Bolivia carece de una base de datos sobre la distribución de policías por municipios

Gobierno admite que no hay presencia policial en algunos municipios del país

Fuera del número de uniformados, se cuestiona también el equipamiento con el que cuentan para realizar su trabajo de cuidado a la población y lo precario de los módulos policiales en el país.

Seguridad
Por 
La Paz - jueves, 02 de junio de 2022 - 0:00

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, reconoció que en algunos municipios del país no hay presencia policial. Bolivia cuenta con más de 40.000 policías aproximadamente, la mayoría está en las grandes urbes del país. Las últimas estadísticas disponibles indican que, a nivel nacional, hay un policía por cada 304 habitantes.

“Lamentablemente, en pleno año 2022, existen algunos municipios que aún no cuentan con ningún efectivo policial”, admitió Del Castillo durante el acto de interpelación en la Asamblea Legislativa por el tema de la seguridad ciudadana en El Alto.

Una de las preguntas a la autoridad era para conocer cuántos efectivos patrullan la urbe alteña. Los asambleístas interpeladores aseguraron que éste es uno de los ministerios con más retos porque la seguridad ciudadana es algo que la población reclama constantemente por el incremento de actos delincuenciales.

Según datos policiales, en El Alto están destinados 2.692 policías, lo que significa uno por cada 436 habitantes. La Paz contaba hasta 2015 con 8.690 policías, Santa Cruz con 6.609 y Cochabamba con 5.041 efectivos. Sin contar con las cifras del Comando General de la Policía, se tienen 2.216 efectivos en Tarija, 2.157 en Oruro, 1.758 en Potosí, 1.334 en Chuquisaca, 1.248 en Beni y Pando con 962.

De acuerdo con el reporte de la Dirección Nacional de Personal de la Policía para este 2022, El Alto tendría una de las tasas más altas de presencia policial. Yacuiba cuenta con 384 efectivos para una población de 103 mil habitantes y Cobija con 792 policías para 65.000 habitantes. Cercado, capital de Cochabamba, supera en número a El Alto al contar con 4.010 policías para 841 mil personas.

En municipios del área rural tener unidades policiales es algo que sus habitantes no conocen, lugares donde se tienen hasta 6 efectivos como máximo, según denuncian las mismas autoridades locales. De acuerdo con la Policía Rural y Fronteriza, los índices de criminalidad son tan bajos que por ello los destinos que se entregan a policías se concentran en el eje central.

El último conflicto minero en Apolo, municipio paceño, obligó a la Policía a enviar efectivos, luego de que personas fueran heridas por armas de fuego. El comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, informó que en la madrugada se envió un contingente de efectivos para la liberación de posibles secuestrados durante los enfrentamientos entre comunarios.

“Un número suficiente” es una de las respuestas comunes cuando se consulta cuántos policías participan en un operativo. Con la Ley de Régimen Disciplinario y la nueva Ley del Plan de Carreras se espera hacer un cruce de datos, entre el índice de delictividad y población, para determinar cuántos uniformados son necesarios, anunció Del Castillo durante su comparencia.

En la última Cumbre Nacional de Seguridad Ciudadana propiciada en el gobierno de Evo Morales se dispuso de 3.500 millones de bolivianos como presupuesto para la institución del orden con el objetivo de dotar de mayor equipamiento a todos los uniformados.

El ministro de ese momento era Carlos Romero a quien se le pidió analizar dónde y cómo invertir, para que todas las unidades policiales cuenten con vehículos y se distribuya a los uniformados acorde a la población donde cumplen su trabajo.

En una entrevista con Página Siete, Romero aseguró que “la Policía es una entidad que tiene presencia territorial en todo el Estado, en todo el país. Inclusive más presencia territorial que las Fuerzas Armadas. Es una institución importante para el Estado, pero difícil en su manejo”.

Si bien el tema de distribución policial aún está en evaluación también hubo repliegue de policías; 17 de los 48 municipios de Cochabamba estuvieron sin presencia policial durante más de cuatro meses, luego de las elecciones presidenciales en las que participaron Evo Morales y Carlos Mesa en 2019.

En el trópico de Cochabamba hay más de 200 mil habitantes y en Shinaota están destinados 85 policías quienes fueron expulsados el año 2020, en medio de tensiones políticas y sociales. La “falta de seguridad y garantías” fue el argumento para que tras ser echados por la población los efectivos del orden no volvieran sino hasta finales de abril de ese año y tras firmar acuerdos.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS