Deudas, despidos y carencias: historias tras los robos digitales

Hoy, desde las 9:00, varias víctimas se movilizarán en puertas de la Fiscalía. Entre las personas afectadas hay un agricultor, dos maestras y un empresario.
martes, 19 de octubre de 2021 · 05:18

Carlos Quisbert /  La Paz

Deudas, despidos  y falta de dinero para atención médica son algunas de las secuelas que dejaron en un agricultor, dos maestras y un empresario los robos virtuales denunciados por al menos 14 clientes del Banco Unión. A eso se suman  las críticas por el desamparo de parte de los operadores de justicia y de las autoridades del sistema financiero.

“Estaba dando clases vía Zoom (en Villa Montes, el 30 de agosto), de pronto se cortó la señal y creí que se trataba de un fallo de la empresa telefónica (Tigo), pero reinicié mi equipo y nada. Recién me di cuenta que se habían robado 56.000 bolivianos de mi cuenta del Banco Unión el 3 de septiembre, cuando regresé a Tarija por el problema de salud de mi mamá”, relató una maestra víctima de los robos digitales.

En contacto con Página Siete, la educadora contó que parte de ese dinero era para pagar la construcción de un pequeño cuarto donde iba a vivir. Dijo que  daría ese trabajo a su padre y a su hermano, albañiles de ocupación, como una forma de ayudar a su  familia en  la pandemia. Y  la otra parte estaba destinada  a pagar los costos de una operación médica realizada a su mamá.

El modus operandi fue el mismo en todos los casos. Uno de los miembros de la red de delincuentes se presentó ante una empresa de telefonía celular, suplantó al dueño de la línea para sacar un nuevo chip y de esa forma dejó inhabilitado el celular de la víctima. Mientras los clientes del banco recuperaban la línea, los delincuentes vaciaban las cuentas por medio de transacciones en UNINet y UNIMovil Plus.

“Tuve que despedir empleados”

“Como esto pasó justo a inicios de mes, tuve que tomar medidas y de las cuatro personas que tenía trabajando despedí a cuatro. No es fácil, no sólo dejé de lado el trabajo con mi empresa, ahora me volví investigador para dar con todas estas personas que se robaron mi dinero. Perdí más de 80.000 bolivianos que eran para pagar sueldos, servicios y otros gastos”, lamentó una de las primeras víctimas de este tipo de robos.

En su caso, gracias a su persistencia y fuertes discusiones con los funcionarios del Banco Unión -a los que  advirtió con  denunciarlos como cómplices-  logró que le dieran datos básicos que le  permitieron dar con al menos seis personas que recibieron depósitos desde su cuenta en sucursales de otros tres bancos en Tarija, Oruro y Santa Cruz.

Ahorro de 10 años

“En total se robaron 51.000 bolivianos de dos cuentas que yo tenía con los ahorros de 10 años de trabajo, en los que me privé de todo por juntar esa plata”, lamentó una exfuncionaria de Registro Civil, también víctima de robo digital de su cuenta.

“No tengo nada contra la ASFI o el Banco Unión, pero a sus funcionarios yo les digo, ‘he dejado de trabajar, por la pandemia y vivía con ese dinero’. Su sistema puede ser, como dicen, 200% seguro, pero entonces por qué no ayudan a investigar para dar con los responsables”, cuestionó.

Paltas en Caranavi

Por su lado, el ingeniero forestal Dilmer Villalobos detalló que su celular está vinculado a tres bancos, pero el día del robo sólo se extrajo dinero de la cuenta que le obligaron a abrir en el Banco Unión, en la cual había recibido un crédito productivo. El depósito de ese préstamo, tramitado hace tres meses, fue de 100 mil  bolivianos.

“Esa plata era para expandir mi cultivo de palta, con el sistema de riego, fertilizantes, adquirir injertos (…) Me desembolsaron el 29 de agosto; yo tenía mi chaco listo y me pasó esta desgracia con el Banco Unión,  justamente en la época de plantación en los Yungas. Soy un emprendedor que trata de salir de la crisis y ahora veo una justicia totalmente lenta que no me ayuda en nada. Sólo para hacer la denuncia me impusieron un montón de requisitos y demoré un día”, afirmó Villalobos.

ASFI: Usuarios descuidados

Para el director de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Reynaldo Yujra, los robos cometidos por los ciberdelincuentes son  consecuencia de la falta de cuidado de los clientes con sus datos personales. 

“Esos casos tienen que ver también con el descuido de los usuarios en la administración de sus claves de acceso al momento de utilizar los aplicativos instalados en sus dispositivos celulares”, apuntó Yujra.

Por su parte, el Banco Unión emitió un comunicado institucional en el que indica  “que los servicios digitales UNINet y UNIMovil Plus cuentan con altos estándares internacionales de seguridad, monitoreados permanentemente por personal propio especializado en seguridad informática y sujetos a pruebas externas de evaluación”.

El domingo, Página Siete publicó un reportaje sobre 14 denuncias de robo virtual a cuentas de clientes del Banco Unión. Las víctimas sospechan que los funcionarios de la entidad financiera estarían implicados con una red irregular.

Una de las razones de dicha sospecha, según las últimas víctimas cuyas cuentas fueron atacadas en agosto y septiembre, es la burocracia que les impusieron para darles los datos y el que no apoyaran las 14 denuncias penales que están en la Fiscalía.

“Hay más víctimas, eso es seguro, pero puede ser que no sean de montos altos y dejaron así el tema o que no se animan a sumarse a este grupo”, explicó otra maestra jubilada, cuya pérdida fue mayor a 10.000 bolivianos.

Dos de las víctimas, cuyas cuentas fueron atacadas en mayo, son las que mayores datos lograron recabar del Banco Unión para que se avance con las investigaciones. Las otras criticaron que a medida que se fueron presentando más casos, la entidad imponía más requisitos para entregar los datos informáticos.

“La respuesta de la ASFI es una aberración, culparnos a los clientes y sacar cara por los bancos”, criticó la exfuncionaria.

“Como si fuéramos tontos o niños, que dejamos los datos de nuestras cuentas por ahí, yo cambiaba mis contraseñas cada tres semanas. Yo les respondo a estos señores del Banco Unión y de la ASFI que no puede haber una cuenta 200% segura si hay gente que filtra tus datos personales”, expresó el agricultor.

Luego de las respuestas que dio el director de la ASFI sobre las denuncias de los robos virtuales, varios de los afectados prefirieron  mantener en reserva su identidad para no entorpecer las investigaciones que buscan a los responsables. Por ahora, sólo les quedan deudas y pocas respuestas de las autoridades.

Hoy, a las 9:00, varias de las víctimas de Tarija, Santa Cruz y Cochabamba anunciaron que estarán presentes en puertas de la Fiscalía de La Paz para protestar y exigir respuestas ante los robos.

 

  • Modus operandi
  • Datos Los delincuentes eligen a clientes con un saldo superior a los 10.000 bolivianos. El robo más pequeño fue de 13.500 bolivianos y el mayor fue de 100 mil  bolivianos. “Roban cifras redondas”, afirmó Emma Pinaya,  una de las afectadas. Luego se da la filtración de los “datos personales del cliente, que sólo tiene el banco”,  a los delincuentes. Incluso consiguen fotocopias del Carnet de Identidad (CI), con las que   “recuperan” líneas de celular en Entel y Tigo.
  • Cifra En entrevista con Página Siete, 14 víctimas enumeraron las  características que tienen en común los robos virtuales. Sólo en esos casos se calcula una pérdida de 638.300 bolivianos desde mayo.

 

“Estaba dando clases vía Zoom, de pronto se cortó la señal y recién me di cuenta de que me  robaron  56.000 bolivianos”.

Maestra de Tarija

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos