El único preso por el caso Apolo le escribe a Añez por justicia

El acusado por el asesinato de cuatro personas también envió misivas al Ministro de Gobierno y al Ministro de Justicia para solicitar que se revise su lento proceso.
domingo, 1 de marzo de 2020 · 00:04

Sergio Mendoza  / La Paz

Han pasado cinco años y siete meses desde que Juan Bascopé Cari, de 48 años, ingresó por primera vez a la cárcel de San Pedro de forma preventiva, sindicado por el asesinato de cuatro personas. Desde entonces él y su familia han visto pasar el tiempo en un limbo de retardación judicial que se ha extendido más allá de los plazos contemplados por ley.

Fue un 17 de julio de 2014 cuando un grupo de oficiales vestidos de civil lo detuvieron en Mapiri, mientras él compraba semillas para hortalizas. La Policía y los militares lo buscaban por la muerte de dos militares, un policía y un médico. Los cuatro habían sido asesinados a tiros cuando participaban de una expedición de erradicación de coca  en Apolo, en octubre de 2013. Ellos eran parte de la entonces llamada Fuerza de Tarea Conjunta (FTC)  y aquel día se toparon con comunarios armados dispuestos a defender sus cultivos.

Después de esos crímenes, alrededor de una veintena de personas fueron encarceladas. Los años pasaron y ahora el único que queda preso en una estrecha celda-habitación en San Pedro es Bascopé. Hace unos días, cansado de soportar su interminable “detención preventiva”, más los suplicios de una tortura sufrida, le escribió a la máxima autoridad del país con la esperanza de que el cambio de gobierno le alcance justicia. Para él esto significa cumplir con el procedimiento legal y  dejarlo ir si es que nadie le prueba un crimen que, según él, no cometió.

Fue así que el 3 de febrero de este año, desde la cárcel que se ha convertido en su hogar, Bascopé le envió una carta a la presidenta Jeannine Añez. “Mi persona fue detenida y encarcelada injustamente desde julio de 2014  sin que hasta la fecha tenga una sentencia (...), durante la investigación no han encontrado ningún indicio del delito que se me atribuye”, escribió el recluso en un papel bond.

El mismo día el acusado redactó al menos otras dos cartas con contenido similar que fueron enviadas al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, y al ministro de Justicia, Álvaro Coimbra.

De acuerdo con la documentación que llegó a Página Siete, a raíz de la carta enviada a Añez, el jefe de gabinete de la Presidencia, Javier Ferrufino, envió una nota al viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Erasmo Vargas. En ésta se le solicita considerar la revisión del proceso penal seguido contra Bascopé. Este proceso podría evidenciar la retardación y otras posibles deficiencias en el caso Apolo.

Desde el Ministerio de Justicia se informó que se tomaron varias acciones a partir de la carta recibida y que se elaboraría un informe al respecto.

El fiscal Limbert Orozco, quien recién se hizo cargo del caso Apolo en septiembre de 2018, dijo que en su opinión no hubo retardación de justicia, sino una “desidia de todas las partes, tanto del Ministerio de Gobierno como de Defensa (partes denunciantes)”. Explicó que ya en 2015 se emitió una acusación formal contra 26 personas implicadas en los cuatro asesinatos, pero que hubo demoras para realizar las notificaciones a todas las partes dentro de este proceso.

Actualmente, de  26 acusados, sólo uno comparece ante el juez: Bascopé; los demás, según Orozco, fueron declarados en rebeldía y tienen órdenes de apremio.

El abogado de Bascopé, Francisco Pacheco, lamentó que en este caso hubiera “bastante retardación de justicia” y añadió que en los próximos días pedirá la cesación a la detención preventiva de su cliente, solicitud a la que la Fiscalía no se opondrá si es que se cumplen los requisitos establecidos por ley, aclaró Orozco.

Una coalición advirtió que Bascopé fue “cruelmente” torturado

Al menos siete organizaciones que forman parte de la Coalición contra la Tortura manifestaron, en un pronunciamiento, que Juan Bascopé fue “cruelmente torturado” después de su detención ilegal  como sospechoso de los asesinatos ocurridos en Apolo.

“Es detenido en julio de 2014 (...). Es cruelmente torturado para que informe sobre la ubicación de las armas y confiese su culpabilidad”, se lee en el pronunciamiento emitido en 2017.

Durante años, el privado de libertad denunció que fue víctima de torturas que le dejaron una costilla rota, varias lesiones en el cuerpo y que por poco acaban con su vida. Estos actos violentos fueron cometidos, según él, por policías y militares, algunos de los cuales fueron identificados. Además que los fiscales que en un principio atendieron el caso Apolo fueron testigos de estos hechos.

A partir de esta denuncia se inició un proceso penal  que hace un par de meses fue rechazado por el fiscal asignado al caso, Franz Contreras.

La abogada Mary Rodríguez, quien lleva adelante la denuncia por tortura, informó que se objetó esa determinación y que espera que el fiscal departamental reabra el caso. “Como la denuncia es contra funcionarios del Estado es siempre difícil que avance”, lamentó.

Por ahora, Bascopé, de 48 años, padece problemas de salud relacionados a los golpes sufridos durante su detención ilegal que duró cuatro días, pasados los cuales recién fue puesto a disposición de un fiscal. A mediados de febrero fue trasladado al Hospital de Clínicas por problemas neurológicos.

Sobre el  hecho

  • Incursión El 19 de octubre de 2013, miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (militares y policías) hicieron un operativo en la comunidad de Miraflores, Apolo, para erradicar coca. Luego de un enfrentamiento, cuatro de sus integrantes murieron.
  • Muertos Los militares asesinados son  Óscar Aldo Gironda Porres y Willy Yujra Mamani; el policía Johnny Quispe Chura y el médico Michael Olivares. 
  • Denuncias Los pobladores del lugar denunciaron que  antes de la confrontación  los uniformados ingresaron violentamente a las casas y desnudaron a más de una decena de mujeres que fueron llevadas a la escuela del poblado.
     
32
2