MAV sale libre después de 17 años en prisión por el «fallo de la vergüenza»

Fundación Construir siguió el caso de la mujer que en 2004 causó la muerte de su pareja, en legítima defensa propia, pero que fue condenada de manera injusta.
jueves, 29 de abril de 2021 · 15:19

Página Siete Digital

M. A. V. —por sus iniciales, o sólo MAV, como la conocen— saldrá mañana en libertad condicional, después de haber cumplido una condena de 17 años en el penal de San Roque, Chuquisaca, por haber causado la muerte de su pareja, en 2004, en legítima defensa propia.

“La jueza Vidalia Morales y el Ministerio Público han hecho una interpretación en enfoque de género y derechos humanos, y por unanimidad le concedieron la libertad condicional. Entonces ella va a estar libre, creo que mañana va a salir y hoy están cerrando el tema de los garantes”, informó a Página Siete Digital la directora de la Fundación Construir, Susana Saavedra.

Esta se convierte en la primera suspensión de sentencia por esta causa en Bolivia, debido a que la mujer actuó en defensa de su integridad. El Ministerio Público la condenó en 2004 a 30 años de prisión por el delito de asesinato.

Saavedra confirmó que a MAV se le impuso una "condena injusta", ya que el sistema judicial no consideró el ambiente de violencia en el que vivía.

“Ha sido una condena muy injusta, porque la justicia en ese momento no consideró que era una víctima de violencia, peor aun, ellos fundaron sentencia de asesinato erróneamente, precisamente por la situación de violencia en que ella vivía. Es inédito y es un fallo de la vergüenza. El Ministerio Público pedía homicidio por emoción violenta, pero el tribunal fue más allá”, contó la directora.

Fundación Construir siguió el caso y acompañará a MAV a un reencuentro con su hija —quien hoy tiene 26 años— y con su nieta.

El delito de asesinato supone la pena máxima de 30 años de prisión de acuerdo con el ordenamiento jurídico vigente; mientras que actuar sobre la figura de “homicidio por emoción violenta” cuenta con una sentencia de no menos de ocho años.

MAV fue sentenciada por el delito de asesinato, por ocasionar la muerte de su pareja, quien la golpeaba con frecuencia y con quien tenía una hija de nueve años, cuando ocurrió el crimen.

La víctima en aquel entonces tomó el arma reglamentaria de su pareja, que era guardia de seguridad, y le disparó, quitándole la vida en legítima defensa propia.

Por la sentencia, MAV dejó a su pequeña bajo custodia de su madre, quien murió tres años después de que entró en prisión.

Ahora, gracias a una modificación al ordenamiento penal introducido por la Ley 1173, MAV puede acceder a la libertad condicional, al haber cumplido en prisión más de la mitad de su condena y contar con certificados que acreditan buena conducta.

Esta fue la segunda vez que, a través de sus abogadas representantes de organizaciones de la sociedad civil, solicita acogerse a este beneficio, pues en 2020 el Tribunal de Sentencia le negó la petición con el argumento de que no tenía un certificado oficial que acredite la discapacidad visual de su hija.

Ahora MAV y varias personas que se sumaron a su causa y a la iniciativa de la fundación se preparan para acompañarla a la salida de la cárcel de San Roque.

Así, más tarde, por fin podrá sumergir sus pies en el río Cachimayo y abrazar a su hija y nieta, como tanto había soñado.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

29
4

Otras Noticias