Tras 10 años, caso O’connor llega a sentencia con 8 acusados libres

De 11 implicados, dos siguen en la cárcel, uno está prófugo y los demás se beneficiaron con excarcelación o arresto domiciliario. Un tribunal dictará condena el viernes.
miércoles, 04 de septiembre de 2019 · 00:04

Pamela Pomacahua  / La Paz

Rufino Rodríguez Coca y Franz Michael Rodríguez son los únicos dos de 11 acusados del asesinato del empresario Jorge O’Connor D’Arlach que permanecen en la cárcel de San Pedro con detención preventiva. Pasaron 10 años del crimen que destapó uno de los hechos más grandes de corrupción en la petrolera estatal y el viernes se dictará sentencia.

“Dentro de los 11 acusados, dos están con detención preventiva y los demás gozan de medidas sustitutivas (no están en la cárcel)”, dijo la fiscal Dubravka Jordán Velásquez. El Tribunal Quinto de Sentencia dictará el fallo a partir de las 14:00.
 
El 27 de enero de 2009, la sede de Gobierno era sacudida con la noticia de un atraco y la muerte de un empresario tarijeño. Días después se conoció que el caso llegaba a altas esferas del Gobierno e involucraba al entonces presidente de YPFB, Santos Ramírez. Los principales acusados de este caso se llevaron 450 mil dólares, dinero que era una coima para la entonces autoridad, según la investigación. 

El Ministerio Público presentó la acusación formal el 6 de junio de 2010 contra  Rodríguez    y  Michael,   imputados por asesinato, robo agravado y asociación delictuosa. “Nosotros pedimos la máxima pena, que es 30 años, por el delito de asesinato”, argumentó la fiscal ayer.

Los otros acusados son Ernesto Vladimir Córdova Santibáñez, Luis Fernando Córdova Santibáñez,  Yerko Soto y Ariel Carlos Martínez Fuentes (este  último prófugo)  por los delitos de asesinato, robo agravado y asociación delictuosa. 

Sandra Verónica Mamani Quispe, Lucio Lazo Contreras y René Javier Navia Doria Medina son acusados por  asesinato, robo agravado, en grado de complicidad, y asociación delictuosa; Franklin Gonzalo Aramayo Doria Medina, por encubrimiento; María del Carmen Rodríguez Caero, por recibir el dinero.

 Héctor Castellón, abogado de Michael, contó que  las otras ocho personas dejaron la cárcel a medida que pasaron los 10 años. No se conoce dónde está el prófugo.   

 La fiscal  explicó que, en la penúltima audiencia la parte acusadora dijo el por qué se les debe dar la máxima sentencia a cada uno. “En esta última audiencia tienen que estar los 10 acusados; si falta uno, la misma no puede desarrollarse. Todos fueron  notificados. Lo que corresponde  es la clausura de debate  y posteriormente el tribunal  dictará sentencia”, adelantó.

 La maraña  judicial

  • Tribunales  El caso O’Connor pasó por los tribunales de sentencia Primero, Segundo, Tercero, Quinto, Sexto, Séptimo y  Octavo. 
  • Normas  En el proceso se conformaron jueces ciudadanos, pero  llegó la ley 586 de Descongestionamiento Penal y el juicio se anuló, en 2014. El juicio también se procesó bajo las  leyes  1174, 004 y  1173. El caso empezó de cero  en dos oportunidades más.    
     

El empresario que iba a pagar una coima al presidente de YPFB

 Jorge O’Connor  D’Arlach Taborga era socio de la empresa Catler-Uniservice,  quien firmó el 14 de julio de 2008 un contrato con YPFB para construir la Planta Separadora de Líquidos de Río Grande, en el departamento de Santa Cruz. 

En ese entonces, O’Connor, de 37 años, trabajaba con Luis Fernando Córdova Santibáñez y sabía de las negociaciones  con YPFB. Según los documentos, Córdova, su hermano Ernesto, Ariel Montaño, Franz Rodríguez, Rufino Rodríguez y Yerko Soto se reunieron  y planificaron el atraco contra el empresario.

O’Connor iba a llevar 450 mil dólares al presidente de YPFB, Santos Ramírez, con el fin de que dé luz verde y se construya la planta, cuya inversión era de   86,35 millones de dólares.    Para cometer el hecho llamaron a otras seis personas. 

El empresario junto con Luis Fernando Córdova retiró ese monto de dinero  del Banco Unión la mañana del 27 de enero de 2009. A las 11:20 O’Connor fue atracado en la puerta de la casa de Gonzalo Aramayo, familiar de Ramírez, en la avenida Tejada Sorzano, a una cuadra de la plaza Villarroel.

Algo salió mal, la idea no era matar a  O’Connor, pero, al ver que el empresario se resistió a entregar el maletín con el dinero, uno de los asaltantes le disparó a la altura del cuello y  O’Connor murió.  Su hermano Miguel también lo acompañaba aquel día y también fue procesado, pero no por la muerte del empresario.

   Por este crimen, 11 personas fueron procesadas y una fue declarada prófuga. Después de una década, el Tribunal Quinto de Sentencia decidió fijar para este 6 de septiembre  el fallo, al cual  los acusados deben presentarse. El Ministerio Público solicitará la máxima pena para cada uno de los procesados.   

 

 

6
105