Las familias exigen dar con los autores del crimen de los uniformados

Dos policías y un voluntario son acribillados en Porongo

Los antisociales los mataron a sangre fría con “armas largas”, sin darles tiempo para defenderse, cuando realizaban un patrullaje preventivo en la zona del Urubó.

Seguridad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 22 de junio de 2022 - 5:00

En el municipio de Porongo, en Santa Cruz, dos sargentos de la Policía y un miembro del Grupo de Apoyo Civil a la Policía Boliviana (Gacip) fueron acribillados por antisociales.

El comandante de la Policía, general Jhonny Aguilera, dijo que los fallecidos son los sargentos Eustaquio Olano y Alfonso Chávez, además del policía voluntario David Candia.

El hecho de sangre ocurrió en la comunidad Los Cuchis, zona del Urubó, donde delincuentes con armas de fuego dispararon contra una patrulla policial de Porongo, cuando intentó detener un motorizado, pero en respuesta recibió varios disparos.

“Perdieron la vida en pleno trabajo, estaban patrullando por el lugar en el municipio de Porongo, en la zona del Urubó, donde fueron abatidos”, informó el comandante Aguilera.

Agregó que dos personas que presuntamente vestían chalecos verdes bajaron de un vehículo Toyota Ipsum y procedieron a disparar contra los dos sargentos y el efectivo del Gacip.

A partir de ese hecho de sangre, un contingente policial organizó el operativo de búsqueda, incluso con patrullaje aéreo, para dar con los autores del crimen, quienes supuestamente son dos ciudadanos extranjeros.

“Se ha conformado un equipo de talento humano que está tomando las medidas necesarias para dar con el paradero, acordonando el lugar para que de esta forma estos individuos sean puestos ante la justicia”, precisó el uniformado en Unitel.

Por su parte, el comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, Erik Olguín, informó que el hecho se registró cuando los dos sargentos de la Policía Boliviana y el voluntario del Gacip hacían un patrullaje preventivo por la zona.

“Los uniformados han sido interceptados por dos personas que se trasladaban en una camioneta marca Ipsum, quienes descendieron del auto y de inmediato comenzaron a disparar. El caso está en proceso investigativo y los cadáveres están siendo trasladados hasta la morgue judicial”, detalló Olguín.

El comandante Aguilera reiteró anoche que se continuará con el intenso patrullaje hasta capturar a los responsables de los asesinatos de los uniformados.

“El área está acordonada”, dijo respecto al lugar donde ocurrieron las muertes de los policías. Indicó que la Policía tiene tres líneas de investigación. “Utilizaron armas largas”, precisó.

La Unidad Escena del Crimen recolectó casquillos calibre 7,62, presuntamente de armas AR-15, por lo que se presume que los asesinos estaban fuertemente armados, según medios locales.

“Los policías no realizaron ningún disparo, fueron asesinados”, agregó Aguilera, respecto a que los uniformados no tuvieron tiempo para defenderse.

Los jefes policiales indicaron que se cerró toda la zona y los uniformados revisaron cada vehículo que pasaba por el lugar.

“Se ha cerrado toda la zona, desde Buena Vista hasta El Torno, eso implica todos los ingresos y salidas. Estamos intensificando los patrullajes con grupos especializados, pero también reforzaremos con mayor cantidad de patrullas, con las que vamos a recorrer en todos los lugares”, apuntó Olguín.

“La zona es una serranía donde hay quintas y apelamos a la población para que reporte cualquier hecho sospechoso que vea; las dos personas se trasladan en una camioneta tipo Ipsum de color plomo”, agregó.

Horas después del crimen, el alcalde de Porongo, Neptaly Mendoza, señaló que el municipio se declaró en emergencia en todas las comunidades y que personal edil fue movilizado para apoyar en la búsqueda de los delincuentes que acribillaron a los tres uniformados.

Exigen justicia

Las familias de las víctimas llegaron anoche a la morgue de la Pampa de la lsla —donde fueron trasladados los cuerpos de los tres efectivos para la respectiva autopsia de ley— y pidieron justicia. La esposa de David Candia, el policía voluntario del Gacip, contó que él salió ayer a las tres de la tarde para realizar un patrullaje preventivo.

El miembro del Gacip dejó a una niña de un año en la orfandad. “Fue un hombre que puso su pecho por el país”, dijo el cuñado y contó que el voluntario sólo recibió el uniforme, manilla y gas lacrimógeno.

Los sargentos Eustaquio Olano y Alfonso Chávez, además del voluntario del Gacip desempeñaban sus funciones en el Comando Policial de Porongo. Por eso realizaban ayer un patrullaje en la comunidad Los Cuchis de ese municipio cruceño.

Olano tenía dos hijos, la hija menor sufrió anoche una descompensación luego de conocer la muerte de su papá. Algunos de los familiares de las víctimas se enteraron de los decesos a través de la televisión y redes sociales.

Hasta el cierre de edición, equipos policiales continuaban con los patrullajes en Porongo.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS