Cocaleros masistas estarán en 6 galpones de la Said y pedirán una agencia del Unión

Los ambientes están en plena construcción dentro de la exfábrica ubicada en Pura Pura. La dirigencia paralela a la de Adepcoca anuncia que los productores que ahora están en Chuquiaguillo se trasladarán.
martes, 30 de julio de 2019 · 00:04

Pamela Pomacahua  / La Paz

 Son seis los   ambientes de la exfábrica Said donde  se instalarán en los siguientes días los productores de coca afines al MAS. Además, solicitarán al Gobierno que se abra una agencia del Banco Unión para que puedan pagar con facilidad el valor de la hoja de ruta, que les da vía libre  para comercializar  la coca  al interior del país.

  “Son 17 regionales de los Yungas y tiene que alcanzar el lugar para todos. Son seis (galpones) y nos tenemos que acomodar, si se tiene que compartir, se tiene que compartir (los espacios)”, afirmó el ejecutivo de la Confederación Única Nacional de Productores al Detalle de la Hoja de Coca (Conalprodc), Freddy Velásquez. 

 El 13 de junio, Página Siete reveló  que el  Gobierno  habilitó un mercado ilegal en la sede de la zona de Chuquiaguillo. Un mes después, los productores de coca se acomodaron en otros tres espacios  ilegales más.

 Los nuevos centros de venta van en contra de lo que señala la Ley General de la Coca, la cual establece como únicos mercados legales el de Adepcoca, ubicado en La Paz, y el de Sacaba, en Cochabamba.

No obstante, la dirigencia paralela (a la reconocida  Adepcoca) anunció que presentará un proyecto de ley corta para que el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras avale el nuevo mercado.

Después de una inspección   a  la exfábrica Said, Velásquez  dijo que los ambientes son “factibles” y que ya no habrá personas en las calles, como sucede ahora en Chuquiaguillo. Tres dirigentes confirmaron a este medio que el traslado será desde el 1 de agosto.

Pedirán una agencia del Unión

 El dirigente de Conalprodc adelantó  que una vez que se trasladen a la exfábrica Said,  solicitarán al Gobierno que se habilite una oficina del Banco Unión para que los comercializadores  hagan el pago por la hoja de ruta  que los habilita a vender sus bultos de coca. 

“Estamos en gestiones para que se pueda habilitar un caja del Banco Unión”, dijo el  cocalero.

El domingo,  tres dirigentes  inspeccionaron cómo avanza la construcción de los espacios en la Said. Página Siete pudo evidenciar, mediante fotos, que los obreros utilizaron estuco y no así cemento para algunos espacios.    

Cerca del ingreso de la exfábrica  están dos galpones de tres y cuatro pisos; frente a éstos  se levantó una pequeña plazoleta, donde está una Virgen. A la  izquierda hay otros dos galpones, de dos pisos cada uno, con al menos seis ingresos.

   La exfábrica Said se encuentra en la zona fabril de  La Paz, Pura Pura. Hasta hace poco estos predios pertenecían a Cecolap, una institución que alberga a artesanos y comerciantes.

 Ministro evita hablar del tema

   El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, no quiso referirse a la habilitación  de los mercados ilegales de coca y al anuncio de que la exfábrica Said albergará a los productores afines al MAS.

   La autoridad de esta cartera de Estado estuvo ayer en la presentación de los candidatos a senadores y diputados de Evo Morales, acto que se desarrolló en la sede de los fabriles.

 Cuando la autoridad fue abordada por tres medios  se le preguntó si podría hablar, Cocarico preguntó: “¿Qué tema?”. Se le respondió que del tema coca. 

Cocarico dijo: “Luego, por favor, compañeros, que termine el acto y hablamos de los temas que ustedes soliciten”. Pese a la insistencia, después la autoridad  negó dar declaraciones. 

Al finalizar el acto, el ministro salió detrás de su par del Ministerio de Defensa, Javier Zavaleta, y se fue raudamente sin dar la entrevista prometida a los periodistas. Hace semanas, Cocarico dijo que en Chuquiaguillo había un depósito.  

Esposa de Pampa denuncia amedrentamiento del Gobierno

Zulema Quispe, la esposa del segundo hombre de  Adepcoca, Sergio Pampa,  denunció ayer que sufre amedrentamiento por parte del Gobierno. Asegura que funcionarios  le llamaron por teléfono para exigirle que el dirigente no hable a través de los medios de comunicación.

  “Yo recibía amenazas del Gobierno, me llamaban, ‘cuida a tu marido, haz callar a tu esposo, va a ser el que sigue después de Franclin (me decían)’”, dijo Quispe en una entrevista con radio Líder. 

La noche del 26 de julio, la jueza tercera Anticorrupción,  Claudia Castro, determinó enviar a la cárcel de San Pedro de Oruro al segundo hombre de Adepcoca, Sergio Pampa. Está acusado  de ingresar de manera violenta a las viviendas de la comunidad de La Calzada, municipio de La Asunta, en febrero pasado. Además, de agredir físicamente a los pobladores.

 El Ministerio Público imputó a Pampa, junto a Saúl Tito,    por lesiones graves y leves, amenazas, allanamiento de domicilios, robo agravado y tenencia de sustancias explosivas. El dirigente  negó todas las acusaciones y, días antes de ser trasladado al penal de Oruro, en una declaración,  responsabilizó al ministro de Gobierno, Carlos Romero, y al presidente Evo Morales por lo que vaya a pasarle a él y a sus compañeros cocaleros. 

Cristian Pampa, hermano del dirigente de Adepcoca, indicó que Sergio es formado en la  iglesia cristiana y que lo único que hizo fue defender los derechos de los yungueños. En los últimos dos años sus derechos fueron vulnerados por el Gobierno “debido a la violencia que se registró por parte de la Policía por la erradicación de coca y los controles que realizan en el sector de La Rinconada”, dijo. 

Pampa era secretario de actas de Adepcoca. Cuando  el vicepresidente Gregorio Chamiso pasó a las filas del MAS, él tuvo que asumir el cargo de lo  que, asegura, no se arrepiente.

El máximo líder de Adepcoca, Franclin Gutiérrez, también está detenido   en  San Pedro de la ciudad de La Paz hace 11 meses,  acusado de ser supuestamente el autor intelectual de la muerte del teniente Daynor Sandoval, hecho ocurrido el año pasado.

 

3
82