«El forense no puede equivocarse y es fundamental para la justicia»

La Sociedad Boliviana de Ciencias Forenses cumplió 16 años y congrega a más de 250 profesionales de diferentes ramas, desde médicos hasta policías.
sábado, 17 de julio de 2021 · 05:04

Daniela Romero L. / La Paz

El trabajo de los médicos forenses en la sociedad boliviana adquirió gran relevancia de un tiempo a esta parte por varios factores, entre ellos la excesiva violencia con la que se cometen los crímenes y la necesidad de tener una respuesta científica de cualquier hecho para que los operadores de justicia no se equivoquen en sus investigaciones y fallos.

Saúl Pantoja Vacaflor es el presidente de la Sociedad Boliviana de Ciencias Forenses y uno de los creadores de la carrera de Medicina Forense de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). La primera institución cumplió en abril 16 años de vida y congrega a más de 250 profesionales de diferentes disciplinas con el objetivo de reglamentar la actuación del perito  y ser una verdadera colaboración para el poder judicial.

Pantoja asegura que el médico forense no puede equivocarse ni un milímetro, ya que su trabajo es fundamental para la justicia. Ésa es la misión de la sociedad de ciencias forenses que con seminarios, congresos, charlas y otras actividades quiere plasmar con la ética como timón.

En cualquier investigación, el trabajo de los médicos forenses generalmente se mantiene con perfil bajo. ¿Cuál es la importancia de un perito en la sociedad?

La medicina forense es el aporte médico que hace el profesional en los asuntos que tienen que ver con la justicia.

 Por ejemplo, se presenta un hecho de violencia intrafamiliar, el médico forense tiene que hacer una evaluación del daño corporal de ambas personas para hacer la investigación,  porque los conocimientos tanto de los policías, jueces y fiscales son limitados. Llevan la materia, claro    que sí, pero es otra cosa hacer una especialidad. La medicina forense ayuda a una buena investigación, a hacer justicia para saber quién fue el que cometió el delito. Permite que el juez y también el  fiscal tengan mayores criterios para poder juzgar y se aproximen más a lo correcto. 

La psicología forense es una especialidad que tiene una importancia fundamental porque empieza a escudriñar por qué fue la conducta del acusado o de la víctima fue así.

¿Cuál es el trabajo y la relevancia de un perito de parte en cualquier investigación?

La actuación del perito de parte, por ejemplo, es importante porque muchas veces se actúa con parcialidad, pero el perito de parte es el profesional que puede dirimir algunas situaciones de la investigación en las que no hay acuerdo. En algunas ocasiones se solicita un tercer perito y creo que eso es hacer justicia, podemos actuar con justicia. Lo ético es fundamental, si no hay ética todo se puede venir abajo aunque el médico forense sepa mucho.

Uno de los objetivos de nuestra sociedad es formar peritos. Ahora actúan de forma particular,  actúan a solicitud del fiscal o juez pero además ocupan un lugar en un grupo multidisciplinario donde el que dirige es el abogado. Nosotros estamos en el desarrollo de la reglamentación de las funciones de perito de parte, la cual nos cuesta porque hay muchas trabas, desde los jueces y fiscales, empezando de los honorarios, ética, etc.

 ¿Todo el aporte científico que entrega el médico forense es tomado en cuenta por los fiscales?

Muchos de ellos le dan la importancia    que tiene, pero muchos de ellos se sienten incómodos porque se aclaran algunas cosas que la investigación no lo hizo todavía. Hay quienes tienen conocimiento, noción y han estudiado. El patólogo forense que estudia la causa de la muerte es muy importante;  esas cosas -por ejemplo- no saben los (operadores) del poder judicial.

En otros países la medicina forense ocupa un lugar fundamental en cuanto a presupuesto, en cuanto a darle valor porque el especialista saca de dudas. 

Se puede hacer una deducción científica de cómo han ocurrido los hechos, sin haber estado en el lugar, simplemente observando el cuerpo. Eso ayuda mucho a los investigadores.

Porque empíricamente se le puede dar un giro en un caso, según convenga...

Hay gente que le puede dar un giro de acuerdo a su conveniencia y muchas veces es de acuerdo al asunto económico, y eso no es justo. 

Lo digo de manera general, pero hay  gente que actúa a su conveniencia;  entonces hace dar mucha impotencia y hace que muchas veces se haga justicia por su propia cuenta. Debemos poner la justicia definitivamente en su lugar y el trabajo que hacemos ayuda a eso. 

¿Usted cree que las ciencias forenses están sometidas a la justicia hoy en día?

Bueno, en muchos casos sí y en otros hay independencia, por suerte, y eso es lo que debe ser Que se entienda bien, aquí no podemos recibir órdenes, que vayan a otras instancias a dar órdenes, en situaciones políticas. Pero nosotros tenemos obligación de responder a la ciencia, además hacemos un juramento. Y si en algunos casos el dinero puede torcer la investigación, se cometen injusticias gigantescas.

  El médico forense no tiene un milímetro para equivocarse;  otros sí, pero el  forense ayuda a hacer justicia. En algunos casos se volvía en una parte del aparato, se improvisaban mucho las firmas. Felizmente con la maestría que impulsamos estamos tratando de establecer y agarrarnos fuerte y contribuir a la justicia de manera eficaz.

Una injusticia fue lo que pasó con el médico Jhiery Fernández porque  peritos establecieron una violación al bebé Alexander, cuando no hubo tal. 

Son casos que se han dado, por eso esto de la ética es demasiado importante y no podemos desviarnos un milímetro porque si no, no cumplimos con nuestra misión.

¿Cuántas personas forman parte de la sociedad?

Aproximadamente a nivel nacional 250 personas, 150 activos y los otros siguen asistiendo a las reuniones.

¿Cuáles son los proyectos que tiene esta institución?

Queremos hacer una revista virtual de acceso gratuito con información esencial, queremos firmar convenios con más universidades y congresos latinoamericanos.  Muchos somos docentes de posgrado. Ocupamos sitios importantes como peritos, docentes, y opinadores. Cada una de las disciplinas forma un capítulo.

¿Percibe el interés de universitarios de dedicarse a las ciencias forenses?

Claro que sí, las ciencias forenses en Bolivia tienen 13 años de vigencia con el desafío de ser una parte fundamental en la investigación.
 

La  sociedad

  • Objetivo La creación de la Sociedad Boliviana de Ciencias Forenses va hacia una entidad científica  que no sólo se ocupe de la medicina forense, sino también de todas las disciplinas que constituyen las ciencias forenses,  porque todas esas son auxiliares de la justicia. Colaboran, contribuyen y hacen pericias para poder aclarar una serie de casos, dijo Saúl Pantoja.
  •   Sedes La oficina principal se encuentra en La Paz, tiene cinco filiales y dos en proyecto. Las filiales están en Chuquisaca, Santa Cruz, Cochabamba , Oruro y Pando y en proyecto Tarija y Potosí. Cuenta con 20 convenios con universidades nacionales e internacionales. La sociedad realizó seminarios y congresos sobre cibercrimen e informática, psicología forense, prueba pericial y peritaje forense para las demandas internacionales sobre DDHH, entre otros.
  •  

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos