Tras renuncia de Evo, banda y medalla llegaron a Añez previo protocolo oficial

El general Milton Navia, exjefe de la Casa Militar, desmintió la versión de los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala, que señalaron como responsables de la investidura de la expresidenta a cuatro ex jefes militares
miércoles, 27 de octubre de 2021 · 05:16

Carlos Quisbert  / La Paz

El  general Milton Navia,  exjefe de la Casa Militar, reveló que la banda y medalla presidencial fueron a dar a manos de Jeanine Añez el 12 de noviembre de 2019, por “previsión y protocolo”, después de la renuncia de Evo Morales. La declaración contradice la versión de los fiscales que imputaron a cuatro exjefes de las Fuerzas Armadas (FFAA) por investir a la expresidenta.

“Indique usted cuál fue el procedimiento para el retiro de la medalla presidencial del Banco Central de Bolivia (BCB), hasta reposar en la humanidad de la ciudadana Jeanine Añez”, es la cuarta pregunta que los investigadores del caso “golpe II” realizaron a Navia. La declaración informativa fue tomada el 4 de agosto.

Ante la consulta del investigador, según el documento al que Página Siete tuvo acceso, Navia detalló lo acontecido entre el 11 y 12 de noviembre. En su declaración, el general no citó los nombres de ninguno de los imputados en el caso “golpe II”, quienes son   acusados de avalar una  “ilegal” imposición de símbolos patrios a Añez.  Señaló que fue por iniciativa propia que extrajo los símbolos presidenciales del BCB hasta entregarlos a la entonces presidenta Jeanine Añez.

Navia refirió que entre las 13:00 y 14:30 del 11 de noviembre tomó las “previsiones” del caso con los símbolos  presidenciales, luego de conocer que  el entonces presidente Evo Morales,  el vicepresidente Álvaro García Linera y el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, renunciaron a sus cargos un día antes, producto de las protestas por  el fraude electoral. Navia remarcó que esas tres autoridades mencionadas eran los únicos superiores sobre él.

“En ese horario, dando cumplimiento al manual de procedimiento  (considerando que) en tiempo perentorio deberían designar a una autoridad que se haga cargo del Gobierno, se tomó las previsiones”, relató Navia.

Detalló que llamó al jefe de Edecanes, coronel Marco López, para que retire la banda y la medalla presidencial del BCB.

Navia precisó que dio dicha instrucción “sin que medie alguna orden de algún superior porque ya no existían superiores o del mando militar o de alguna persona fuera de las autoridades que eran mis superiores. Sólo se tomaron  previsiones”.

El militar explicó que el retiro de los símbolos presidenciales debía realizarse previo aviso a los responsables de su custodia en el BCB, 24 horas antes.

Pero teniendo en cuenta la coyuntura de aquel momento, el clima de violencia que vivía el país, la banda y la medalla fueron llevadas hasta una caja fuerte en Palacio de Gobierno, por el mayor Rolando Gallardo, a las 15:30, según el uniformado.

Relató que a  las 17:00 aproximadamente, del 12 de noviembre, recibió la llamada de Guillermo Tapia, director de Ceremonia y Protocolo de la Cancillería, quien le manifestó que le habían instruido contactarlo para que tenga listos los objetos.

“Aliste por favor, en previsión, la banda y la joya presidencial y esté atento a cualquier llamado”, fue el pedido de Tapia, a lo que Navia respondió: “Estaré atento”.

En efecto, dos horas después le pidieron que lleve los dos símbolos a la Asamblea Legislativa. Al llegar a uno de los ambientes del segundo piso, Navia contó que vio a los entonces asambleístas de oposición  Óscar Ortiz, Arturo Murillo, María Elva Pinckert “y una señora al centro (Añez), los conozco a ellos por medios de prensa únicamente”, afirmó.

Según la declaración, sólo Murillo le dirigió la palabra y le indicó que la investidura se daría “al frente”, en Palacio de Gobierno, y que sólo se necesitaría la banda presidencial, lo cual se cumplió minutos después.

El exjefe de la Casa Militar hizo referencia a detalles menores sin opinar sobre el contexto político y señaló que mientras Añez continuaba con sus labores, su personal “recuperó” los símbolos a las 0:30 del 13 de noviembre.

Aseguró que no redactó ningún informe y tampoco  firmó algún documento. También negó haber sostenido contacto con algún asambleísta, previo a esos actos.

El general  Milton Navia, en puertas de Palacio, en 2019.
 Captura de pantalla

En su penúltima respuesta, Navia aseguró que mientras estuvo en el cargo, desde el 3 de enero de 2019 al 17 de enero de 2020, cumplió con todas las leyes y reglamentos; “y también trabajé con lealtad hasta que el hermano presidente Evo Morales renunció”, aseguró.

Imputación  por caso “golpe II”

Dentro del caso, los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala imputaron a cuatro ex jefes militares por avalar la “ilegal concreción de la investidura e imposición de símbolos patrios a la supuesta presidenta del Estado, sin competencia para hacerlo y fuera de la Asamblea Legislativa”. Además, también los acusan de transportar a opositores en aeronaves militares e impedir, en esas fechas, el ingreso de los asambleístas del MAS al Legislativo.

Los imputados son: el exjefe de Estado Mayor de las FFAA, almirante Gustavo Arce; el excomandante del Ejército, Pastor Mendieta; el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), general Jorge Terceros; y el excomandante de la Armada, Gonzalo Jarjuri. Todos están detenidos preventivamente en diferentes penales del país, en el marco del caso de supuesto “golpe de Estado I”, iniciado a denuncia de la exdiputada Lidia Patty.

La Fiscalía imputó a los cuatro militares por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la ley. Sin embargo, en el documento no figura ningún hecho en el que Arce, Terceros, Jarjuri y Mendieta hayan participado.

Pese a las afirmaciones de los fiscales, las declaraciones de Navia contradicen la imputación, en la que se solicita otros seis meses de encarcelamiento para los cuatro militares.

La resolución de la Fiscalía habla de una “investidura irregular”, una “supuesta presidenta”, “ruptura del orden constitucional”,  “puesta en escena”, “premeditado plan” y “usurpación de la soberanía popular”, sin precisar fuentes de dichas suposiciones.

Testigo   y extorsión

  • La Fuente Entre sus “elementos de convicción”, de la  imputación firmada por los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala, figura la  declaración de Antonio de la Fuente, quien tiene antecedentes de extorsión, denunciados -entre otros- por autoridades del MAS, como el ministro de Defensa, Edmundo Novillo. En anteriores entrevistas, De la Fuente aseguró que “ganó” los procesos porque eran “vulgares mentiras”.

 

“Trabajé con lealtad hasta que el hermano presidente  Evo Morales  renunció (...)  Sólo se tomó previsiones en ese horario, dando cumplimiento al manual de procedimiento”

General Milton Navia

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos