Empresario sentenciado se declara víctima de consorcio

Dice que utilizaron a una testigo que no existe y sospecha que el dinero que hallaron en su propiedad en 2015 desapareció.
viernes, 30 de abril de 2021 · 05:04

Página Siete / La Paz

El 8 de abril, el empresario cochabambino Wilson Sahonero Ampuero fue sentenciado a cinco años y seis meses de prisión por legitimación de ganancias ilícitas, en un proceso que comenzó en 2015 y que, según aseguró este jueves, fue iniciado con un operativo montado por un consorcio de abogados, jueces, fiscales y policías para lograr beneficios económicos.

Justamente por ello presentó en 2019 una demanda por asociación delictuosa, robo agravado, extorsión y consorcio contra quienes considera que son parte de esta estructura, entre ellos un exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), los abogados Carlos T. y Armando N.,  el fiscal Raúl A. y el exfiscal Miguel T., además de los policías Harold V., Remberto G., Jhonny M. y Ninoska M.

Fue rechazada, pero su abogado, Lurwyn Ledezma, dijo ayer que volvieron a presentarla porque existen indicios y pruebas suficientes para demostrar que estas personas armaron en 2015 un caso para involucrar a su cliente en un supuesto caso de enriquecimiento ilícito a fin de obtener beneficios económicos, aprovechando un antecedente penal que había tenido años antes en Alemania y que lo llevó a un centro de rehabilitación.

Según explicó Sahonero, el 21 de diciembre de ese año una mujer identificada como Juana Mamani, de quien durante el tiempo que duró el proceso “nunca se comprobó su existencia”, supuestamente presentó una denuncia en su contra, y ocho días después se realizó un allanamiento de tres de sus propiedades, de donde se llevaron casi 1.200.000 bolivianos, además de 30.700 euros, que  no se volvieron a ver.

Dijo que luego realizó una auditoría para demostrar la legalidad de su fortuna y que el 16 de mayo de 2016 el caso fue rechazado; sin embargo, a los 10 días la fiscal Andrea Reyes decidió su reapertura, sobre los mismos argumentos y sin tomar en cuenta la auditoría, lo que en su criterio fue digitado por el consorcio.

El fallo menciona que “en fecha 21 de diciembre de 2015, a horas 16:45, funcionarios policiales de la Jefatura Departamental de la Felcn de la Ciudad de Cochabamba recepcionaron una denuncia por los delitos de Tráfico de Drogas y de Legitimación de Ganancias Ilícitas provenientes del narcotráfico, formulada por la señora  Juana Mamani Choque; con domicilio en Cerro Verde s/n”. No menciona el número de cédula de identidad.

Tanto Sahonero como Ledezma contaron que, siendo la denunciante, pidieron la declaratoria de Mamani en varias etapas del proceso, pero nunca fue requerida, lo que les lleva a concluir que en realidad ella no existe.

“El caso comenzó con indicios y la condena se emite con base en indicios, no en pruebas”, afirmó el abogado, antes de anunciar que presentarán una apelación a la sentencia que, en su criterio, debería concluir en el inicio de un juicio de reenvío, que significa que el proceso debe volver a realizarse por orden de un tribunal de apelación de sentencia.

Uno de los elementos que respalda esta acción es el voto disidente de la jueza Damiana Medrano Meneces en el fallo contra Sahonero. Según la autoridad judicial, lo que correspondía en este caso era la absolución por falta de pruebas.

“Los hechos probados en el presente proceso constituyen tan solamente indicios, los mismos que deben ser objeto de una investigación y comprobación a través de pruebas. Consecuentemente no tienen la fuerza suficiente para sustentar una acusación,  menos para condenar”, señala su fundamentación.

“No hay pruebas y el único país del mundo donde parece que sentencian sin pruebas es Bolivia. Han iniciado la investigación con indicios, ha sido rechazada”, sostuvo Sahonero.

Dijo además que el dinero que le fue incautado hasta ahora no fue expuesto pese a reiterados requerimientos, lo que le lleva a presumir que pudo ser sustituido por billetes falsos.

 

Su fortuna

  • Origen  Wilson Sahonero contó que construyó su patrimonio a partir de  inversiones que realizó tras retornar a Bolivia en el negocio de las agencias de turismo, beneficiado en su momento por el boom de los viajes a Europa. Dijo que posteriormente realizó otro tipo de negocios, entre ellos la compra de medios de comunicación,  la adquisición de bienes inmuebles y hasta un colegio.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

7
27