La desinformación sobre el 5G causa destrucción de 5 antenas

Autoridades locales de Yapacaní y San Julián explicaron que las personas creen que estas antenas propagan la enfermedad del coronavirus a la población.
miércoles, 17 de junio de 2020 · 00:26

Sergio Mendoza  / La Paz

El Gobierno los llamó terroristas que buscan desestabilizar al país y que incluso forman parte de un plan de golpe de Estado, aunque de acuerdo a autoridades locales y publicaciones de prensa  la destrucción de cinco antenas de comunicación en Cochabamba y Santa Cruz se deben, en parte, a la desinformación generada por algunas personas con relación a que se trata de aparatos con tecnología 5G, los cuales estarían propagando la enfermedad del coronavirus.

 “Una de las demandas que estas personas tenían el lunes por la mañana era que la Alcaldía de Yapacaní saque las antenas que ellos pensaban eran de 5G. Dijeron que no había tal pandemia, sino que estas antenas producían la enfermedad”, informó ayer el comandante de la Policía en la provincia Ichilo, Franklin Villazón, en contacto telefónico con Página Siete.

 La autoridad aclaró que en Yapacaní la tarde del lunes hubo una marcha en la que algunas personas promovieron la destrucción de cuatro antenas con ese argumento: son de tecnología 5G y están enfermando a la población. 

Se denomina 5G a la quinta generación de redes móviles. La 1G permitía básicamente las llamadas por celulares, la 2G el intercambio de mensajes de texto, la 3G permitió la conexión a internet y la 4G trajo la posibilidad de usar banda ancha y reproducir videos en tiempo real. La quinta generación básicamente permitirá incrementar considerablemente la velocidad, hasta en 10 veces en algunos casos. 

Una de las antenas  dañadas el pasado lunes en Yapacaní.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que aunque la red 5G es una tecnología nueva, las investigaciones hasta ahora realizadas apuntan a que no genera daños a la salud. Mucho menos se pudo evidenciar que propague el coronavirus.

  Además, en Bolivia no se instalaron antenas 5G hasta la fecha.

 Hasta el momento se sabe que una antena de telefonía móvil fue destruida en el barrio K’ara K’ara, al sur de la ciudad de Cochabamba, el 8 de junio. Dos días después un usuario en redes sociales publicó este mensaje: ““#ultimo Kara’ Kara’ rompe la #Primera-Antena de 5G #Cuida_a_tu_familia de esta #Radiación”.

 El pasado lunes otras cuatro antenas de telefonía fueron atacadas en Yapacaní, Santa Cruz, por una turba que aseguraba que estos equipos eran de 5G y estaban enfermando a la población. 

 Aunque no se registró este tipo de actos vandálicos en otros lugares, el alcalde de San Julián (Santa Cruz), Faustino Copa, manifestó que las personas en su municipio están preocupadas porque creen que esto de las antenas 5G es cierto. “Por eso tuve que traer a gente de Entel la semana pasada para que expliquen que aquí no hay 5G. Sería bueno que la ATT también se pronuncie, falta información para que la gente sepa qué es esto del 5G”.

A través de un comunicado la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) indicó que en Bolivia no existen antenas 5G, que la OMS afirma que las redes móviles 5G no propagan la Covid-19 y que no existen estudios que concluyan que la tecnología 5G sea un riesgo para la salud.

El ingeniero electrónico e investigador en la UMSA Javier Tarqui corroboró lo dicho por la ATT y añadió que las redes móviles que hay en Bolivia hoy en día (hasta 4G) funcionan con ondas no ionizantes que no causan efectos en la salud, y que la tecnología 5G, cuando se implemente en el país, funcionará en frecuencias similares y bajo los mismos principios.

Por otro lado, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) informó que la destrucción de antenas en Yapacaní puede causar daños al servicio B-SISA y Facturito, lo que conlleva un riesgo para el abastecimiento de combustible a la población. La agencia añadió que se realizarán las gestiones para restablecer el sistema de ser necesario.  
 

Policía y militares dejan Yapacaní por ataques de la población  

La Policía y los militares que resguardaban la población de Yapacaní dejaron el municipio debido a los ataques por parte de algunos pobladores de este municipio, informó ayer el comandante de la provincia Ichilo, Franklin Villazón. 

“Se determinó salir de allí para evitar lesiones y que la gente no se victimice. A las 22:30 (del lunes) junto a los militares salimos rumbo a Santa Fe, donde nos encontramos ahora”, explicó el jefe policial a Página Siete. 

Hubo conflictos en Yapacaní la noche del lunes.
Foto:El Deber

Entre las 17:00 y 22:00 del lunes, una muchedumbre de unas 300 personas realizó una marcha que ocasionó daños en al menos cuatro antenas de telefonía móvil. En ese momento la Policía actuó y detuvo a tres personas, dos varones y una mujer, que fueron remitidos a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en San Carlos. 

La muchedumbre atacó la comisaría policial en Yapacaní, destrozó parabrisas de los vehículos y también algunos faroles. Villazón indicó que la decisión de retornar a esta población será de las autoridades de Estado, pues recordó que hace unos meses ocurrió algo similar. 

Desde fines del año pasado Yapacaní se caracterizó por frecuentes episodios de violencia hacia las fuerzas del orden, violencia que las autoridades del Gobierno la atribuyó al Movimiento Al Socialismo (MAS). 

En noviembre de 2019, después de la renuncia de Evo Morales, se registraron duros enfrentamientos entre pobladores de esta región contra la Policía y las Fuerzas Armadas. 

El 30 de abril un grupo de personas asaltó la estación policial y se llevó motocicletas que habían sido confiscadas por el incumplimiento a la cuarentena. Entonces los uniformados se replegaron del lugar, aunque después las mismas autoridades locales pidieron a la Policía que volviera.

 Ahora, nuevamente los policías y los militares tuvieron que salir debido a las agresiones de los pobladores, quienes atacaron con piedras y palos a los efectivos, e instalaron varios puntos de bloqueo en la carretera.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

3
39