Profesor acusado de rapto y violación se quita la vida

El sujeto de 39 años abusó sexualmente de su alumna, la mantenía encerrada y luego la envió a trabajar a Chile. La joven tiene un hijo, producto del abuso.
lunes, 12 de agosto de 2019 · 01:12

Anabel Vaca  / La Paz

El profesor de literatura Juan G. se quitó la vida al lanzarse por la  ventana del cuarto piso del edificio del juzgado, luego de salir de su audiencia cautelar que determinó su detención preventiva en el penal de San Pedro. El sujeto de 39 años  fue imputado por raptar a una de sus alumnas, quien tenía un bebé de un año y seis meses, producto del abuso.

Dentro de la audiencia -según el abogado de la víctima Juan Carlos Escalante- el acusado pidió perdón a la joven, admitiendo culpa, y solicitó al juez que le dé detención domiciliaría para evitar la cárcel, donde ya estuvo el año pasado por violación  a otra de sus alumnas, menor de edad.

“Al salir de la audiencia, (el imputado) le agarra al bebé, se despide y luego corre bajando las gradas y se lanza a la ventana y todos quedamos en shock”, relató Escalante. El cadáver fue trasladado a la morgue del Hospital de Clínicas.

El hombre fue denunciado el sábado por la víctima Olga Z. de 19 años, luego de sufrir más de dos años agresión física, sexual y psicológica.

La trágica historia de Olga empezó en julio de 2017 -quizá mucho antes- cuando visitó la ciudad de La Paz para participar de los Juegos Deportivos Estudiantiles Plurinacionales. Para entonces, ella, cuando iba a cumplir 17 años, ya estaba embarazada.

El acusado  llevó a la joven con engaños a un cuarto en la zona de Villa Adela, en El Alto y la retuvo durante todo la etapa de gestación. “Un buen tiempo no salía. No quiso que llame a mis hermanos, no le gustaba que tenga ni WhatsApp”, contó la víctima  a los medios de comunicación.  La familia de Olga denunció su desaparición el 11 de junio de 2017.

Según la declaración de  la joven, ella dio a luz a su bebé en enero de 2018, justo cuando el acusado se encontraba detenido en San Pedro. Para entonces, Olga se encontraba en la casa donde su raptor la dejó. Sentía -dijo- temor de volver con su familia, por las amenazas  constantes que sufría. 

Juan G. salió de la cárcel en diciembre del año pasado y con amenazas obligó  a  Olga  a llamar a su familia,  para que les comunique  que se encontraba bien y trabajando de empleada. Es en esa oportunidad, que  el acusado se queda con el pequeño y envía a la joven  a Chile, donde era explotada laboralmente. “Me mandó para ir a trabajar de cualquier cosa. Yo trabajaba de ayudante de cocina, no conocía nada”, relató  la víctima, quien  declaró que no sabía en qué ciudad estaba. 

Olga retornó a  La Paz en abril para ver a su hijo y  a denunciar a su agresor, pero éste logró encerrarla   nuevamente. El pasado domingo, la joven logró escapar de su cautiverio y pidió ayuda a sus hermanos. El sujeto fue aprehendido e  imputado por el delito de rapto de personas. La víctima se volvió a reunir con su hijo después de ocho meses.

 

 

37
417