Autoridades consideran a Adepcoca una “organización criminal”, pero no así al grupo armado de Las Londras

Los detenidos, que secuestraron y torturaron a policías, periodistas y trabajadores agrícolas en octubre de 2021, fueron liberados.

Seguridad
Por 
La Paz - miércoles, 28 de septiembre de 2022 - 14:45

La Fiscalía y el Gobierno catalogaron a la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) como una “organización criminal” e inició una persecución judicial; sin embargo, evita poner la misma etiqueta al grupo armado de Las Londras.

El 10 de agosto de este año, el ministro Eduardo Del Castillo (Gobierno) calificó de “organización criminal” de alcance internacional mientras exhibía públicamente a los productores de coca detenidos en los enfrentamientos en la zona de Villa El Carmen (La Paz).

“Hay malos dirigentes que están contratando gente de otros lugares. Producto de ello también hemos logrado el secuestro de teléfonos celulares que ya fueron remitidos al Ministerio Público y la gran mayoría de estas personas están utilizando números internacionales para poder operar criminalmente dentro del territorio nacional” manifestó entonces.

Un informe policial dirigido a la Fiscalía también señala que en esa organización estaría funcionando una “organización criminal” por lo que sus dirigentes y miembros deben ser perseguidos judicialmente.

Para ejecutar dicha acción solicita a través de la Fiscalía autorizaciones judiciales para requisar, secuestrar y aprehender a los supuestos integrantes a cualquier hora y con la rotura de cerrojos de los domicilios.

Hasta ahora fueron aprehendidos cinco dirigentes mientras hay otras órdenes de aprehensión activas en contra de otras personas que formarían parte de la “organización criminal”.

Se trata de los dirigentes de la Adepcoca, una organización social que no forma parte de los sectores que respaldan al gobierno de Luis Arce.

El Código Penal define organización criminal como “el que formare parte de una asociación de tres o más personas organizada de manera permanente, bajo reglas de disciplina o control, destinada a cometer los siguientes delitos: genocidio, destrucción o deterioro de bienes del Estado y la riqueza nacional, sustracción de un menor o incapaz, tráfico de migrantes, privación de libertad, trata de seres humanos, vejaciones y torturas, secuestro, legitimación de ganancias ilícitas, fabricación o tráfico ilícito de sustancias controladas, delitos ambientales previstos en leyes especiales, delitos contra la propiedad intelectual, o se aproveche de estructuras comerciales o de negocios, para cometer tales delitos, será sancionado con reclusión de uno a tres años”.

Paradójicamente, el grupo armado que en octubre de 2021 secuestró y torturó a policías, periodistas y trabajadores agrícolas permanece activo y los detenidos fueron liberados.

Además, la Fiscalía no catalogó a este grupo como una “organización criminal” pese a las evidencias, testimonios y denuncias de las víctimas.

“La Fiscalía no toma en cuenta que estas personas cometieron estos delitos puedan ser una organización criminal organizada siendo que hay las pruebas correspondientes, videos (...) hoy se cumplen 11 meses de impunidad para los delincuentes, para los criminales que cometieron tortura, secuestro, vejaciones y atentado contra la vida contra la integridad de muchas personas, entre ellos periodistas y policías”, lamentó la diputada María René Álvarez.

En un mes se cumplirá un año de impunidad. Los dos detenidos fueron liberados y beneficiados con arresto domiciliario porque el juez no los halló peligrosos pese a que las imágenes muestran que actuaron armados y encapuchados.

La defensa de las víctimas lamentó que no se cumpla con los mandamientos de apremio contra los imputados. Además, se identificó a casi 30 personas que debían de ser llamadas como testigos, pero la Fiscalía no emitió las citaciones.

El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) se niega a realizar las pericias psicológicas a las víctimas porque sólo se realizan exámenes a víctimas de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).

La Policía sigue realizando vigilancia en Las Londras, pero los agentes no tienen autorización para actuar y desalojar o detener a los integrantes del grupo de avasalladores.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS