Trasladan a Medina a clínica cruceña

sábado, 3 de octubre de 2020 · 00:29

Carlos Quisbert  / La Paz

 Gonzalo Medina, excoronel de la Policía, fue trasladado ayer, desde el penal de Chonchocoro de La Paz, hasta la clínica Lourdes en Santa Cruz, en cumplimiento de una orden judicial emitida en 9 de abril y que según Osvaldo Saenz, su abogado,  se cumplió sólo después de que se abriera un proceso penal contra los directores de Régimen Penitenciario.

“El traslado (de Medina) se dio en cumplimiento de un auto constitucional de fecha 9 de abril, fecha desde la que no se dio cumplimiento de la orden por parte de las autoridades. Se han realizado los reclamos ante el juez constitucional que emitió el fallo (…) Se ha iniciado un proceso penal en contra del director general de Régimen Penitenciario Clemente Silva y del exdirector departamental  Juan Carlos Jiménez, por su negligencia, capricho y mala voluntad de cumplir con un auto constitucional”, aseguró el abogado Saenz.

Medina y otros exjefes policiales son procesados por sus nexos con el narcotraficante Pedro Montenegro Paz, que fueron revelados en abril de 2019, por una serie de fotos. Montenegro fue extraditado a Brasil para responder por el delito de narcotráfico.

Saenz afirmó que el motivo de su traslado a la clínica, y no al penal de Palmasola, es el cuadro de hipertensión arterial que Medina padece y que se agravó por su permanencia en Chonchocoro.

Según los antecedentes, Medina ya estuvo internado en la clínica Lourdes en  los primeros meses de este año, pero cuando se vio favorecido con una detención domiciliaria, de forma repentina el ministro de Gobierno  Arturo Murillo dijo que había un plan para acabar con la vida del excoronel y lo trasladaron a Chonchocoro.

Por otro lado, el abogado afirmó  que Silva y Jiménez incumplieron otras órdenes de traslado de Medina a Santa Cruz, como las que emitió la Fiscalía para la ampliación de su declaración ante la jueza del caso con el fin de dar celeridad a la investigación. Con esos agravantes los funcionarios carcelarios fueron citados a declarar el 1 de octubre, pero ambos presentaron excusas y no asistieron ante la Fiscalía.

La defensa de Medina sostiene que no existen pruebas que impliquen al expolicía en el encubrimiento al  narcotráfico relacionados con  Montenegro y que desconocía los pedidos de extradición que había realizado Brasil contra el procesado. 

Saénz explicó que su cliente continuará internado hasta que los médicos valoren su situación, para que luego  cumpla la detención domiciliaria.
 

 

 

 


   

18