de sistemas de radares para tener un mayor control tanto en el ámbito civil como militar”, señala el comunicado de la dirección aeronáutica.

La adquisición de los 13 radares tuvo un costo total de 214 millones de dólares, recursos que fueron transferidos del Tesoro General de la Nación (TGN), mediante el Decreto  Supremo  2842, del 13 de julio de 2016.   

 El año pasado, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, reconoció que había cierto retraso en la entrega de los equipos de radarización, pero que se trabajaba para cumplir con los plazos establecidos.  

El proyecto debía ser entregado en 31 meses a partir de la suscripción de la compra, es decir, desde agosto de 2016. No obstante, hasta la fecha sólo hay cuatro radares a prueba.

Los narcovuelos

Hace una semana el Gobierno militarizó al menos cuatro regiones de Beni e hizo una requisa a las avionetas, hangares y aeropuertos con el fin de detectar actividades relacionadas con el narcotráfico.

 En esa oportunidad, Zavaleta anunció que próximamente el sistema de radares estará activo.

“Una vez que se concluya este proyecto, todo el país, el  100% de nuestro territorio, va a estar radarizado (…).  Vamos a saber el recorrido de cualquier aeronave, de cualquier tipo, de cualquier tamaño, en el transcurso de las 24 horas del día y eso nos va a permitir perseguir, interceptar y además, si fuera necesario, derribar la aeronave”, adelantó.

Autoridades reconocieron que no hay ningún tipo de control aéreo en el territorio nacional, por lo tanto, las aeronaves que llevan droga lo hacen libremente a los países vecinos.

El sistema de radarización permitirá cubrir los más de 7.000 kilómetros de frontera  con un control exhaustivo de todas las aeronaves que surquen el cielo boliviano. “La implementación de este nuevo sistema integrado de radares coadyuvará directamente en la generación de mayores recursos económicos debido al incremento de vuelos internacionales sobre el territorio nacional y cerrará una brecha tecnológica que se tiene en la región”, adelantó la DGAC.

Las aeronaves están obligadas a instalar un equipo de enlace

Según un comunicado de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), para que el sistema integrado de radarización cumpla su objetivo “todas las aeronaves que operan dentro del territorio nacional deberán estar equipadas con el ATC Transponder, un equipo necesario de enlace con el radar.

Esta instalación, señala la institución, permitirá que el sistema de radares pueda ser efectivo en la seguridad de cada vuelo en Bolivia.

“En esta perspectiva, a partir de 2020, año en que se prevé la implementación del 100% del Sistema Integrado de radares, las aeronaves que no estén  equipadas con el ATC Transponder estarán limitadas o restringidas para operar en ciertos espacios aéreos, explicó el director ejecutivo de la DGAC, Celier Aparicio, de acuerdo con la nota de prensa.

 Actualmente, las avionetas que vuelan con paquetes de droga o con otra mercadería ilícita no tienen autorización del plan de vuelo ni otros permisos requeridos. Por la falta de control despegan y aterrizan de pistas clandestinas.

Datos  importantes

  • Comandos El centro de comando del sistema integrado de radarización estará en Chimoré, en el trópico de Cochabamba. El segundo centro de control estará habilitado en la zona de Villa Adela, en El Alto.
  • Empresa Thales Air Systems  es una empresa francesa. En París es donde se fabricaron los equipos de radarización, los cuales tienen que llegar a Bolivia y ser instalados por personal capacitado previamente.
Más de
13
64

Otras Noticias