Él era la víctima, pero le retuvieron su licencia y auto. La Fiscalía tampoco indagó el caso

“Me sentí desprotegido”: Diego y el TikTok que evidenció la negligencia policial

Más de medio millón de personas vieron y compartieron su video, decenas le contaron que fueron víctimas de abusos similares y le pidieron que cuente sus historias como hizo con la suya. “Sería un honor”, dijo.

Seguridad
Carlos Quisbert
Por 
La Paz - viernes, 02 de septiembre de 2022 - 6:00

Tres minutos y 46 segundos. Es el tiempo que dura el video que Diego Barrios publicó en TikTok y deja en evidencia la negligencia con la que trabajan funcionarios de la Policía Boliviana y la Fiscalía. “Me sentí desprotegido, como golpeado”, así definió Diego la peregrinación judicial que lo llevó a entender que, como víctima de un hecho de tránsito, no lograría que se le haga justicia y decidió acudir al apoyo de las redes sociales. Funcionó y anunció que “esto recién empieza”.

Tituló su video como “La In-Justicia Boliviana”. Con sus conocimientos de radialista y productor audiovisual, el jueves pasado, junto con un amigo, escribió el guion, el domingo grabaron todo y el lunes terminaron con la edición.

La mañana del martes 30 de agosto publicó el video en TikTok. “Si la veían 50 personas ya era algo, al menos hacía conocer mi historia, tenía una expectativa muy baja”, dijo Diego. “Pero la respuesta nos devoró, fue increíble, nos escribió gente que vivió situaciones similares. Sentimos la empatía, la comprensión. Incluso nos solicitaron que contemos sus historias. Necesito reunirme con mi amigo para ver qué hacemos, pero sería un honor si pudiera contar la historia de otros”, afirmó Diego.

El caso

La historia que Diego publicó en TikTok se inició el 30 de julio en la ciudad de Santa Cruz. A las 22:30 aproximadamente, Ismael Hernández Soleto estrelló su motocicleta contra el vehículo de Diego, que estaba estacionado en la vereda de su casa.

Los resultados del test de alcoholemia evidenciaron que Hernández conducía en estado de ebriedad. Nunca pisó la cárcel, sólo fue atendido en una clínica.

Pero contrario a la lógica de Diego, su esposa, los testigos y las grabaciones, cuando creyeron que la Policía sancionaría al conductor ebrio, un suboficial de la Policía liberó al infractor, retuvo la licencia de conducir de Diego (acto ilegal) y también secuestró el motorizado de las víctimas. Esto, según el relato de Diego, se hizo por la postura intransigente del abogado de Hernández, quien advirtió que su cliente no pagaría los daños y luego intercambió números de celular con el suboficial de la Estación Policial Integral número seis.

El policía que atendió el caso se negó a tomar declaraciones a testigos, al infractor y a la víctima. En tono molesto acusó a Diego y a su esposa por perjudicar su trabajo y respondió a sus pedidos con un: “Si quiere que lo detenga (al conductor ebrio) háganlo ustedes”.

Diego logró recuperar su auto tres días después. El 5 de agosto, ante la falta de avances por ese hecho, Diego presentó una querella por resarcimiento de daños.

Ésa fue la segunda fase de la “in–justicia”. “La primera semana fui todos los días a preguntar por el avance del caso y nada, la siguiente semana, día por medio, y luego, en la Fiscalía, me dijeron que ya no se podía hacer nada, es decir nadie pagaría por los daños a mi auto. La única novedad era que la familia de Hernández ya había pedido que se les devuelva la moto. Mi primera reacción fue preguntar: ‘¿y ahora lo van a premiar?’”, recordó Diego.

Ése fue el hecho final que lo llevó a elaborar un entretenido video. Diego aseguró que tenía pocas esperanzas de que algo cambie, pero las redes sociales fueron implacables con los policías y la Fiscalía.

Aunque para él es “una coincidencia”, el martes, dos horas después de haber publicado el video en TikTok, la Fiscalía los notificó con la convocatoria a una audiencia que se realizó ayer. El fiscal reveló ante un juez, que 32 días después, el miércoles por la tarde el suboficial presentó un informe del hecho de tránsito y se determinó imputar a Hernández por conducción peligrosa.

“¿Cómo calificaría la forma en que el policía lo trató?”, preguntó este medio a Diego. Su respuesta reflejó su prudencia y la postura que mantiene sobre la “búsqueda de justicia” y no un acto de venganza.

“Creo que no sería adecuado hacer una calificación, pero sí te puedo decir cómo me hizo sentir: desprotegido, me sentí mal. Considero que la línea que se debió seguir (el policía y los funcionarios de la Fiscalía) era la de hacer lo correcto. Yo me siento como golpeado, como si esto hubiera sacudido mi vida”, contestó Diego a Página Siete.

El TikTok de Diego, la víctima, finaliza con un llamativo “#PagáIsmael”.

Tres
minutos
y 46 segundos
dura el video de TikTok que evidencia la negligencia de la Policía.

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS