De la Ley 906 a la toma de Adepcoca: 7 hitos de la arremetida del Gobierno

“Que nos devuelvan nuestro mercado, por qué lo tienen secuestrado con la Policía, ese es nuestro domicilio, lo irónico es que el propietario no puede entrar a su casa”, señaló Wilder Vargas.
lunes, 27 de septiembre de 2021 · 05:00

Luis Callisaya  / La Paz

Han pasado cinco años desde que el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) inició la arremetida contra los cocaleros de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca) con represiones policiales, procesos judiciales e intervenciones al mercado de la coca en Villa Fátima y, hace poco, logró tomar el control de la institución a través de la fuerza policial, para entregarla al dirigente Arnold Alanes. La situación agravó más el conflicto y productores de las zonas tradicionales anunciaron que radicalizarán sus medidas de presión.

El Gobierno hizo unos cinco intentos para tener el control de Adepcoca, para ese fin se recurrió a la división del sector, la persecución judicial, la constante represión policial con  saldo de detenidos, heridos y fallecidos. A continuación, siete hitos que marcaron la arremetida del poder político al sector cocalero de los Yungas.

La Ley de la Coca

A inicios de 2017 se dio el punto de quiebre de la alianza entre Adepcoca y el gobierno del MAS; en ese entonces, la Asamblea Legislativa, con mayoría masista, aprobó la Ley 906 General de la Hoja de Coca, que no tomaba en cuenta el proyecto de sectores de los Yungas, enviado a esa instancia en noviembre de 2016.

Los cocaleros de Adepcoca rechazaron esa norma porque ampliaba la superficie de cultivo legales de plantaciones de coca de 12.000 a 22.000 hectáreas, de las cuales 7.000 se encuentran en el trópico de Cochabamba, bastión político del entonces presidente Evo Morales.

Es así que los productores yungueños iniciaron movilizaciones para frenar la aprobación de la norma, pero sin éxito. El gobierno de Morales los acusó de intentar desestabilizar el país y de ser usados por la derecha para mentir.

La Ley de la Coca fue promulgada por Morales el 18 de marzo de 2017, durante un acto  realizado en el trópico de Cochabamba.

Esa situación  generó  malestar en los cocaleros de los Yungas, quienes encabezados por Franclin Gutiérrez  masificaron marchas de protesta y bloqueo de caminos, en contra de la legalización de la coca en el Chapare; además, impulsaron recursos de inconstitucionalidad para dejar sin efecto la norma. Pero nada de eso tuvo resultados, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) falló en contra de la acción impulsada por Adepcoca  en noviembre 2017.

Aquel año comenzaron las movilizaciones de los cocaleros contra el Gobierno , las mismas fueron reprimidas fuertemente por la Policía, solo en una marcha hubo hasta 43 detenidos y varios heridos. Ese panorama se fue replicando hasta septiembre de 2021.

Cocaleros fueron reprimidos en varias ocasiones por la Policía.

Primer intento de toma de Adepcoca

En el primer trimestre de 2018, se reveló el primer intento del gobierno de tomar Adepcoca. Aquel año, una asamblea en Coripata rechazó un informe de gestión y desconoció a Franclin Gutiérrez como presidente de la institución, es así que decidieron conformar una comisión ad hoc, encabezado por el dirigente Edgar Burgoa.

Esa comisión impulsó la toma de las instalaciones de Adepcoca y de su mercado, que se extendió durante 10 días de enfrentamientos, con la Policía custodiando el lugar que había sido tomado. Se reportaron al menos 54 aprehendidos en ese tiempo.

Los cocaleros identificaron al gobierno detrás de esas acciones, debido a que reconocieron a dicha comisión y le dieron protección policial a la sede tomada.

Sin embargo, la comisión fue rebasada, nombró a un directorio de “fundadores” que debía llamar a elecciones. Eso desató expresiones de respaldo a Gutiérrez en la zona yungueña y los fundadores terminaron renunciando, reconocieron a  Gutiérrez y devolvieron la sede a esta dirigencia.

Persecución judicial a dirigentes

La vía judicial es otra estrategia utilizada para descabezar  Adepcoca. En agosto de 2018, Franclin Gutiérrez fue acusado por el Ministerio de Gobierno de incitar una supuesta emboscada en La Asunta, donde perdió la vida el policía Daynor Sandoval y otros siete resultaron heridos, durante un enfrentamiento en labores de erradicación.

Gutiérrez fue aprehendido, imputado y encarcelado en el penal de San Pedro, sin embargo, eso no impidió que siguiera al frente de Adepcoca, a través de su directiva. Estuvo recluido 15 meses y recobró su libertad en noviembre de 2019.  En ese tiempo murió su hijo y el dirigente acusó en reiteradas oportunidades a Evo Morales de estar detrás de los intentos de toma de la institución cocalera.

“Franclin fue apresado en agosto de 2018 sin que se haya encontrado ningún indicio de su participación en la muerte del teniente Daynor Sandoval, pero aun así (estuvo con) detención preventiva un año con tres meses y 14 días, tiempo en el cual su hijo falleció”, refirió el abogado Eusebio Vera, quien asumió defensa del dirigente hasta lograr su liberación.

Sergio Pampa, uno de los miembros de la directiva de Gutiérrez y que estaba al frente de Adepcoca, también fue encarcelado el 26 de julio de 2019; le activaron una serie de procesos. Fue liberado en diciembre de ese año.

A la conclusión de la gestión de Gutiérrez, Armin Lluta asumió la presidencia de Adepcoca el 14 de diciembre de 2020, después de  recibir el apoyo masivo de los socios de la institución cocalera. Sin embargo, Lluta también fue asediado en la vía judicial con varios procesos e incluso la Policía activó una persecución en su contra.

“Me siento muy perseguido, cada domicilio que voy la Policía está persiguiéndome y es lo que me preocupa. Pero quiero indicar si el Gobierno tiene una orden de aprehensión, que lo ejecute, pero que ya no masacre más a mis hermanas y hermanos, que no golpee más. Lamentablemente he sufrido serias agresiones en días pasados”, dijo LLuta, después de que afines al MAS y policías intervinieron el mercado de Adepcoca, la madrugada del lunes. Horas después, el dirigente apareció golpeado y ensangrentado en cercanías de la Cumbre.

Los dirigentes mencionados son algunos de varios cocaleros que fueron detenidos o procesados a raíz de  enfrentamientos con la Policía, se les acusó de portación de explosivos y otros ilícitos.

División de Adepcoca

El miércoles 31 de julio de 2019, una elección realizada en el complejo deportivo de la zona Chuquiaguillo eligió a Elena Flores como la nueva presidenta de Adepcoca, mientras en las instalaciones de esa institución, en Villa Fátima, una concentración rechazaba ese proceso y expresaba su respaldo a la continuidad del directorio encabezado por Gutiérrez, que en ese momento estaba detenido en la cárcel de San Pedro.

Ahí apareció la Adepcoca paralela, encabezada por Flores, afín al MAS. La dirigente se propuso unir a los cocaleros de las tres provincias de los Yungas y tomar el mercado cocalero, pero falló en sus intentos, pese al respaldo que tuvo del gobierno y un fallo judicial.

A partir de ese momento, Adepcoca tuvo dos cabezas: los que reconocían a  Gutiérrez con sede en Villa Fátima y el grupo de  Flores en Chuquiaguillo.

Resoluciones judiciales y del gobierno a favor de Flores

El 23 diciembre de 2020, la Sala Constitucional Cuarta de La Paz determinó anular la elección dirigencial realizada en Adepcoca  y dejó sin efecto el nombramiento de Armin Lluta como su presidente, para dar ese cargo a Elena Flores, quien había interpuesto un amparo para lograr ese fin.

Flores usó ese recurso para tomar el mercado cocalero, pero falló en su intento, debido a que seguidores de Lluta le impidieron el ingreso porque no la reconocían como presidenta del sector.

Posteriormente, el 25 de febrero de este año, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras aprobó la resolución ministerial 068 autorizando el traslado del mercado de coca de Villa Fátima a la sede de un sindicato de transportistas de la zona de Kalajahuira, donde se improvisaron instalaciones para poner en funcionamiento un mercado en favor del bloque de Flores. La decisión desató nuevos enfrentamientos entre ambas facciones.

MAS toma el mercado

A partir de las cero horas del 20 de septiembre de 2021, un grupo de personas afines al MAS, quienes a nombre de Arnold Alanes tomaron violentamente el mercado de Adepcoca y expulsaron a Lluta y sus seguidores. La Policía coadyuvó con la toma haciendo vigilancia  e impedir que se retome el lugar, según los afectados.

Ese mismo día, la Policía entregó a Alanes y sus seguidores el mercado y resguardo el lugar, después de que el mismo Gobierno respaldó a dicho dirigente.

Pero los mismos cocaleros afines al MAS descalificaron a Alanes, de quien dijeron que fue electo en unas elecciones irregulares y con fraude, el pasado 4 de septiembre, ya que ese día hubo quema de papeletas y toma de rehenes; además, el comité electoral suspendió los comicios y anunció una  elección por aclamación.

Pese a esas irregularidades y hechos de violencia, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, refirió en ese momento: “Saludamos el espíritu democrático del pueblo yungueño que hoy posesionó al nuevo directorio de Adepcoca emanado de las urnas y ratificado en proclamación”.

A causa de esa situación, los cocaleros afines al MAS se dividieron en dos: la facción de Arnold Alanes que tomó el mercado y el grupo que posesionó  a Fernando Calle como presidente de Adepcoca.

A partir de ese momento, Adepcoca ya tenía  tres cabezas:  Lluta, Alanes y Calle.

Ante ese panorama, un grupo de cocaleros de las zonas tradicionales de los Yungas se organizó y nombró un Comité de Autodefensa para el inicio de movilizaciones pidiendo la renuncia de los tres dirigentes cocaleros, diálogo con el Gobierno y que la Policía se retire del mercado para ingresar a su sede.

Las movilizaciones fueron reprimidas por la Policía con el saldo de más de 30 detenidos y varios heridos. Los policías continúan resguardando el mercado tomado por grupos afines al MAS, como lo hicieron en anteriores ocasiones cuando se intentó la toma de la institución cocalera.

Productores  de la hoja de coca detenidos en movilizaciones.

El Gobierno entabló el diálogo con algunos sectores el sábado, pero sin éxito.  El conflicto sigue y los cocaleros radicalizarán sus medidas hasta que se les devuelva el mercado, informó Wilder Vargas del Comité de Autodefensa.

Muertes y heridos en el conflicto

Desde 2017 hubo más de cien cocaleros detenidos, entre aprehendidos y arrestados, 77 heridos (entre ellos 13 policías y dos periodistas) por enfrentamientos, represión de marchas, manipulación de dinamita o por proyectil y siete muertos (dos policías y cinco civiles). A esas cifras, hay que sumar  más de 30 cocaleros arrestados en septiembre de este año, varios heridos (entre cocaleros y policías) y periodistas agredidos, además de destrozos a un módulo policial y la quema de cinco patrullas.

 

Dirigentes cocaleros

  • Franclin Gutiérrez Estuvo al frente de Adepcoca hasta diciembre de 2020.
  • Elena Flores Estuvo al frente de la dirigencia paralela, afín al  MAS, desde agosto de 2019 a septiembre de este año.
  • Armin Lluta Fue posesionado el 14 de diciembre de 2020 en una asamblea de socios de Adepcoca.
  • Arnold Alanes Asumió el cargo el pasado lunes con el apoyo de un grupo afín al MAS y tiene respaldo del Gobierno.
  • Fernando Calle  Fue posesionado el lunes por otra facción afín al MAS.

 

“Nosotros estamos con los brazos abiertos, yo le hago una invitación a Elena Flores, a Armin Lluta y a Fernando Calle que vengan”.

El dirigente Arnold Alanes

 

“Quieren proteger a 300 personas y no le interesa las 10.000  que están en las calles, parece que tienen intención de apropiarse de nuestro mercado”.

Dirigente Wilder Vargas

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos