Juez dispone su detención preventiva; Bascopé dice que no come hace 7 días

El miembro de la RJC fue trasladado de su cama de hospital a su audiencia de medidas cautelares esta mañana.
martes, 27 de julio de 2021 · 17:57

Página Siete Digital

“Tengo golpes en la cabeza, hace siete días que no he comido, no he tomado nada de agua, es inhumano lo que está pasando conmigo”. Este es el testimonio de Mario “Tonchy” Bascopé, miembro de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), a quien el Hospital Gastroenterológico Boliviano Japonés de Sucre le dio el alta médica y fue trasladado de su cama de hospital a su audiencia cautelar.

El juez cuarto de instrucción en lo penal del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, Lázaro Rocha, ordenó hoy su detención preventiva en la cárcel San Roque de Sucre por cuatro meses.

El miembro de la Resistencia Cochala fue imputado por los delitos de organización criminal, deterioro de los bienes del Estado y tenencia ilegal de armas por los daños  sufridos por el edificio del Ministerio Público en Sucre, durante protestas de la RJC realizadas en octubre de 2020.

“Estoy muy mal, me sorprende que me hayan dado el alta (…) No he terminado el tratamiento. Solo me han dado el alta para que venga a esta audiencia”, dijo antes de entrar a la vista judicial.

El aprehendido explicó que los administradores del hospital se negaron a explicarle las causas de la intempestiva alta médica y le exigieron que haga la solicitud mediante un escrito suscrito por su abogado.

 El 5 de octubre de 2020, más de medio centenar de miembros de la RJC, entre varones y mujeres, llegaron a Sucre y se apostaron en puertas del Ministerio Público exigiendo la renuncia del fiscal general, Juan Lanchipa, donde iniciaron un vigilia. Durante la protesta, las paredes de la infraestructura fueron pintarrajeadas y varios vidrios destrozados.

Por este mismo caso es procesado Yassir Molina, líder de la RJC, imputado por los delitos de organización criminal, tenencia, portación y uso de armas de fuego convencionales, atentado contra bienes públicos y privación de libertad, entre otros.

Bascopé  fue aprehendido el 21 de julio en la puerta de la cárcel de Palmasola, Santa Cruz, cuando recuperaba su libertad por un proceso en el que se lo intento vincular con el tráfico de drogas. Luego fue trasladado a Sucre donde denunció que en la celda de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz,  donde pasó la noche,  fue golpeado y por eso tuvo que ser internado en el Instituto Gastroenterológico Boliviano Japonés esa misma noche.

Este lunes 26, una junta médica, conformada por especialistas de La Paz, hizo una valoración de su historial clínico y sus exámenes de laboratorio y concluyó que se trata de una emergencia quirúrgica, y que el paciente no puede ser trasladado y debe estar bajo observación, informó el secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes) de La Paz, Fernando Romero.

“Se ha tenido una evaluación virtual del caso clínico del señor Marco Antonio Bascopé, quien fue víctima de una agresión violenta (…)  El resumen la junta indica que hay una imagen en el bazo, sugerente de un traumatismo, de un hematoma, en esta zona. Esta es una emergencia quirúrgica que obliga a mantener al paciente internado, precisa de exámenes complementarios, una tomografía contrastada, los estudios de gabinete, etc.”, dijo.

Pese a este pronóstico, el Instituto Gastroenterológico Boliviano Japonés le dio el alta médica.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

48
62