Oficiales del proceso de cambio, cerca de asumir el mando en cuarteles de las FFAA

Los grupos que ingresaron al Colegio Militar en la primera gestión de Evo Morales ya están 15 años en la carrera militar y han recorrido la mitad del camino antes de llegar al grado de general.
domingo, 10 de octubre de 2021 · 05:00

Página Siete  / La Paz

En 2006, Evo Morales asumió la presidencia por vez primera y encaminó la política del “proceso de cambio” con diferentes medidas, una de ellas el Programa de Igualdad de Oportunidades (PIO), mediante el cual jóvenes indígenas originarios campesinos obtuvieron cupos para ingresar al Colegio Militar, a partir de 2006. Esa generación está cerca de asumir el mando de las pequeñas unidades (cuarteles) en las Fuerzas Armadas (FFAA).

Militares del servicio pasivo esperan que los ascensos a altos cargos en la institución castrense  no sean politizados más adelante a causa de este tema.

Los nuevos oficiales que empezaron en la gestión de Morales llevan ya 15 años en la vida militar, la mitad del camino antes de llegar al generalato, y les siguen otras promociones más. Varios  ya estarían con el grado de tenientes o capitanes y el próximo paso es la preparación para asumir el mando de distintas unidades militares. El PIO estuvo vigente entre 2006 a 2011 y concluyó  una vez promulgada  la Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.

El programa

“Ese Programa de Igualdad de Oportunidades era para establecer un determinado cupo de indígenas originarios y campesinos a las instituciones castrenses y la Policía Boliviana (…) Fueron aproximadamente entre cuatro y cinco promociones”, señaló a Página Siete el coronel del servicio pasivo  Jorge Santistevan.

Explicó  que, según el proceso del PIO,   las organizaciones sociales  presentaban una lista de jóvenes indígenas para la postulación al Colegio Militar, ya que había un cupo de 20 a 30% reservado para ese programa.

El coronel explicó que los candidatos de esas listas debían prepararse durante seis meses en los institutos militares, para nivelarse con el resto de postulantes del país y de esa forma iniciar la carrera en las mismas condiciones. Previo examen, se incorporaban al batallón de cadetes.

“Pero nadie se aplazaba, porque si no ese comandante era relevado, porque no compartía con los movimientos sociales, era discriminador, era racista, por lo tanto, no podía aplazarse nadie de esa lista que presentaban”, manifestó Santistevan.

Dijo que el PIO empezó con una buena intención de inclusión, pero con el paso de los años se fue distorsionando  debido a hechos irregulares. “Los mismos representantes de las organizaciones hacían su negocio económico poniendo a personas citadinas”, es decir, ya no eran jóvenes indígenas, apuntó.

Para Santistevan, esa nueva generación de las FFAA, que comenzó en el periodo del proceso de cambio de Evo Morales, debería mantener los principios militares y no caer en la politización de la institución o pago de favores al momento que les toque asumir cargos superiores.

El oficial del Ejército en retiro voluntario y abogado Omar Durán considera que las nuevas generaciones de oficiales ya están politizadas debido a que recibieron la formación obligatoria en la Escuela Antiimperialista, impulsada por Evo Morales en 2016.

“Ellos se consideran seguramente oficiales que son parte del proceso de cambio, el mal llamado, porque en las instituciones militares no debería existir esa situación. Es complejo. Y ellos han hecho sus posgrados en la Escuela Antiimperialista y los han adoctrinado  más”, señaló.

El jurista cree que la situación sería compleja si es que la ideología política se apodera de las FFAA, porque entonces  empezaría el adoctrinamiento  desde las  unidades militares.

Por su parte, el general en retiro del Ejército  Tomás Peña y Lillo  es más optimista y considera que en los nuevos oficiales prevalecerá la formación militar que recibieron a lo largo de los años en el Colegio Militar, antes que lo político o el adoctrinamiento.

 “Cualquier persona puede entrar a formar parte de las FFAA de acuerdo a su capacidad, a sus virtudes, a la propia formación en su hogar. En el Colegio Militar se les dota de una doctrina específica, una doctrina militar, una vez que egresan, hay escuelas de formación. Yo me imagino que estas personas han sido formadas correctamente en el Colegio Militar y deben responder a los criterios de formación que les da el Colegio Militar en su carrera profesional”, refirió a Página Siete el general Peña y Lillo.

El militar señaló que no le encontró sentido a la Escuela Antiimperialista, porque esa es una escuela política y las FFAA deben proporcionar, de acuerdo a la Constitución Política del Estado, solamente doctrina militar, no doctrina política.

“Mientras más política se les meta, hay más riesgo. De todas formas, no hay que olvidar (también) que pasan otros cursos, han recibido doctrina en el Colegio Militar”, detalló.

De todas formas, no hay que olvidar que pasan otros cursos, ha recibido doctrina en el Colegio Militar, apuntó.

Agregó que no se pude asegurar que algún grupo sea absorvido por cuestiones  políticas. “Las FFAA tienen una doctrina establecida, que difícilmente es cambiada”.

Cambios generan inestabilidad

El general Tomas Peña y Lillo también se refirió a los cambios constantes en el Alto Mando Militar; dijo que son por cuestiones netamente políticas y que genera inestabilidad, haciendo  alusión a las tres veces en que se cambió al comandante de las FFAA  en 11 meses de gobierno de Luis Arce Catacora.

“No hay estabilidad dentro del mando. Los cambios continuos no solamente afectan a las FFAA, afectan directamente al gobierno, eso debería entender el gobierno. Mientras más tiempo esté un mando, hay mayor estabilidad, hay mayor posibilidad de desarrollar la doctrina, de establecer objetivos y de cumplir objetivos y hay mayor posibilidad de cumplir una tarea en beneficio del país”, refirió.

El coronel  Santistevan señaló que los cambios frecuentes en el mando de las FFAA dan a entender “que la situación interna del país no es estable, que la situación política es anormal, hay problemas que se manejan de manera interna”. Solo así se entiende estos relevos imprevistos, dijo.

“Esto es indicio de  inestabilidad institucional. Los motivos de acuerdo a los hechos que estamos viendo son enteramente de interés político, porque cuando vemos que hay congelamiento de ascensos es porque hay un interés político profundo en los ascensos. Cuando vemos que hay vacíos en el manejo de los cargos jerárquicos en las FFAA, también es un hecho enteramente de interés político”, sostuvo.

Para Santistevan, esa situación y el proyecto de  Ley de Ascensos para las Fuerzas Armadas presentado por el MAS, el mes pasado,  solo tienen la intención de politizar el tema de los ascensos en la institución en favor del partido político de turno. 

Escuela Comando
  • Inicio El gobierno de Evo Morales inauguró  la Escuela de Comando Antiimperialista “Gral. Juan José Torres Gonzales”, en agosto de 2016, en ese momento se dijo, que era para responder a la necesidad de promover ideas, reflexiones, estudios, debates y construir un pensamiento para enfrentar el dominio cultural, ideológico, político y económico del imperio y su estructura capitalista y así lograr una verdadera liberación de nuestros pueblos.
  • Cierre En enero de 2020, el gobierno  de Jeanine Añez clausuró ese recinto.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos