Al menos 6 hechos llevaron al «motín» de la Policía en 2019

Demandaban la jubilación con el 100% del salario y la abrogación de la Ley 101. Causó indignación la orden de repartir pollos a mineros aliados del MAS.
viernes, 4 de diciembre de 2020 · 00:34

Carlos Quisbert  / La Paz

Oficiales en retiro, sargentos, policías y sus esposas recordaron al Gobierno cuatro demandas que nunca fueron atendidas en la gestión de Evo Morales y del exministro Carlos Romero, además de dos órdenes que causaron indignación y provocaron que en noviembre de 2019 los efectivos se encuartelaran. Rechazan la versión de un amotinamiento ligado a un golpe de Estado. “En el léxico policial no hay el amotinamiento, ni en la Ley (de Régimen Disciplinario) 101. No se lo puede llamar motín, en 2019 se dio un acuartelamiento. Pero hay que recordar que antes de eso, para evitar esos problemas, el mismo señor Carlos Romero envió una nota (a los efectivos acuartelados) indicando que los policías se iban a jubilar con el 100% de su sueldo, que abrogarían la Ley 101, casos que no se habían resuelto por varios años. Que ahora salgan a decir que les pagaron para amotinarse y otras tonterías no tiene ningún sentido”, afirmó René Calla,  representante del Centro de Jefes y Oficiales Jubilados.

Recordó que otras dos demandas que no fueron atendidas por el gobierno del MAS fueron  el pedido de  nivelación salarial y el seguro de vida, solicitado principalmente por policías, sargentos y suboficiales que están al frente de los  operativos. Para Calla, el Gobierno arma  una retórica para borrar los “hechos” que prueban que hubo un fraude electoral.

La vicepresidenta de la Asociación de Esposas de Sargentos, Suboficiales, Clases y Policías (Anesclapol), Elia Cárdenas, también rechazó la versión del “motín policial” y  afirmó que lo acontecido fue un levantamiento originado en el descontento. Aseguró que, como familiares de los efectivos, conocen en detalle todo lo que pasó y advirtió que, en caso de ser sancionados, saldrán en marchas y se declararán en huelga de hambre.

Entre el 8 y 9 de noviembre de 2019, en el marco de los conflictos sociales por las irregularidades registradas en las elecciones de octubre,  los policías decidieron no salir a reprimir a la población movilizada y el 10 noviembre Morales renunció a la presidencia.

El responsable nacional de la Dirección General de Investigación Policial Interna (Digipi), Néstor Villca, informó el martes que la Fiscalía Policial abrió un proceso disciplinario contra varios efectivos, el 26 de noviembre, a denuncia del exministro de Gobierno Carlos Romero.

“Son una serie de irregularidades que ha cometido la Policía Boliviana y fueron parte del golpe de Estado cívico policial militar. Esas acciones conspirativas se han traducido en haber facilitado la quema de los tribunales departamentales electorales desde el día de las elecciones (el 20 de octubre de 2019), con el fin de hacer desaparecer los votos que la mayoría había emitido para elegir al MAS en condición de Gobierno”, afirmó Romero en contacto con Página Siete.

“Ellos hicieron política, se apartan del mando civil, dejan de obedecer al Gobierno Nacional, al Ministro de Gobierno, a su capitán general Evo Morales. Llegan al extremo de recibir en La Paz y escoltar a Fernando Camacho (entonces presidente del Comité pro Santa Cruz), trasladarlo en un patrullero, lo visten de policía”, sostuvo Romero, en relación con  una serie de hechos que, en su criterio, confirman que hubo un amotinamiento policial.

Para el exministro, uno de los responsables es Vladimir Yuri Calderón, excomandante general de la Policía,  quien además de pedir la renuncia de Morales, el 11 de diciembre participó en el precintado a las oficinas del Tribunal Supremo Electoral, por las denuncias del fraude y aseguró que se recuperaba para la institución, la administración del Servicio General de Identificación Personal (Segip). Sin embargo, esa misma jornada Calderón presentó su renuncia ante el Estado Mayor.

Calla descalificó el argumento y mencionó que, entre otros hechos que llevaron a que los uniformados se acuartelen, se encuentran dos órdenes que indignaron a jefes policiales y subalternos. “Se dieron malos tratos de los comandantes a los coroneles en Cochabamba, porque estos habían dispersado a los cocaleros que apoyaban al MAS y protegieron a la población. Se dieron varios hechos que exacerbaron los ánimos.  Recuerde también esa orden de repartir pollos a los mineros que marcharon por el Gobierno, incluso sacaron memes y fueron cosas que nos indignaron, por eso no es admisible ese tipo de declaraciones ( las de Romero)”, afirmó. 
 

“Detrás de cada policía hay una familia”

La vicepresidenta de la Asociación de Esposas de Sargentos, Suboficiales, Clases y Policías, Elia Cárdenas, pidió este jueves  diálogo con las autoridades para frenar las amenazas de proceso contra los efectivos que en 2019 se solidarizaron con  las movilizaciones contra  el fraude electoral.

Anunció que el día lunes se presentará en La Paz y pedirá una audiencia con el nuevo comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, para abrir un espacio de diálogo.

“Decir a la población que la Policía jamás hizo un motín, ellos respondieron al levantamiento de la población. El Gobierno debe saber que la institución no va ser el enemigo, que estará al lado de su pueblo.   Nosotras estamos muy preocupadas, porque detrás de cada policía hay una familia. Como esposas, vamos a luchar hasta lo último, vamos a hacer respetar a la Policía. Ya hemos analizado el hacer marchas, incluso huelga de hambre”, anunció  Cárdenas.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

32
5

Otras Noticias