DGAC contrató también a firma investigada y le debe $us 200 mil

Un informe del Ministerio de Obras Públicas reveló que la empresa del peruano Nilo Honor trabajó para la entidad aeronáutica sin licitaciones ni firma de contratos.
martes, 4 de junio de 2019 · 00:04

Carlos Quisbert  / La Paz

La empresa Horizontal de Aviación Bolivia, investigada por el caso de corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn), fue contratada también por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para la reparación de dos aviones. Asimismo, Aeroend prestó sus servicios a esta institución para el mantenimiento de una avioneta. Por  ambos trabajos hay una deuda de 200 mil dólares.

La Fiscalía investiga a estas dos firmas y a otras más por el favorecimiento de contratos adjudicados por la Uelicn, de 2013 a 2018, para el mantenimiento de aeronaves antidroga, lo que tuvo un costo aproximado de 55 millones de dólares.

“El informe emitido por el Ministerio de Obras Públicas señala que las empresas Horizontal y Aeroend, de las que es representante el señor Nilo Honor, reparó y vendió  repuestos para los aviones de la DGAC, no sabemos cuánto costaron esos trabajos, pero creemos que  el monto no puede ser menor a los 200 mil dólares. La DGAC debe explicar bajo qué modalidad se contrató esos servicios y cómo se pagó, si es que lo hicieron”, afirmó la diputada de Unidad Demócrata (UD) Rose Marie Sandóval.

El informe del Ministerio de Obras Públicas DAF- 0690/DGAC señala que los aviones reparados por Horizontal Bolivia  fueron los Beechcraft B 300, con matrículas CP-2600 y CP-2900. En tanto, Aeroend realizó mantenimiento a la avioneta Cessna 402, con matrícula CP-2129.  

En una  entrevista que Honor brindó a Página Siete en marzo,  informó sobre la deuda de la DGAC. Relató que luego de hacer la reparación de los aviones, en 2015, hubo un cambio de directores en la entidad aeronáutica y se negaron a pagar porque no había un contrato firmado ni fue parte de una licitación pública.  

“No sé por qué retiraron al director de ese entonces (Luis Coimbra) y cuando llegó el nuevo director (Virgilio Pereira) le dije que quiero que me paguen y  me dijo, ‘de qué, no tienes contrato, no hubo licitación’. Es decir, cero, no pagaron. Esa es mi verdadera relación con la DGAC y estoy a punto de iniciar un proceso judicial (...) Me debe 90.000 dólares sólo de los repuestos, es mucho más”, dijo.

El empresario contó que, a pedido de Coimbra, trajo un equipo de ocho técnicos de Colombia, quienes trabajaron un mes. “Esa aeronave estuvo parada dos años, le pusimos piezas, el avión ya podía operar, todo el trabajo fue coordinado por correos con el director de la DGAC que aceptó  las cotizaciones”, complementó.

La diputada Sandóval presentó en marzo pasado un Pedido de Informe Escrito (PIE) para conocer detalles de los contratos de la Uelicn con Horizontal y otras empresas por el proceso penal que está en curso. 

En esa solicitud, la asambleísta pide a la DGAC que informe si contrató a algunas de las empresas que conforman el consorcio de Honor: Aeroend, Línea Central, Four Points SAS  y AM&M. La DGAC respondió que sólo Aeroend fue contratada en 2014 y Horizontal,  en 2015.

La diputada cuestionó el marco legal de esas reparaciones, la forma de pago y desconoce si se mantiene la deuda con Honor.

No obstante, el empresario Honor aseguró en marzo que para probar que la DGAC le debe al menos  90.000 dólares por los repuestos, cuenta con los recibos de entrega firmados por los supervisores de esa institución.

“Bueno, no tengo contratos, pero ellos no pueden negar que yo les entregué piezas (repuestos), hay  actas firmadas por funcionarios de la DGAC.  Mi objetivo es sólo recuperar las piezas, que están instaladas en sus aeronaves”, aseguró.

El empresario dijo que sus abogados le aconsejaron renunciar a parte de la deuda, debido a que no se podía probar que los gastos que hizo fueron en beneficio de la  DGAC.

La diputada Sandóval anunció que por esas irregularidades en la DGAC  y los depósitos que Horizontal hizo a cuentas particulares de  funcionarios de la Uelicn, pedirá que la Fiscalía amplíe las investigaciones por el delito de daño económico al Estado.  

Las empresas creadas por Honor hacían el mantenimiento de los aviones y helicópteros de las unidades antidroga Diablos Negros y Diablos Rojos. Entre los requisitos para adjudicarse los contratos de la Uelicn, Horizontal presentó  certificaciones que sólo emite la DGAC. 

La legisladora señaló que hay serios indicios de que esos certificados fueron otorgados a cambio de “algún tipo de dádivas”, como pasó con familiares de militares de Diablos Rojos que fueron contratados por Horizontal.

Por otro lado,  aseguró que Horizontal obtuvo beneficios por el trabajo de reparación con la DGAC, debido a que ésta  permitió a la firma usar un permiso de la Aduana Nacional para no pagar la importación de productos. En este caso, fueron los repuestos para helicópteros y aviones.

Hace dos semanas, la Fiscalía realizó allanamientos a las oficinas de las empresas comprometidas con Uelicn que operaban en Santa Cruz y confiscó un helicóptero de AM&M. La aeronave está registrada a nombre de Meyling y Milka Honor, las dos hijas del empresario, quienes  figuran como socias de esa firma.

La investigadora policial asignada al caso, Silvia Sandóval,  afirmó que se pegaron citaciones en la puerta del  domicilio que  Honor registró como suyo en Santa Cruz, pero las mismas fueron devueltas por otras personas también de  nacionalidad peruana que dijeron ser los nuevos dueños de la casa comprada al empresario hace más de un mes.

La investigadora afirmó que, según el flujo migratorio, Honor abandonó el país en esas mismas fechas. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

150
117