Jorge Valda y un grupo de abogados sostiene que la muerte fue previa a una tortura

La investigación del caso Colodro seguirá sin la familia y entre denuncias de injerencia política

Apuntan al ministro de Gobierno, por asumir el trabajo de la Fiscalía. Denuncian la falta de las imágenes de una cámara de seguridad y cuestionan como surgieron las lesiones en cuerpo del exinterventor del ex Banco Fassil.

Seguridad
Carlos Quisbert
Por 
La Paz - miércoles, 31 de mayo de 2023 - 22:17

La familia de Carlos Colodro, exinterventor del Banco Fassil, anunció que se retiró de la investigación que la Fiscalía continúa en relación al presunto suicidio del funcionario. En tanto, expertos ponen en duda la versión que dio el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, por considerar que hubo injerencia política y que hay varios elementos que no fueron esclarecidos, como la ausencia del registro de una cámara.

“Como familia, hemos decidido dejar de participar en las investigaciones”, declaró Carla Colodro, hija del exinterventor, a los medios, a los que aclaró que eso no significa “que no pensemos en retomar el proceso. Es todo lo que puedo decirles, les agradezco el respeto por la memoria de mi padre y mi posición como hija”.

Jorge Valda, abogado de la familia, interpretó que los hijos de Colodro tomaron la determinación de no participar en las indagaciones del Ministerio Público porque “se los ha excluido, no los notificaron con nada y saben que la carta que ha presentado el Ministerio de Gobierno no fue escrita por su padre”.

$!Conferencia del abogado Jorge Valda (centro) y el grupo de abogados que asumió la defensa de los hijos de Carlos Colodro.

Valda reiteró que existen al menos 14 elementos que le hacen presumir que la muerte de Colodro fue provocada. El principal cuestionamiento es la falta de la grabación de una cámara de seguridad que supuestamente estría instalada en la parte del balcón del piso 15, desde donde cayó el cuerpo del exinterventor.

Dudas de los expertos

Varios expertos coincidieron en señalar que, por lo descrito tanto por los familiares, como por el entorno laboral, además de su trayectoria profesional, Colodro no tenía el perfil de un suicida, debido a que, si bien expresó a varias personas que él vivía una presión laboral desde que asumió el cargo de interventor, el 26 de abril, era un funcionario responsable, apegado a la familia y que su labor no representaba un riesgo mortal.

“Era un experto, asumió cargos con labores más complejas que la intervención de un banco y de lo que conocemos, nunca había asumido acciones que lo identifiquen como una persona con tendencia suicida”, explicó el abogado penalista y diputado por Comunidad Ciudadana, Marcelo Pedrazas.

$!Ilustración virtual hecha por la Policía para graficar como se dio el salto de Carlos Colodro desde el balcón del piso 15.

Cámaras

“La prueba grafológica la hicieron comparando la letra de la carta con la que había en el mismo cuaderno, pero en otras páginas y no comparando con otros documentos. Nos creen sonsos realmente. Con razón la familia pidió presentar observaciones a la letra de ese cuaderno”, publicó en Twitter la criminalista y exasesora del ministro Castillo, Gabriela Reyes.

En dos publicaciones previas, Reyes también cuestionó el “punto ciego” o espacio no monitoreado por las cámaras de seguridad en el piso 15, por donde presumen que Colodro saltó o fue arrojado. Asimismo, señaló la rapidez con la que se analizó las imágenes de las 64 cámaras de vigilancia.

Grafología y manchas

Por su parte, el exinvestigador policial y abogado, Abel Loma, señaló que toda la investigación fue contaminada y “el caso se politizó” por las declaraciones de Del Castillo, quien asumió el papel de vocero de la Fiscalía. Explicó que el peritaje de grafología hecho a la carta de Colodro no era confiable, debido a que fue elaborado por un funcionario policial, en el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Ittcup), que orgánicamente depende del mando del ministro de Gobierno.

Para el perito Jorge Santistevan, que ayudó a establecer la responsabilidad de los policías en el caso Eurochronos, donde fue muerta por un disparo de arma de fuego Ana Lorena Tórrez, tampoco es confiable el trabajo del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), que emitió un certificado acreditando el suicidio, una acción para la cual no está calificado ningún forense, pues su trabajo se limita a establecer las causas del deceso y no así los motivos. Señaló que el IDIF depende de la Fiscalía y esta no es una institución creíble, por que actúa “bajo la injerencia política en casos de persecución política”.

Santistevan, abogado y militar del servicio pasivo, también duda de la versión del suicidio y cuestiona la falta de las pericias biológicas y también cree que la muerte de Colodro fue inducida por terceras personas.

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS