El Ejército sabía que cubanos instruían a grupos del MAS

El excomandante del Ejército (2006-2007) Freddy Bersatti revela que en 2007 tenían información de injerencia extranjera, paramilitares y tráfico de armas.
viernes, 18 de septiembre de 2020 · 00:04

Sergio Mendoza  / La Paz

El Ejército boliviano, llamado asimismo defensor de la seguridad y soberanía de la patria, desde 2007 tenía información de que extranjeros instruían a grupos irregulares del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el país. Esta es una de las revelaciones que hizo recientemente el excomandante del Ejército allegado al mencionado partido político, Freddy Bersatti.

Además de lo dicho, la cúpula del Ejército conocía de presuntas irregularidades en la importación de armas y munición por parte del Ministerio de Defensa en los tiempos de Evo Morales. Esta letal mercadería se desviaba aparentemente a los grupos armados y otras actividades ilícitas.

En su nuevo libro Bersatti confesó que en sus últimos días como comandante del Ejército (fines de 2007) le llegó un reporte de Inteligencia que decía: “El 21 de diciembre de 2007 se desplazaron en un micro 20 personas de la Universidad Marcelo Quiroga, de Montero, y estudiantes de Yapacaní, a la localidad de Las Petas, donde recibieron adoctrinamiento e instrucción de tiro con armamento AK-47 por parte de instructores cubanos, disparando cada uno 23 municiones”.

El informe añadía que había otros dos “centros de entrenamiento”, uno por San Julián y otro en el Chapare, centro político de Morales, y que estas “células” estaban bajo las órdenes de Raúl García Linera y Juan Ramón Quintana.

“Esta información dejé al general (Freddy) Mackay para que continúe las investigaciones”, señaló Bersatti, delegando la responsabilidad a quien lo sucedió en el cargo de comandante de Ejército el 3 de enero de 2008.

En su libro, Bersatti añade que las Fuerzas Armadas se sometieron al MAS no sólo con homenajes a guerrilleros extranjeros como el Che Guevara, o con su participación en la inaugración de la escuela militar antiimperialista, el 18 de agosto de 2016, sino también porque abrieron las puertas para que fuerzas extranjeras operen en el país. 

“El general Kalimán, cuando fungía como comandante del Ejército, autorizó que Quintana, Raúl García Linera, Hugo Moldiz y un grupo de cubanos accedieran a la Unidad de Inteligencia del Ejército, participando como cabeza del proceso de inteligencia, definiendo las amenazas y el plan de búsqueda de información (...) cambiando la esencia de la inteligencia de apoyo a la seguridad nacional, por la de seguimiento y persecución política a dirigentes de la oposición”, escribió Bersatti. 

El militar añadió que de esta forma Kalimán y el Gobierno incurrieron en traición a la patria “por entregar nuestra inteligencia militar a una potencia extranjera”.

 
 Este medio intentó contactarse con el excomandante del Ejército y de las Fuerzas Armadas Williams Kalimán, pero hasta el cierre de esta edición este extremo no fue posible.

Armas y municiones

Por otro lado, el excomandante del Ejército en los primeros años del MAS narró cómo a finales del 2003, en los tiempos en los que Evo Morales bloqueaba carreteras para desestabilizar gobiernos, desaparecieron de la Novena División del Ejército (asentada el Chapare) 53 pistolas marca Beretta calibre nueve milímetros, cinco fusiles M-16 y un lanzacohetes de industria china. “Después de la investigación no se pudo dar con las armas, ni los culpables; se especuló que las armas fueron adquiridas por los cocaleros del Chapare”.

Recordó cómo a fines de 2006, cuando Evo ya asumió el poder, el mandatario tenía previsto recibir apoyo de Venezuela en caso de cualquier golpe de Estado en su contra.

En julio de 2007, Bersatti recibió otro informe de Inteligencia sobre un depósito de armas en Santa Cruz. El militar presume que el entonces ministro de Defensa, Walker San Miguel, estaba detrás de este tráfico de armas.

 Por último, el general resalta que desde que el MAS ingresó al poder se incrementó en más del doble la compra de armas de fuego y municiones.

 

Evo, ministros y organizaciones disponían ascensos a generales

Cuando Freddy Bersatti era senador por el MAS recuerda una reunión con el presidente Evo Morales, en la que éste le pidió que ascendiera al rango de general a militares que no cumplían con los requisitos, pero que eran afines al partido político. 

 El episodio ocurrió en enero de 2011, cuando Bersatti era presidente de la Comisión de Defensa del Senado y le llegó una lista para ascender a seis oficiales que no cumplían los requerimientos. Después de negarse a dar curso a los ascensos, Evo Morales lo mandó a llamar a Palacio Quemado, en una reunión junto al vicepresidente y otros ministros. 

“Le expuse mis observaciones de todos ellos en detalle, siendo el más grave el del general José Delgadillo Aguilar”, quien tenía una sentencia por robo en el mismo Palacio Quemado. Sin embargo, Evo fue claro: “General asciéndalos, yo asumo la responsabilidad”, le dijo al senador y éste obedeció.

En su libro Bersatti revela además que no sólo Evo y los ministros tenían “su cuota de poder” para el destino y ascensos de militares, sino también otros allegados al gobierno, sindicatos y organizaciones sociales. “Pero la peor infamia”, según él, fue el nombramiento de Kalimán como comandante de Ejército.

Militares: Se debe devolver la dignidad a las FFAA

Miembros de las Fuerzas Armadas en servicio activo y pasivo cuestionaron el modo en que se manejó esta institución durante los 14 años del gobierno del MAS, tiempo en el que se manipuló y sometió a los uniformados a los caprichos de un partido político y sus grupos afines. 

El suboficial maestre en servicio pasivo  Édgar Morales  señaló que la responsabilidad de esta manipulación y sometimiento  recae en los comandantes y altos mandos, quienes permitieron que el MAS menoscabe la dignidad de las FFAA.

 Un general del servicio activo, quien pidió mantener su nombre en reserva, manifestó que después de años de humillación ahora le toca a los nuevos comandantes devolver la dignidad a esta institución armada. 

“Es hora que los actuales mandos asuman su rol histórico y de gran responsabilidad institucional y devuelvan a las Fuerzas Armadas su dignidad y moral que se refleja siempre en el desempeño profesional en todos y cada uno de sus miembros. Por eso reafirmamos que las Fuerzas Armadas son la expresión, esencia y fuerza del pueblo boliviano”, manifestó el oficial de alto rango. 

Añadió que se cometieron “tremendas aberraciones en la institución armada” con “todos estos altos mandos militares que se prestaron a congraciarse con Evo Morales. Inclusive pintaron la cola (timón de profundidad) de las aeronaves militares con la whipala o denominaron la terminal aérea militar de la Fuerza Aérea con el nombre de Bartolina Sisa, en desmedro de los verdaderos héroes aviadores militares.

Otro aspecto mencionado fue el de la creación de la escuela militar antiimperialista, la cual, en opinión de este jefe militar, fue una pérdida de tiempo y un despropósito a la formación.

 

 

 


   

15
97

Otras Noticias