El MAS le da un golpe a Adepcoca y crea su directiva en medio de peleas

Con una multitudinaria presencia, cocaleros contestatarios al Gobierno exigieron que se respete su institucionalidad; al mismo tiempo, la dirigencia masista eligió a los miembros de su directiva paralela.
jueves, 01 de agosto de 2019 · 01:04

Pamela Pomacahua / La Paz

Dirigentes cocaleros de los Yungas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) eligieron ayer a su directorio, paralelo a Adepcoca, con lo que le dieron una estocada a la asociación reconocida por ley. Los productores contestatarios al Gobierno, en una masiva asamblea general, denunciaron intromisión y exigieron respeto de su institucionalidad.

 La institución, paralela a la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), estará dirigida por Elena Flores, líder de Arapata. Así, el Gobierno coronó la división de los cocaleros de los Yungas, después de al menos tres enfrentamientos desde 2018 por la nueva ley de coca, el encarcelamiento de sus máximos dirigentes y la creación de cuatro mercados ilegales.

El MAS ahora tiene el control de las seis federaciones de cocaleros del Chapare, cuyo máximo líder –y vitalicio además– es el presidente Evo Morales, y ahora, con la creación de la nueva directiva de los Yungas, deja en jaque a Adepcoca.

 La cita de los cocaleros masistas fue en la cancha de la zona de Chuquiaguillo a las 9:00 de ayer. Pero el comité electoral posesionó a su nuevo directorio después de las 14:30. En medio de las elecciones hubo peleas y hasta uno que otro golpe.

Los problemas durante las elecciones comenzaron cuando  Leidy López, quien representa a Chamaca de La Asunta, fue observada por algunos pobladores, debido a que presentó su postulación la noche del martes y no así tres días antes, como señala la norma del comité electoral.

Esa denuncia derivó en que los pobladores que se oponían a que López sea candidata intenten subir al escenario a la fuerza; comunarios de otras regionales protestaban para que sus candidatos estén en los primeros puestos de la directiva. Empujaron a los policías sindicales, se insultaron entre sí y hasta se vio uno que otro golpe, sin embargo, no pasó a mayores.

Finalmente, se decidió que Flores sea la presidenta de Adepcoca afín al MAS. Félix Machaca es el vicepresidente, Leydi López, Prima Feliza Chambi, Leticia Huanqui Tocoroni, Óscar Aguilar, Antonio Condori Cruz Loma, Juan Aruquipa, Darío Ticona, Luis Hernández y Emilio Villa forman parte de la nueva directiva que, según sus dirigentes,  instalará sus oficinas en la exfábrica Said.

Allí también quieren acomodarse los productores afines al Gobierno, para vender coca, acto que también está fuera de norma, porque la Ley General de la Coca establece que los únicos mercados reconocidos son el de Adepcoca, en La Paz, y el de Sacaba, en Cochabamba.  

 

El  presidente del Comité Electoral, Arnold Alanes, aseguró que con la posesión del nuevo directorio empezó “la reivindicación”.

“Los dirigentes que van a entrar tienen que curar las heridas y garantizar la estabilidad política construyendo puentes de diálogo con el Gobierno, el buen dirigente nunca tiene que pelearse con el Gobierno”, aseveró.

La dirigente del Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), Rosemary Alarcón, señaló que el nuevo directorio debe realizar la recarnetización; conformar una comisión de trabajo para la actualización y readecuación del estatuto orgánico de  Adepcoca con una administración empresarial comunitaria.

Además, debe convocar a una asamblea cumplidos 90 días  a partir de hoy, a efecto de avaluación, y  debe promover la unidad la gestión y coordinación de  Cofecay, Conalprodc y Adepcoca.

Por su parte, el dirigente de  Cofecay, Rolando Canceno, señaló que otra misión de la nueva dirigencia es administrar el dinero bajo extracto bancario para que no haya desvío de los fondos como, según él, ocurrió con Adepcoca.

La transmisión de las elecciones de la directiva paralela se hizo por las radios Concordia, Yungas, Atipiri, CSUTCB e Interculturales, todas del oficialismo. Los candidatos fueron elegidos por aclamación en medio de wiphalas.

La asamblea de Adepcoca

Mientras en la cancha de Chuquiaguillo los productores afines al Gobierno elegían a sus directivos, en Villa Fátima se llevaba a cabo una asamblea general de los cocaleros de Adepcoca, cuya convocatoria tuvo gran respuesta.

Después de mucho tiempo se vio una multitudinaria presencia de productores de diferentes regionales de los Yungas. Afuera del mercado legal de coca, los dirigentes armaron un escenario, donde, a punta de canciones, denunciaban “intromisión” del Gobierno.

 Algunos pobladores levantaban las banderas bolivianas con un crespón negro, en señal de luto. Una bandera blanca, en la que se dibujaba una hoja de coca, flameaba delante la multitud.

Un grupo de músicos tomó el control de la asamblea y al ritmo de sicuris denunciaron al Gobierno. “Quieren quitarnos Adepcoca, a punta de gas y balines, encarcelando a dirigentes; quieren quitarnos Adepcoca, a punta de gas y canicas, encarcelando a dirigentes. A los Yungas   se respeta”, cantaban.

Antes de llevarse a cabo la asamblea, los afiliados a Adepcoca marcharon desde Chuquiaguillo hasta Villa Fátima, ante lo que consideran una amenaza de todo su patrimonio “por un grupo afín al Gobierno”.

 La asamblea de socios se realizó en “resguardo del patrimonio del mercado legal de Adepcoca”, además del pedido de liberación de sus principales dirigentes, Franclin Gutiérrez y Sergio Pampa, encarcelados preventivamente acusados por distintos delitos.

El máximo líder está detenido en el  penal de San Pedro de La Paz, acusado de ser el autor intelectual de la muerte del policía Daynor Sandoval, hecho ocurrido en agosto del año pasado. El segundo hombre de la asociación, Pampa, fue encarcelado la pasada semana, es investigado por liderar actos de violencia en la comunidad de La Calzada, donde quemaron casas y vehículos de productores de coca.

Al margen de haber descabezado la dirigencia de Adepcoca, los cocaleros masistas habilitaron hace casi dos meses un mercado ilegal de coca, en la zona de Chuquiaguillo, lo cual representa ir en contra de la ley.

Además, ante la incomodidad del lugar, los dirigentes abrieron otros tres mercados más durante las últimas semanas; en total, son cuatro mercados ilegales que funcionan.

 Los dirigentes masistas anunciaron que presentarán al Gobierno un proyecto de ley corta para que el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras avale, mediante una resolución, el mercado ilegal que se pretende instalar en la exfábrica Said. 

 

 

24
230

Otras Noticias