Bolivia, un punto de partida de la cocaína para Europa y África

El último Reporte Mundial de Drogas señala que Colombia, Brasil y Perú se encuentran como los principales “exportadores” de esta sustancia hacia el mundo.
viernes, 26 de junio de 2020 · 00:04

Sergio Mendoza  / La Paz

El último Reporte Mundial de Drogas, publicado ayer por la Unodc, menciona a Bolivia como uno de los puntos de origen de la cocaína incautada en Europa y África en los últimos años. Sin embargo, Colombia, Brasil y Perú figuran por encima de Bolivia en la lista de principales “exportadores” de esta sustancia controlada.  

El reporte fue difundido desde Vienna, en la sede de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc). Hoy será presentado en el país por el Ministerio de Gobierno.

“Exámenes forenses de la cocaína incautada en Europa occidental y central han confirmado que esta droga traficada hacia Europa se origina principalmente en Colombia, y en menor medida en Perú y Bolivia”, se lee en el documento, el cual se basa también en un informe de la Unión Europea de 2019.

Europa es el segundo mercado más importante de cocaína en el mundo, después de Estados Unidos, y la cantidad de esta droga incautada en los últimos años ha ido en aumento: de 62 toneladas en 2014 a 177 en 2018.

 Las investigaciones policiales dan cuenta de lo lucrativo de este negocio, pues un kilo de cocaína en Bolivia está valuado en aproximadamente 2.520 dólares, mientras que el mismo kilo en el viejo continente oscila entre 28.000 y 78.400 dólares, dependiendo del país.

Por otro lado, la Unodc da cuenta de que África es más que todo un punto de tránsito para la cocaína enviada desde América del Sur hacia Europa. No obstante, algunos países en este continente también se han vuelto punto de destino. Las incautaciones hechas en este lugar también han subido en los últimos años de forma considerable: un 65% más en 2018 comparado con 2017.

 En países del occidente de África y también en el área central se ha encontrado cocaína de proveniencia boliviana. “En el periodo 2014-2018 la mayor parte de la cocaína traficada hacia África parece haber salido desde Brasil, seguido de Colombia, Bolivia y Perú. La cocaína traficada a través de África aparentemente está principalmente destinada a los mercados de Europa, como ser España, Francia e Italia”, añade el reporte de drogas. 

 Por otro lado, también se ha detectado, aunque en muy poca cantidad, cocaína boliviana en Australia. Esto ocurrió en 2014. Las pruebas de laboratorio realizadas en dicho país señalan a Colombia como el principal punto de origen de la cocaína, la cual es traficada a través de Estados Unidos. Sin embargo, en 2012 y 2013 Perú figuró con grandes envíos a través de Chile o Brasil. 

 Las pesquisas de la Policía revelan que en Australia el costo de la cocaína es mucho mayor, pues en 2018 se estimó que el precio del kilo equivalía a un monto entre 110 mil y 154 mil dólares.

 En cuanto a cultivos de hoja de coca, el informe de Naciones Unidas consideró los datos del último año que permiten hacer comparaciones (2017). Bolivia se mantiene en último lugar en cultivos de coca con el 10% del total cultivado, detrás de Perú (20%) y Colombia (70%).

  Aunque las principales zonas productoras son el trópico de Cochabamba y los Yungas de La Paz, en el norte de La Paz se ha ido dando un continuo incremento de los cultivos: 57% más en 2018 comparado con 2017.

 La Unodc considera un dato relevante que entre 2017 y 2018 las incautaciones de cocaína en los países de América del Sur han ido en decremento. Por ejemplo, en Bolivia y Perú hubo 8% menos. Pero en Brasil ocurrió todo lo contrario, pues las incautaciones subieron en 65%, posicionando a este país como segundo en la lista, sólo detrás de Colombia.

 Por último, entre 2015 y 2018 se registraron más países donde se procesa la cocaína. Esto apunta a que los traficantes se expandieron a otros países, además de Colombia, Perú y Bolivia; aunque estos últimos siguen siendo los principales centros de procesamiento.

 

Durante la Covid-19

  • Consumo  Alrededor de 269 millones de personas han usado drogas en 2018 en todo el mundo; mientras que 35 millones de personas sufren algún tipo de adicción. 
  • Desempleo  La pandemia del coronavirus puede tener distintos efectos en el consumo de drogas. Por un lado, se teme que la crisis económica empuje a los más pobres al consumo de estas sustancias o a ser parte de este negocio ilícito.
  •  Políticas  Por otro lado, se teme que, tal como ocurrió con la crisis de 2008, en los próximos meses los gobiernos reduzcan los presupuestos destinados al  tratamiento por consumo problemático de drogas y prevención de su uso.

El país, último en aplicar proyectos alternativos al cultivo de coca

Bolivia es el país donde menos proyectos alternativos a la producción de hoja de coca se han aplicado entre 2013 y 2017, de acuerdo al informe emitido ayer por Naciones Unidas.

A partir de los resultados de un estudio realizado en 2019 se descubrió que en esos cinco años en el país se impulsaron no más de tres proyectos por año, mientras que en Perú y Colombia se llegaron a 13 o 16, respectivamente (ver infografía). 

 Los proyectos alternativos de desarrollo son aquellos enfocados en mejorar la calidad de vida de campesinos y agricultores, y reducir o prevenir el cultivo ilícito de plantas como la coca o la amapola, pues de la primera se puede producir cocaína y de la segunda drogas opiodes, como la heroína.

 En el informe internacional se señala que el “presupuesto anual para proyectos en Bolivia fue incrementado gracias a fondos de la Unión Europea para dos proyectos de desarrollo integral con la coca, uno de los cuales empezó en 2014 y el otro en 2016”. Pese a ello, Bolivia también figura como uno de los países que menos ha invertido para dar alternativas a los productores de coca. 

 De acuerdo a un gráfico expuesto en el Reporte Mundial de Drogas, los montos invertidos por año en el país para tal efecto no pasan de los 10 millones de dólares. En comparación, Colombia ha invertido en 2017 más de 140 millones de dólares en estos proyectos, y Perú algo más de 20 millones. Pese a ello, estos países siguen por encima de Bolivia en la producción de coca.

Otro dato interesante es que en el periodo analizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (2013-2017), ningún proyecto de desarrollo alternativo a la producción de coca fue completado en Bolivia.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

11
3