Romero deja a la Policía la situación del jefe de Felcn

jueves, 15 de agosto de 2019 · 01:12

Carlos Quisbert  / La Paz

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dejó en manos de la Policía Boliviana y su Tribunal Disciplinario  la situación del director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Maximiliano Dávila. El oficial fue denunciado por  presunta extorsión de 300 mil dólares al empresario  Wilson Sahonero.

“La Policía tiene que aplicar sus propios procedimientos, porque, reitero, lo dije hace unos días, el Tribunal Disciplinario (…), si hubiera un elemento objetivo de que un policía cualquiera esté involucrado en un delito común tendría que remitirlo a la justicia ordinaria”, afirmó ayer el ministro Romero.

 Explicó que la denuncia contra Dávila fue presentada en 2015, pero un fiscal policial decidió reabrir la investigación que ya “prescribió”.     Sin embargo, indicó, “sí existen elementos objetivos, como siempre, nosotros no vamos a encubrir a nadie”.

        Refirió que Sahonero es investigado por legitimación de ganancias ilícitas, porque se duda del origen de sus bienes y, además, señaló que estuvo condenado a 10 años de cárcel en Alemania por el delito de narcotráfico. Anunció que pedirá al Comandante General de la Policía, general Vladimir Calderón, que emita un pronunciamiento oficial.

 Por su lado, Sahonero afirmó que su patrimonio se debe a varios  negocios, entre  ellos un periódico de Cochabamba. Romero puso en duda esa explicación,  dijo que las denuncias mediáticas del empresario pretenden desviar otra investigación que se sigue en su contra y negó que el denunciante sea un perseguido político.

El abogado de Sahonero, Ludwin Ledezma, contó que en diciembre de 2015 el coronel Dávila, siendo director departamental de la Felcn de Cochabamba, junto a otros efectivos, montó un caso de legitimación de ganancias ilícitas en contra de su defendido. El caso fue abierto  a raíz de una supuesta llamada telefónica anónima de una mujer.

El abogado mencionó que con esos elementos los policías activaron un proceso por legitimación de ganancias y lograron que se emita órdenes de aprehensión contra Sahonero y su esposa. Además, allanaron  su vivienda para secuestrar supuestos elementos vinculados en el caso.

Refirió que Dávila, a través de oficiales subalternos, pidió 300 mil dólares para cerrar el caso y su defendido accedió entregar el dinero con su entonces abogado, Carlos Torrico, por  temor de que sus cinco hijos menores se quedaran solos.

 El fiscal departamental de la Policía de Cochabamba,  Nelson Miranda, solicitó el repliegue y prohibición de viajes al  coronel Dávila y al capitán Luis Prieto Marañón, para que éstos sean investigados por esta denuncia.

 

2
48