Plan antidroga proyecta base en Beni y «pinchado» de teléfonos

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, dijo que la pasada administración de gobierno descuidó por completo las tareas de lucha contra el narcotráfico.
miércoles, 16 de diciembre de 2020 · 01:26

Baldwin Montero /La Paz

El Gobierno llegó a la conclusión de que en el último año se retrocedió en los avances de la lucha antidroga y, frente a ello, ayer presentó su plan antidroga para la gestión 2021-2025 que, entre otras cosas, prevé implementar la interceptación (pinchado) de llamadas telefónicas y construir una base de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en Beni.

El anuncio lo hizo el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, durante una exposición ante miembros de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito   en la que también anunció la idea de consolidar un nuevo punto de control para la comercialización de la hoja de coca en la ruta entre el trópico de Cochabamba y Santa Cruz.

Dijo que son medidas que apuntan a “profundizar el modelo boliviano” de lucha contra el narcotráfico que, en su criterio, fue descuidado durante la pasada administración gubernamental, en la que, por ejemplo, las plantaciones de hoja de coca subieron en más de 6.000 hectáreas.

“Básicamente el tiempo en que no estuvimos en el gobierno se abandonó nuestra lucha nacional, nuestra política nacional y no se realizó la erradicación correspondiente de los cultivos excedentarios de la hoja de coca”, dijo.

Ante ello, planteó la necesidad de retomar “el modelo boliviano de lucha contra el narcotráfico”, con nuevas metas, no solamente en materia de erradicación de la coca, sino también en el combate contra las organizaciones dedicadas al narcotráfico y el fortalecimiento de las labores de prevención del consumo de drogas.

En el primer caso, anunció que se proyecta el traslado de un centro de entrenamiento de las fuerzas antidrogas al departamento del Beni, similar al Centro de Entrenamiento Internacional Antinarcóticos “Garras del Valor” que se encuentra ubicado en el trópico de Cochabamba.

“Algo que estamos analizando como Estado es la presencia territorial en el departamento del Beni, en el norte del país. Queremos establecer un centro de entrenamiento de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), tal como lo tenemos en el trópico cochabambino, con una de las mejores fuerzas de entrenamiento y lucha contra el narcotráfico , como son el grupo Garras”, anunció.

Luego precisó que este centro de entrenamiento pudiera estar en una de tres poblaciones benianas: Santa Ana del Yacuma, Bellavista o San Joaquín, donde dijo que existen “evidencias” de mayor presencia del narcotráfico.

Antes anunció que “también necesitamos fortalecer el pago de informantes y, algo que estaba también pendiente, en la implementación de la Ley 913 (de lucha contra el narcotráfico): la interceptación de llamadas telefónicas, que ya lo hacen varios países de nuestra región, lo que nos ayudaría a trabajar de manera oportuna para desbaratar estas organizaciones criminales o clanes familiares que habitan o están en nuestra región, en nuestro país o en el mundo”.

Del Castillo también anunció que, si bien hay dos puntos legales de comercialización de la coca,   se proyecta modificar uno de ellos o incorporar un tercero  “porque  la coca que se produce se la vende hacia el oriente del país y el mercado legalmente establecido se encuentra hacia el occidente”. Dijo que de esta manera se abaratarían costos y se lograría “que  toda la coca ingrese a estos mercados legalmente establecidos”, en el país.

Bolivia cierra 2020 con 32.000 ha de coca

Según datos proporcionados  por el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, Bolivia cerrará 2020 con 32.000 hectáreas de plantaciones de hoja de coca, 6.500 más de las reportadas al cierre de 2019.

Dijo que si bien esos datos aún deben ser certificados, reflejan el descuido que hubo en la anterior gestión en los planes de erradicación de la coca excedentaria, algo que en adelante se pretende revertir.

Explicó que en 2010 Bolivia tenía un aproximado de 31.000 hectáreas de coca, que fue reducida a 23.100 hectáreas en 2018 y subió en 2019 a 25.500 hectáreas.  “En la gestión 2020 estaríamos cerrando con 32.000 hectáreas”, proyectó la autoridad.

Consideró que el descuido en las labores de erradicación será revertido con acciones concertadas, que ya dieron buen resultado frente a las políticas represivas. “Una erradicación y una racionalización de la hoja de coca es posible con la participación de todos y cada uno de los bolivianos”, reflexionó. 

La Ley de la Coca aumentó a  22.000 hectáreas la extensión de cultivos legales en el país: 1.300 en Yungas y 7.700 en el Chapare. 

Del Castillo dijo que también  disminuyó la cantidad de operativos antidrogas, de 14.100 realizados en 2018 a 11.000 en 2019, mientras que  en 2020 hubo 178 días en que no se trabajó en ello.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
17