Condenaron a Bascopé por vender un auto que luego fue usado en drogas

La defensa del detenido presentará la apelación para revertir la sentencia, considera que sería irresponsable si un tribunal ratifica el fallo, lo que demostraría que la justicia es servil al Gobierno.
domingo, 14 de noviembre de 2021 · 05:00

Página Siete  / La Paz

Mario Antonio  Tonchy  Bascopé, uno de los líderes de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), purga una condena de 10 años de prisión por la venta de un vehículo que años después fue usado por un tercero para el traslado de droga.

Para el Tribunal  de Sentencia de Buena Vista, Santa Cruz, el culpable por el delito de presunto tráfico de drogas  es Bascopé, por no haber hecho la transferencia del motorizado. Sin embargo,  quien compró  el vehículo y el que  lo conducía el día del hecho no tienen ninguna condena.

Bascopé se dedicaba a la venta de autos. Él hacia viajes a Estados Unidos (EEUU), donde algunas veces también residía, buscaba autos en remate para traerlos al país, de esa forma incursionó en el negocio de la venta de vehículos. Ésa era la rutina de su trabajo y ya había comercializado varios motorizados sin ningún problema.

Hasta que  en 2015,  Tonchy vendió un vehículo  a una persona y ésta, dos años después, también comercializó el motorizado a un tercero, pero ninguno de los dos compradores hizo el trámite de propiedad del auto. Y con el antecedente de  esa transacción sometieron a Bascopé a un proceso  judicial desde 2020.

“Él se dedicaba a la venta de vehículos, pero no había hecho el traspaso de nombre a la persona que lo compró;  entonces esta persona lo volvió a revender a otra persona, y el problema era que el vehículo seguía a nombre de mi esposo”, contó a Página Siete Yesenia Rodríguez.

En 2017, la camioneta fue detenida en la carretera hacia Santa Cruz y descubrieron que transportaba un kilo de cocaína. Los policías secuestraron el motorizado y detuvieron al conductor; la Fiscalía abrió una investigación que siguió su curso sin mayor novedad.

En esos momentos, Bascopé llevaba una vida tranquila a lado de su esposa y sus cinco hijos en su vivienda ubicada en Cochabamba y seguía viajando a EEUU por el negocio de la venta de autos.

Luego, pasó a formar parte de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) en octubre de 2019, y al igual que muchas personas, salió a las calles a protestar contra las elecciones irregulares de ese mes, que dieron la victoria a Evo Morales,  del Movimiento Al Socialismo (MAS). Los conflictos sociales se agravaron aquel año y derivaron en la renuncia de Morales a la Presidencia, el 10 de noviembre.

Para esa fecha, la RJC pasó a cobrar relevancia en la coyuntura política de Cochabamba y también en otras regiones del país, durante el gobierno transitorio de Jeanine Añez. Cuando el MAS volvió al poder con Luis Arce, en octubre de 2020, acusaron a la RJC y a sus líderes de ser un grupo “parapolicial” y violento que operó durante los conflictos de 2019.

Los partidarios del MAS denunciaron a los líderes de la RJC por aquellos hechos violentos, entre ellos estaba apuntado Bascopé. Y en ese contexto, también se activó el proceso por narcotráfico contra  Tonchy, en diciembre de 2020, a raíz del vehículo incautado en 2017 que estaba a su nombre.

“Esa movilidad la incautaron hace unos años atrás con cosas ilegales en carretera, y el problema era que todavía no se había hecho el traspaso de nombre”, manifestó Rodríguez.

Bascopé fue aprehendido ese mes y  sin respetar tiempos de la etapa preparatoria lo acusaron por supuesto tráfico de sustancias controladas para llevarlo a juicio, según su defensa. Tonchy  fue recluido preventivamente en el centro de Readaptación Productiva Okinawa, en Montero,  y posteriormente fue derivado a Palmasola.

El miembro de la RJC logró su liberación en julio de este año, pero apenas salía de la cárcel fue aprehendido por la Policía y conducido a Sucre por destrozos de predios de la Fiscalía General del Estado, durante una protesta en contra del fiscal general Juan Lanchipa, en octubre de 2020. Fue detenido preventivamente en el penal de San Roque de Sucre.

Luego, el líder de la RJC fue sentenciado a 10 años de cárcel en octubre de este año,   por el proceso de narcotráfico, pese a que las partes del caso negaron que hubiesen conocido al sindicado;  además, Bascopé estaba en EEUU cuando ocurrió el hecho. La única prueba en su contra era que el vehículo seguía a su nombre porque los compradores no habían registrado ese bien;  por eso es “un caso montado”, según la explicación que brindó el abogado Jorge Valda, en una entrevista anterior.

“Informamos al pueblo boliviano, que el señor Mario Bascopé, uno de los líderes de la organización parapolicial Resistencia Juvenil Cochala, fue sentenciado a 10 años por tráfico de sustancias controladas”. De esa forma,  el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informaba sobre la condena hace unos días.

Yesenia Rodríguez dijo que se apelará la sentencia, porque hay “una factura de venta;  gracias a Dios, en ese tiempo más bien se pudo hacer esa  facturación”.

Varios miembros de la RJC enfrentan diferentes  procesos. 
Foto: Opinión
Tonchy  y la RJC
  • Detenidos Yassir Molina, Mario Bascopé y su hermano Fabio están detenidos preventivamente por destrozos a predios de la Fiscalía General del Estado; en cambio, Milena Soto está con detención domiciliaria por ese caso. Todos ellos son miembros de la RJC .
  • Gobierno El gobierno de Luis Arce considera que la RJC es una patrulla “parapolicial” implicada en los hechos de violencia de  2019, por eso debe  ser desarticulada. Sin embargo, los miembros de la RJC alegan que los procesos abiertos son parte de una persecución política, encabezada por el  viceministro de Régimen Interior y Policía, Nelsón Cox, a quien consideran “el   verdugo de la ciudad de Cochabamba y de la RJC”

 

Detienen el vehículo,  hacen averiguación de que  seguía a nombre de mi esposo, pero ya había sido vendido años atrás

Yesenia Rodríguez, esposa

Por el solo hecho de estar registrado a su nombre lo condenan a 10 años de cárcel. Eso se llama un verdadero escenario dantesco

Jorge Valda, abogado

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos