Régimen señala a reclusos por firma con concesionario

Los delegados de los reos serían quienes deciden a quién se contrata para la cocina.
sábado, 24 de agosto de 2019 · 00:17

Marcelo Blanco  / La Paz

 Los delegados de los internos del penal de Palmasola son quienes determinan  a quién se contrata para la cocina  para las  5.753 personas recluidas en ese centro, según el director del Régimen Penitenciario, Samuel Villegas. Afirmó que su dependencia  sólo se encarga de la supervisión en  la preparación de los alimentos.

“El contrato lo suscribe el concesionario con los delegados de los  privados de libertad (…).  Régimen Penitenciario,  como tal, no interviene en el contrato, pero sí en la supervisión (…). (El documento) es (consensuado) entre los privados de libertad, a través de sus delegados con el concesionario y a su vez el pago lo hace la Gobernación (de Santa Cruz)”, explicó ayer Villegas.

El pasado domingo Página Siete reveló que un exreo se adjudicó millonarios contratos para la preparación  de los alimentos en ese penal. Según documentos a los que accedió este medio, esa persona está a cargo de la comida desde hace 13 años. 

De acuerdo a la denuncia de los  reclusos, el concesionario recibe más de 14 millones de bolivianos anuales. Según sus testimonios, el concesionario  sólo alimenta a la  mitad de la población, porque el resto  opta por prepararse su comida o comprarla en uno de los 13 restaurantes que funcionan al interior del recinto, porque sus raciones  son deplorables, repetidas  e “incomibles”. 

A raíz de esa publicación, ayer el director del Régimen Penitenciario y la Defensoría del Pueblo hicieron una inspección en la cocina de Palmasola.  “Al momento de hacer esta verificación y junto a la delgada (de la Defensoría), yo he compartido un plato de comida que nos ha parecido como  cualquiera que nos hayamos servido en otro lugar”, aseveró Villegas.

 Sobre el  exrecluso, negó que éste se haya beneficiado con  los contratos por 13 años seguidos. Pero admitió que es quien fue contratado –por los delegados– más veces.  “Si esta persona ha purgado su pena, no tiene deuda con la justicia, creo que es una forma de rehabilitación (contratarlo) y quién más que él que conoce la realidad de los privados de libertad en el tema de la alimentación, para que pueda hacer este trabajo”, resaltó.

El personal del concesionario está formado por alrededor de 60 privados de libertad y otras personas externas al penal que se encargan de supervisar. El monto que se da al concesionario para que elaboren el alimento es ocho bolivianos por privado de libertad  que se divide en 2 bolivianos para el desayuno, 4 para el almuerzo y 2 para la cena, según dijo el director del Régimen.

 

3
16