Inusual revisión de antecedentes demora ascensos en la Policía

El gobierno del MAS congeló los ascensos y la orden general de destinos cuatro meses, en medio de las denuncias de una persecución política por el motín de 2019.
miércoles, 14 de abril de 2021 · 05:04

Carlos Quisbert  / La Paz

Los ascensos al grado de general y la aprobación de la orden de destinos de la Policía Boliviana están congelados en el Órgano Ejecutivo hace cuatro meses, lo que antes no había pasado. Según el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, la inusual demora en la elección de los oficiales se debe a que sigue la revisión de sus antecedentes.

“Se ha pedido algunos informes a la Policía Boliviana y a otros órganos del Estado para ver que estos policías no tengan ningún tipo de antecedente sobre faltas cometidas a lo largo de su carrera. Estamos esperando esta semana y la próxima ya podremos decidir sobre los ascensos y cómo se los va trabajar”, declaró ayer la autoridad.

Entretanto, en la institución se mantiene el interinato de los coroneles que están en el actual Estado Mayor encabezado por el comandante general, Jhonny Aguilera. Todos son miembros de la promoción 1989 de la Academia Nacional de Policías (Anapol).

 El tema de los ascensos genera molestia al interior de la institución, debido a que las promociones de oficiales posteriores a la de 1989 no pueden  asumir cargos en los comandos departamentales y las direcciones departamentales.

Según la norma interna de la Policía, luego de que los primeros de curso (por lo general, seis) ascienden a generales, uno es designado comandante general;  él conforma el Estado Mayor y el resto de esa promoción pasa al servicio pasivo. Inmediatamente, sus cargos son asumidos por el siguiente curso de oficiales.

El asumir esas responsabilidades tiene un puntaje que es valorado para el siguiente proceso de ascensos, pero requieren cumplir esas funciones en comandos departamentales y direcciones nacionales por al menos dos años, por lo que la paralización de este proceso en el Ejecutivo  generó ya una demora escalonada para todas las promociones que siguen.

Mientras tanto, continúan las protestas. “Basta de persecución”, se leía en uno de los carteles que familiares de policías portaron el lunes en puertas del Comando Departamental de Cochabamba, donde se informó que comenzó la toma de declaraciones a 36 uniformados, por el supuesto amotinamiento de 2019, que derivó en la renuncia del entonces presidente Evo Morales.

 En La Paz se procesa a otros 27 y, por medio de pronunciamientos anónimos, los oficiales afirman que la demora  en los ascensos de la Policía tiene el fin de hacer cumplir sanciones en su contra.

Guadalupe Cárdenas, dirigente de las esposas de policías en La Paz,  manifestó que, de abrir procesos contra los policías de bajo rango, tendrán que hacerlo con al menos la mitad de los 37.000 efectivos a nivel nacional “que se encuartelaron”, luego de las denuncias del fraude electoral de ese año.

Ángel Saavedra, presidente del directorio de la Mutual de Servicios al Policía (Muserpol), representante del sector pasivo,  señaló que, si bien existe una demora en los ascensos, es porque desde diciembre de 2020 una comisión especial trabaja en un nuevo reglamento para “despolitizar” el proceso de elección de los comandantes y evitar la injerencia partidaria o de movimientos sociales, como ocurrió en la anterior gestión de gobierno del MAS. “Ahora hay un manejo discrecional, porque en lugar de evaluar los méritos de formación en la institución, pesa más la recomendación, los memorandos de felicitación de políticos y de alguna manera se manipula la elección”, señaló Saavedra.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias