El Gobierno se incautó de 15 toneladas de cocaína y secuestró 95 naves a los narcos

Droga incautada, tráfico y sicariato: el narcotráfico ya alarma en Bolivia

Expertos ven varios factores: presencia de cárteles brasileños, mexicanos y locales; compra de terrenos en la Chiquitania, una zona roja que se extiende hasta el Chaco; y la poca presencia del Estado.

Seguridad
Por 
La Paz - domingo, 25 de septiembre de 2022 - 0:00

La reciente incautación en Brasil de 1,2 toneladas de cocaína proveniente de Bolivia, el violento asesinato sin resolver de cuatro personas en el municipio cruceño de San Matías, zona identificada con intensa actividad del tráfico ilícito de drogas, y las 95 naves secuestradas al narcotráfico este año por el Gobierno, encienden las alertas por el incremento del narcotráfico en Bolivia.

En contraste, el presidente de Bolivia, Luis Arce, en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) defendió el “modelo” boliviano de lucha contra las drogas, lo calificó como “positivo” y planteó la “regionalización de la lucha contra el narcotráfico” mediante un trabajo conjunto entre Colombia y Perú con un “enfoque integral menos militarizado y más económicamente social”.

Realidad

Dos expertos en el tema, Emilio Rodas, exviceministro de Régimen Interior, y Jorge Santistevan, coronel retirado del Ejército y abogado, exponen un escenario que enciende las alarmas sobre el incremento del narcotráfico en Bolivia e identifican cuatro factores: la presencia internacional y nacional de cárteles de droga, la compra de propiedades en la Chiquitania por extranjeros ligados al narcotráfico, una zona roja entre la Chiquitania y el Chaco donde el tráfico ilícito de drogas es cotidiano y la poca presencia del Estado en la amplia región fronteriza con Brasil.

“(El narcotráfico) es una preocupación constante en la Chiquitania, incluso la propia Fiscalía brasileña en su momento ha puesto en evidencia que hay una expansión del PCC (Primer Comando de la Capital) especialmente en la zona de la frontera boliviana adquiriendo terrenos para construir toda una plataforma logística para el tráfico de drogas a Brasil y Europa. Esto se puede constatar porque hay una creciente presencia de brasileños en la zona que adquieren propiedades de manera permanente dedicadas a la actividad agrícola ganadera, algunas de ellas con tres o cuatro pistas de aterrizaje más de lo normal”, afirmó Rodas a Página Siete.

Con la compra de las extensas propiedades en este sector también se realiza el “lavado de dinero” y se establecen canales de comunicación logística que facilitan el tráfico de drogas a nivel internacional.

“En la zona chiquitana con las provincias San Miguel de Velasco, Ñuflo de Chávez, Chiquitos, Germán Busch o Ángel Sandoval que son muy extensas, facilitan un tránsito difícil de controlar. No es solamente tomar en cuenta el lavado de dinero sino la articulación de una plataforma logística que comunica toda la zona de producción de droga con los mercados brasileños y su proyección a la exportación de Europa y Asia”, refirió Rodas. A esto se suma la “poca presencia del Estado en la extensa región (...) No hay ningún control”.

A estos factores, el abogado Santistevan identifica no sólo la presencia del PCC en Bolivia, sino la actividad de por lo menos tres cárteles internacionales junto a sus similares bolivianos. Cita al Comando Vermelho de Brasil y a Sinaloa de México entre otros e identifica a los grupos mexicanos con una “presencia más fuerte en el país” por su poder económico.

“El PCC tiene presencia predominante en Santa Cruz en la provincia Ángel Sandoval y su capital San Matías y la provincia Cordillera, y se extiende hacia la provincia Gran Chaco de Tarija hasta Ibibobo, al sur. Al otro extremo, al este de Santa Cruz con Roboré y San José de Chiquitos. El vértice de esos dos puntos es la localidad de Cabezas con la que se forma un triángulo donde existe gran cantidad de droga y la presencia del PCC con cárteles bolivianos que realizan el tráfico de drogas por vía aérea, ruta que parte desde Perú pasa por Bolivia, Paraguay, hasta Uruguay y Brasil. Ésa es la gran ruta del narcotráfico”, indicó Santistevan.

Mientras el transporte de drogas es preferentemente por vía aérea, el traslado de precursores químicos para la fabricación de droga es por vía fluvial por la cuenca amazónica y carreteras.

Otro aspecto que destacó en este escenario el jurista Santistevan son los violentos asesinatos que se registran en la zona, como ejemplo, los cuatro asesinatos de San Matías entre el 10 y 12 de septiembre, uno de ellos, calcinado. Cada forma de acabar con la vida lleva un mensaje implícito.

“Las características de los sicariatos son: cuando son quemados los cuerpos es porque han traicionado a la organización, han vendido información a la Policía o autoridades y han sido descubiertos. También hay ejecuciones y son aquellos que no cumplen con el negocio y si éste no salió bien y alguien se perjudica, el sicario va y ejecuta a la persona por instrucciones superiores. Son modos de eliminar personas según el hecho que cometen dentro de ese mundo delictivo”, explicó Santistevan.

Informe oficial

Según el informe oficial del Órgano Ejecutivo, en un balance general de los nueves meses de enero al 22 de septiembre de este año, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico en sus operativos antidrogas se incautó de 142 toneladas de marihuana, 15,8 toneladas de cocaína entre pasta base y clorhidrato de cocaína.

En cuanto a naves el Gobierno secuestró 91 avionetas y cuatro helicópteros, se destruyeron 55 pistas clandestinas usadas por organizaciones criminales. Asimismo, se destruyeron 17 laboratorios de cristalización, 21 laboratorios de reciclaje y 404 fábricas de pasta base de cocaína. “En lo que va de la presente gestión ya hemos aprehendido 2.520 personas ligadas a delitos vinculados al narcotráfico”, indicó el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

“En la Chiquitania hay una expansión del PCC para el tráfico de drogas a Brasil y Europa. No hay control”.
Emilio Rodas
“Felicitamos el trabajo que está efectuando Brasil en incautación de estupefacientes, de cocaína”.
Eduardo del Castillo

En operativo, Brasil se incautó de 1,2 tn de droga de Bolivia

El 19 de septiembre la Policía de Brasil secuestró 1,2 toneladas de cocaína proveniente de Bolivia y que tendría como destino Europa. El presidente de ese país, Jair Bolsonaro, destacó calificó la incautación como una cifra récord y el mayor daño al crimen organizado. Desde Bolivia, el Gobierno dijo que investiga el hecho “bajo reserva”.

“Este lunes en Sao José de Mipibu (RN) la Policía Federal Vial incautó la mayor cantidad de cocaína del año; hubo más de 1,2 toneladas (...) la droga habría salido de Bolivia y sería llevada a Europa a través del puerto de Navidad”, precisó Bolsnaro.

Al respecto, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, felicitó a Brasil por la incautación de droga. “Mientras sigamos regionalizando la lucha contra el narcotráfico en nuestro continente todos los países vamos a conseguir grandes resultados”.

Las avionetas son las más usadas en la ruta del nacotráfico

Las avionetas y helicópteros son las naves más empleadas para el tráfico de drogas de Bolivia al exterior en especial en las regiones que son frontera con Brasil, Perú y Paraguay. Como ejemplo, destaca que los primeros días de septiembre, dos avionetas con matrícula boliviana fueron secuestradas en un operativo antidroga en San Miguel, departamento de Misiones en Paraguay. Transportaban 440 kilos de cocaína.

Una de ellas con matrícula CP-2769 fue incautada por el Gobierno en 2021 después de un proceso por narcotráfico que se inició en 2015. La otra avioneta fue quemada y sus ocupantes huyeron llevando presumiblemente maletines con dinero.

Según informe del Ministerio de Gobierno, de enero al 22 de septiembre de este año la Felcn secuestró 91 avionetas y cuatro helicópteros al narcotráfico.

Cuatro asesinatos violentos en San Matías aún sin resolver

Después de más de dos semanas de los cuatro asesinatos violentos en el municipio cruceño de San Matías, uno de los cuales fue hallado calcinado, la Policía y la Fiscalía aún no dan con los autores de los crímenes. Sólo dos personas fueron implicadas en grado de complicidad por la muerte de Weslin Ferreira (19) y llevadas al penal de Palmasola con detención preventiva de 90 y 45 días, según medios cruceños.

En tanto, los autores intelectuales y materiales del crimen serían de nacionalidad brasileña. Según el Ministerio Público, están prófugos y tienen mandamientos de aprehensión en su contra.

Sobre los otros tres asesinatos con armas ocurridos el 12 de septiembre, también en la población de San Matías, la Policía y la Fiscalía aún no dieron informe de algún avance. Se presume que las muertes son obra de los sicarios.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS