Caso terrorismo: pericia revela disparos en posición de rendición y posible agonía de media hora

Los exámenes posmortem realizados en Europa difieren con los realizados en Bolivia.

Seguridad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 05 de octubre de 2022 - 9:33

Disparos en posición de rendición y una posible agonía de media hora son algunas de las conclusiones a las que llegaron informes forenses realizados en Europa a dos de las víctimas del denominado caso terrorismo. Se trata de Arpad Magyarosi y Michel Dwyer, quienes fallecieron en abril de 2009 durante un operativo en Santa Cruz.

Los exámenes posmortem fueron realizados en Hungría e Irlanda, países de nacionalidad de ambos individuos, y difieren en algunos detalles con las autopsias realizadas entonces por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de Bolivia.

A continuación, le presentamos algunos detalles de los informes europeos, a los que tuvo acceso Erbol:

Magyarosi, ¿ahogado en su sangre?

De acuerdo con el reporte del IDIF de Bolivia, la causa de la muerte de Arpád Magyarosi fue shock hipovolémico (desangramiento) causado por “siete impactos de proyectil de arma de fuego en diversas regiones corporales a predominio de tórax y abdomen”.

Un exámen realizado por el perito forense István Balogh en 2009, por su parte, identifica lesiones y contusiones por golpes que Magyarosi habría sufrido cuando aún estaba con vida.

Además asegura que tres de los siete disparos que se hallaron en el cadáver dieron en el brazo derecho, entrando dos cerca del codo y siguiendo una trayectoria paralela al hueso. En opinión del experto, esto apunta “inequívocamente” a que el rumano-húngaro fue disparado cuando estaba con las manos arriba, mostrando sus palmas a sus atacantes, es decir, en posición de rendición.

El tercer proyectil parece haber sido recibido cuando Magyarosi se cubría con la mano, mientras que el cuarto, encontrado en el hombro derecho, tuvo una trayectoria de atrás hacia adelante. Otros disparos fueron realizados en el lado derecho del tórax fracturando sus costillas.

“El especialista reveló que ninguno de estos disparos pudo terminar necesariamente la vida del rumano-húngaro, quien se hubiera salvado con atención médica. Balogh descartó la versión del IDIF de que la muerte se habría producido por el desangrado. Señaló que Magyarosi pudo estar vivo durante media hora y falleció asfixiado por la sangre que había ingresado a su traquea”, señala Erbol.

Dwyer fue disparado por la espalda

El IDIF registró seis impactos de proyectil en el tórax y abdomen de Michael Dwyer, por lo que se asegura que el irlandés también murió por shock hipovolémico (desangramiento).

El departamento estatal de Justicia irlandés realizó un examen al cuerpo, que señala que el individuo falleció por las heridas causadas por un solo disparo que ingresó al cuerpo de frente, dañando el corazón y el pulmón.

“Lesiones así causan colapso rápido y la muerte”, dice el documento firmado por la especialista Marie Cassidy.

Los otros cinco proyectiles ingresaron por la espalda, lo que lleva a la familia de Dwyer a sospechar que él fue incapacitado por el primer disparo en el corazón y que luego fue rematado por la espalda con los otros proyectiles.

Elöd Tóásó, otro de los presuntos involucrados en el caso, declaró en tribunales que el irlandés salió vivo del hotel Las Américas y que fue ejecutado en el aeropuerto de Viru Viru.

“Nos llevan en el vehículo, unos 25 minutos, hasta llegar a un aeropuerto, nos hacen bajar y hacen que me arrodille, siento que hay mucha luz y la dureza propia del asfalto o cemento del piso. Como la polera que cubría mi rostro y cabeza, no estaba amarrada, veo a Mario Tadic arrodillado al frente mío, reconociendo su cuerpo viejo y arrugado y a su lado izquierdo veo a Michael Dwyer, con el rostro cubierto, reconozco parte de su tatuaje y su bóxer rojo”, dijo en su testimonio ante la CIDH, antes de agregar que fue cuando arribó a La Paz que se dio cuenta que Dwyer ya no estaba.

Antecedentes del caso

El 16 de abril de 2009, el entonces gobierno de Evo Morales desplegó un operativo policial en Santa Cruz para frenar a presuntos terroristas. Un grupo de élite policial ingresó al hotel Las Américas e irrumpió habitaciones del cuarto piso.

Producto de ese hecho, Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyarosi y Michel Dwyer murieron, y Elöd Tóásó y Mario Tadic fueron arrestados y trasladados esa misma jornada al departamento de La Paz.

Días atrás salió a la luz un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el que atribuye al Estado la muerte de Dywer y establece que los sobrevivientes de ese operativo fueron víctimas de torturas.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS