Gobierno ratifica nuevo mercado de coca y despeja ruta a Yungas

Por tercer día consecutivo, este miércoles continuaron los enfrentamientos en la zona de Kalajahuira, donde se encuentra el nuevo mercado cocalero.
jueves, 1 de abril de 2021 · 05:22

 Página Siete / La Paz

Luego de 17 días de bloqueo cocalero, la ruta a los Yungas de La Paz fue despejada ayer con un operativo policial que movilizó al menos a 220 uniformados; sin embargo, el conflicto  persiste y, además, el Gobierno ratificó el cambio de dirección del mercado para la  coca, motivo de las protestas.

El contingente policial ingresó a la zona de conflicto muy temprano y logró despejar los bloqueos que se encontraban en Yolosita y Santa Bárbara, donde el martes el cocalero Ronald Merma perdió una mano por la explosión de un cachorro de dinamita. “Se ha desplegado un contingente de aproximadamente 220 efectivos para garantizar la libre transitabilidad”, anunció desde esa zona el subcomandante de la Policía, Hernán Romero.

Ya en la madrugada los cocaleros se habían retirado del lugar dejando piedras y troncos, luego del duro enfrentamiento de un día antes con transportistas y mineros cooperativistas.

Al mediodía la ruta estaba despejada y a las 13:00 comenzaron a salir vehículos de transporte público desde la terminal de Minasa. Medios de esa región, como Radio Yungas, reportaron que la carretera se encontraba despejada.

Pero las fricciones continuaron casi durante toda la jornada en la zona de Kalajahuira, en La Paz, donde se instaló el nuevo mercado de coca, que es el origen del conflicto, y que ayer recibió un nuevo respaldo del Gobierno, esta vez mediante el viceministro de Coca, Rolando Canceno.

Por la noche, el máximo dirigente de Adepcoca, Armin Lluta, informó que después de una reunión con las bases se determinó suspender el bloqueo de caminos, pero anunció que decenas de productores llegarán a la ciudad para “cercar” el mercado de Kalajahuira.

En una conferencia de prensa, el viceministro y exdirigente campesino de los Yungas defendió la decisión del Ministerio de Desarrollo Rural al argumentar que el cambio de punto de venta de coca, de la sede de Adepcoca en Villa Fátima a la sede de un sindicato de transportistas en Kalajahuira, fue decidido “para evitar enfrentamientos” entre los cocaleros y “resguardar la integridad física de los productores”.

Sin embargo, justamente esa decisión es la que activó las movilizaciones que, hasta la fecha, han dejado al menos dos personas con las manos amputadas por explosión de cachorros de dinamita, además de media docena de heridos y al menos 15 detenidos. Ello sin tomar en cuenta las pérdidas por los bloqueos.

El grupo que rechaza el cambio de lugar de Adepcoca está liderado por  Lluta y el que se beneficia con esa decisión por Elena Flores, cuyo liderazgo fue respaldado por Canceno, aunque aclaró que no fue electa por su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Estamos esperando el cumplimiento del amparo constitucional que es a favor de la compañera Elena”, afirmó, en referencia a la decisión judicial que reconoció a esta dirigente afín al MAS como presidenta de Adepcoca . Sobre Lluta, dijo que es un dirigente elegido por encima del estatuto de Adepcoca y sin el debido respaldo del voto mayoritario de las bases cocaleras.

Luego recordó que  en las elecciones nacionales  el MAS ganó en Yungas con más del 70% y en las subnacionales se hizo de todas las alcaldías, tras lo cual remató: “Siempre vamos a respetar la decisión del pueblo, de los productores de hoja de coca, y vamos a respetar a la mayoría”.

Ayer en la tarde continuaban las fricciones entre cocaleros de ambos frentes en  Kalajahuira, donde las protestas comenzaron a intranquilizar a los vecinos de la zona, quienes emitieron un pronunciamiento para ratificar la demanda del “desalojo inmediato de Adepcoca de las instalaciones del Sindicato Señor de Mayo”.

 El senador Leonardo Loza (MAS) lamentó que el conflicto  de los  cocaleros haya llegado a este extremo y planteó la necesidad urgente de un diálogo.

“Llamo a la tranquilidad, al diálogo y pacificación. Entre productores de la hoja de coca no podemos pelearnos (…) la historia nos ha demostrado que la familia cocalera siempre nos hemos unido en el aspecto ideológico, político y programático. Siempre hemos defendido la hoja de coca, pero ahora preocupa que entre productores de la hoja de coca haya conflicto”, dijo el legislador, representante de los cocaleros del Chapare.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
87