Justifican presencia de director de Régimen entre “infiltrados”

Un exministro de Gobierno y un coronel aseguraron que Marco Antonio Cuentas incurrió en varios delitos y responsabilizaron al ministro Eduardo del Castillo.
miércoles, 17 de noviembre de 2021 · 05:00

Carlos Quisbert  / La Paz

El Ministerio de Gobierno justificó la presencia del director de Régimen Interior, Marco Antonio Cuentas Flores, durante el conflicto por el control de Adepcoca, en septiembre de este año. El funcionario, autodenominado “militante revolucionario”, dirigió grupos de civiles, aún no identificados, que atacaron con dinamitas a vecinos y sus domicilios.

“Marco Antonio Cuentas  tiene entre sus funciones como servidor público: 1. Dirigir la ejecución de planes de seguridad interna del Estado 2. Coordinar el desarrollo de acciones de seguridad interna con la Policía Boliviana y de las diferentes instituciones públicas y sociedad civil organizada 3. Movilizar la fuerza de orden público para garantizar la seguridad interna  cuando esta acción sea requerida”, señala parte de la nota remitida por el comunicador del Ministerio de Gobierno, José Llorenti.

Contexto

La nota fue enviada en respuesta a los pedidos de contraparte  por Página Siete, ante las denuncias de vecinos de la zona Villa Fátima, funcionarios policiales y militantes del MAS que cuestionaron el manejo del conflicto entre la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) y el gobierno de Luis Arce, que pretendía copar con sus seguidores dicha institución.

El mercado de la coca, ubicado en la calle Arapata, fue tomado por una facción de cocaleros del MAS, dirigida por Arnold Alanes. La toma de las instalaciones se hizo luego de la incursión de encapuchados y la explosión de dinamitas en las puertas de ingreso, la madrugada del 20 de septiembre.

En esa jornada,  la Policía  entregó los predios a Alanes y reprimió a los cocaleros que rechazaban su nombramiento; el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, se presentó en el mercado para dar  su respaldo a dicho dirigente.

A partir de esa fecha, se generaron duros enfrentamientos entre cocaleros de los Yungas y los policías, quienes operaron con apoyo de civiles encapuchados que fueron grabados golpeando a cocaleros y arrojando dinamitas a vecinos, además del daño a  domicilios.

La confirmación de la presencia de Cuentas cuando dirigía a esos “civiles infiltrados” contradice la versión del comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, quien pese a la gran cantidad de videos y testimonios había negado ese hecho. “No existen. No. Es imposible. Puedo garantizar fehacientemente que es imposible que haya ni medio infiltrado, eso no va. Tenemos una doctrina”, declaró en septiembre Aguilera.

Desde el Ministerio de Gobierno se afirmó que la presencia de Cuentas siempre sería requerida ante conflictos sociales. “El director solamente actuó en coherencia con el cargo el cual ejerce actualmente”, señala la nota.

“Así mismo, sobre las fotografías donde se puede ver al director en movilizaciones políticas, la posición ideológica o cosmovisión filosófica de cualquier persona en este país, no es de interés del Ministerio de Gobierno”, señala la carta que fundamenta su postura en la Constitución.

Cuentas durante los conflictos. Carta del Min. de Gobierno.
Foto: Página Siete

Crímenes

El coronel René Calla, exjefe del Centro de Jefes y Oficiales Jubilados,  calificó los argumentos como una ofensa “al sentido común, a la Policía Boliviana” y a los uniformados que se forman por décadas para llegar a un cargo jerárquico y asumir el mando de operaciones como las que se debieron dar durante los conflictos de Adepcoca.

“Es totalmente ilegal. En mis 35 años de servicio nunca vi que se dio ese tipo de trabajo por parte de civiles del Ministerio de Gobierno. Constituyen varios delitos, como el hecho de la portación de dinamitas. Si ese señor está involucrado ahí, ya existe, aunque por complicidad, un delito, además de que estamos hablando de actos de sedición”, explicó Calla.

En esa línea, Saúl Lara, exministro de Gobierno y actual diputado de Comunidad Ciudadana (CC),  se sumó al criterio de Calla y aseguró que existe responsabilidad penal en el viceministro de Régimen Interior, Nelson Cox, y en el ministro Eduardo del Castillo.

“Cuando la papas quemen tal vez digan que desconocían todo esto. Hubo un incumplimiento de deberes, usurpación de funciones y hasta alzamiento armado”, cuestionó Lara.

El exministro afirmó que podría parecer justificada la presencia de Cuentas en los conflictos, “pero lo que no se justifica es que en el Ministerio de Gobierno se estén organizando grupos paralelos a las fuerzas de seguridad del Estado y peor aún grupos de choque, en contra de lo que señala la Constitución Política”.

El diputado  calificó de “paramilitar” el actuar de los “infiltrados” dirigidos por Cuentas  y anunció que desde la Asamblea Legislativa se realizará una petición de informe escrito para el ministro Del Castillo, “por la progresiva desinstitucionalización de la Policía”.

“El ministro (Del Castillo) tiene que explicar la presencia de altos funcionarios  en los conflictos sociales, como jefes de pandillas”, sostuvo el exministro.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos