Kaliman, de jefe de erradicación en el Chapare a un soldado aliado del MAS

Antes de asumir el máximo cargo, estuvo al frente del Ejército y se declaró “un soldado” del proceso de cambio. Ocupó cargos clave, de los que algunos militares aseguran que no le correspondían.
martes, 13 de agosto de 2019 · 01:00

Daniela Romero / La Paz

Con un acto oficial en el Chapare, el 19 de diciembre de 2012 la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) daba por finalizadas las tareas de erradicación de coca. El entonces coronel Williams Kaliman terminaba su gestión al mando de esa unidad y para celebrar la cifra alcanzada fue el anfitrión de un banquete al aire libre en  el que  el principal invitado era el presidente Evo Morales.

 Juntos, lado a lado, el Primer Mandatario y el jefe militar no sólo compartieron  platos propios del trópico cochabambino, sino también planes a futuro, según cuentan sus camaradas.

Kaliman estuvo al frente de la FTC en el Chapare de 2011 a 2012, un cargo por demás importante tratándose de una de las principales zonas  de producción de coca que aglutina a seis federaciones y de las que el Presidente es el máximo dirigente. 

El comandante durante su discurso de posesión.
Foto: Archivo

 Poco a poco, el nombre de Kaliman comenzó a notarse más dentro del Ejército hasta que, finalmente, en diciembre de 2018  fue designado comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

“El general Kaliman ha sabido moverse muy bien, se ha olvidado de la institución y ha volcado su mirada al Gobierno. En el Chapare era el que me mandaba en todo, incluso por encima de  comandantes superiores a él, tenía protección”, cuenta un militar del Ejército, que estuvo destinado en el trópico  en 2012.

En 2013, Kaliman fue nombrado agregado militar de Bolivia en Estados Unidos, sin embargo los uniformados de esa promoción sostienen que no merecía el puesto. “Le correspondía al general Wilson  Colodro Arroyo, por ser el primero de curso, pero nombraron a Kaliman”, comenta uno de ellos.

A su retorno a Bolivia, en 2016, fue designado comandante de la Octava División del Ejército, en la ciudad de  Santa Cruz. Un año después, en 2017, Kaliman escaló más y fue nombrado inspector general del Ejército. “Ese cargo tampoco le correspondía porque era tercero de su curso. Le correspondía al general Ramiro Mojica Aparicio, quien era segundo de su promoción”, afirma el militar consultado.

Kaliman, jefe del Ejército en un acto en Chimoré en 2012.
Foto: Archivo 

 Finalmente, en 2018 llegó a formar parte del alto mando militar al ser designado como comandante general del Ejército. Es en ese cargo que dio a conocer públicamente su conexión afín al proceso de cambio. 

   “Sólo un hombre con alta visión de futuro y que vistió nuestro sagrado uniforme sabe cómo ser un verdadero patriota y sabe cómo querer a nuestro glorioso Ejército”,  expresó Kaliman en referencia al presidente Morales, durante el aniversario del Ejército, en noviembre de 2018.

Minutos después de emitir esas palabras, Kaliman ayudaba al mandatario a partir -con un sable- una torta rosada en honor a esa fuerza militar. Sonrisas y abrazos entre ambos y otros jefes militares adornaron el evento, realizado en la población de Viacha.

 No obstante, militares del Ejército cuentan que dentro de esa institución la actitud de Kaliman permanentemente fue en favor del Movimiento Al Socialismo (MAS). “Se mostraba siempre defendiendo al Gobierno, muchas veces nos insinuó a que tomemos algunas decisiones, que colaboremos al Gobierno. Tenía una actitud tajante”, recuerda uno de los uniformados.

Los piropos al MAS seguían de su parte. En diciembre del año pasado, cuando fue nombrado comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Kaliman se declaró públicamente “un soldado del proceso de cambio”, lo que le trajo críticas de varios sectores, incluso de las filas militares.

Pero, al parecer, su vinculación con el MAS forma parte de sus principios. Desde el pasado miércoles, Kaliman es blanco de duras críticas por el discurso en el aniversario de la institución castrense. El general agradeció a su “hermano Evo” por todo lo que hizo, le recordó que las Fuerzas Armadas nacieron y morirán “anticolonialistas” y, además, lanzó amenazas a los  “antipatrias”.

“A nuestros gratuitos detractores antinacionalistas, que por su apetito de poder piden cambiar la estructura vertical, la disciplina y la jerarquía de las Fuerzas Armadas, con oscuras intenciones. Decirles a estos antipatrias que la institución más antigua del Estado, creada bajo el fragor de los cañones y forjadora del Estado, jamás permitirá que esto suceda”, sentenció.

 No faltaron quienes compararon sus palabras con las que lanzó en 1980 el entonces coronel y ministro del Interior Luis Arce Gómez para advertir a los bolivianos  que anden “con el testamento bajo el brazo” si iban en contra del gobierno defacto de Luis García Meza.

“Como militares estamos devastados, Kaliman nos da vergüenza, nos da miedo”, aseguró un coronel del Ejército.

   

El discurso  del militar 

  • Discurso En el aniversario de las FFAA, el comandante en jefe, Williams Kaliman, agradeció al presidente Evo Morales y lo llamó “hermano”. “Las Fuerzas Armadas nacimos durante la lucha contra la colonia y moriremos anticolonialistas porque es nuestro orgullo y nuestra razón de vida.(...). Las Fuerzas Armadas son del pueblo y trabajan para el pueblo porque apoyamos a la nacionalización de hidrocarburos y las políticas de Estado que favorecen a los más necesitados”.
  •  Posesión En diciembre del año pasado, cuando fue posesionado como jefe de la institución, Kaliman se declaró “un soldado del proceso”.
16
572

Otras Noticias