Hace 11 días que un cartucho de dinamita le reventó en el cuerpo

“Dios existe”, dice Plácido Cota y se recupera en el hospital

Por primera después de la explosión, el manifestante de Adepcoca habló. Está consciente, agradeció a Dios, a los médicos, a su familia y a su pueblo.

Seguridad
sábado, 20 de agosto de 2022 - 0:00

Su pronóstico de vida era del 20% e incluso algunos ya lo dieron por muerto horas después de la explosión. Ayer, Plácido Cota, desde su cama de terapia intermedia, habló visiblemente recuperado, agradeció a Dios el estar vivo, a los médicos, a su familia y a su pueblo.

“Yo he hablado con Dios, y Dios dice que somos familia, todos; familiares lejanos, cercanos. A mi institución que es Adepcoca; a mi familia que es Adepcoca: gracias. Y, sobre todo, pondero al personal médico, (por) esa buena fe, ese cuidado de mano hacia el prójimo... Un amor... no tiene nombre, de todo: de padre, de madre, de hijo, de todo. Eso es lo que me han demostrado aquí en este hospital (...) me han tratado excelente”, dijo Cota en una parte de la grabación que se difundió a través del Hospital Arco Iris.

Plácido Cota, que se dedica a conducir un minibús, resultó herido la tarde del lunes 8 de agosto en una de las jornadas de enfrentamientos por el mercado ilegal de la hoja de coca.

Ese día, un video muestra a Cota lanzar un objeto con la mano derecha y sostener otro en la mano izquierda. Cuando retrocede es cuando explota la dinamita.

El hecho pasó en Villa El Carmen, cuando se registraban enfrentamientos entre cocaleros y policías. Cota quedó tendido en el piso, la sangre comenzó a verse en el asfalto y también todos sus órganos estaban expuestos. Los bomberos llegaron al menos 40 minutos después para llevarlo al hospital.

Un primer reporte médico sostenía que el chofer tenía un 80% de probabilidades de que fallezca. Sin embargo, Cota se aferró a la vida y fue intervenido unas tres veces.

Ayer, una de las doctoras que atiende al herido explicó que actualmente el reto está en evitar cualquier cuadro infeccioso, luego de tres cirugías que se hicieron en traumatología, cirugía de abdomen y cirugía plástica. En cada una de ellas se hicieron al menos tres actos quirúrgicos. Anunció que entre el martes y el miércoles será sometido a una cuarta intervención.

“Agradecer al hospital por hacerme vivir una segunda vez... y a Dios. Dios existe”, afirmó Cota ayer con la voz serena.

Desde el hospital, su directora Yael Cazón señaló que si bien Plácido tiene una evolución favorable y un pronóstico vital bueno, todo lo contrario de hace 11 días, los riesgos de la infección están latentes, por lo que el paciente sigue con pronóstico reservado.

Se conoce que hasta ayer el equipo multidisciplinario de médicos lograron reconstruir su pared abdominal e internamente sus órganos están íntegros. Después de la nueva limpieza quirúrgica, los especialistas deberán trabajar en una cirugía plásticorreconstructiva de la piel, con injertos del mismo cuerpo del herido.

“Muchos decían que no voy a salir (con vida)”, dijo Cota en el video. Agradeció de nuevo a los médicos y enfermeras del hospital Arco Iris. “Venían (y me decían): ‘pedile a Dios, hijo’... Sobre todo, está Dios, nada más. Dios existe”, expresó Plácido.

A un lado de la cama, cerca de la almohada descansa el Nuevo Testamento. Plácido levanta el pulgar de la mano derecha en señal de que está bien. El otro brazo está aún vendado, pues el paciente perdió una parte tras la explosión.

Los cocaleros de Adepcoca realizan varias campañas para recolectar fondos y ayudar a pagar la deuda que cada día se acumula en el hospital. Al margen de esa actividad, su familia también colabora, aunque piden también la colaboración de la gente para poder alcanzar a pagar los gastos.

Plácido Cota no es cocalero, es chofer de un minibús, pero se unió a la demanda de los productores de coca de los Yungas para pedir el cierre del mercado ilegal ubicado en Villa El Carmen. En una jornada violenta, Plácido fue herido tras la explosión de un cartucho de dinamita. De este conflicto, él es el único herido; se registraron varios detenidos.

“Agradecer al hospital por hacerme vivir una segunda vez... y a Dios. Dios existe”.
Plácido Cota
“Yo he hablado con Dios y Dios dice que somos familia, todos; familiares lejanos, cercanos”.
Plácido Cota

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS