Ministro justifica allanamientos y gasificación a vecinos en conflicto de Adepcoca

Sobre los disparos de la Policía con pistolas de pintura contra mujeres, Del Castillo dijo que esas acciones “están enmarcadas dentro de la normativa legal”.

Seguridad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 10 de agosto de 2022 - 11:23

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, justificó este miércoles los allanamientos, gasificación y destrozos que los policías protagonizaron ayer en domicilios de Villa El Carmen, donde detuvieron a más de una veintena de personas, entre socios de Adepcoca y vecinos. Jóvenes de la zona fueron arrastrados por uniformados y se arrojaron gases lacrimógenos al interior de las viviendas.

“Si vemos que en algún domicilio se está cometiendo un delito en flagrancia, la normativa me permite que no mande un memorial al Ministerio Público y luego, al día siguiente a la autoridad judicial; si estamos viendo que se está cometiendo un delito en flagrancia, la normativa nos permite reaccionar de inmediato, sea contra gente con explosivos que quieran matar a efectivos policiales, sea gente que tenga artefactos artesanales que quieran quitar la vida en el municipio paceño”, aseveró Del Castillo, en conferencia de prensa.

El Ministro dio esa respuesta al ser consultado sobre si apoyaba los allanamientos que los policías realizaron ayer en Villa El Carmen y los disparos con pistolas de pintura contra mujeres, vecinas de la calle Arapata, en Villa Fátima.

Los atropellos contra civiles quedaron registrados por los medios de comunicación en la cobertura de los conflictos que hay entre el Gobierno y cocaleros de los Yungas, que rechazan el mercado ilegal de esa hoja, y que tiene resguardo policial.

En una transmisión en vivo que realizó ayer por su perfil de Facebook, el periodista Nicolás Sanabria mostró cómo policías antimotines maniatan y arrastran fuera de una casa a varios cocaleros, a los que hoy el Ministro de Gobierno presentó como “delincuentes” y acusó de que portaban explosivos.

Sin embargo, al contrario de lo que sostuvo Del Castillo, en el video se escuchó el relato de una mujer que vivía allí, quien señalaba que gran cantidad de granadas y cartuchos de gas lacrimógeno habían sido disparados a esa vivienda, donde causaron daños en la propiedad.

Por la noche, en la calle Arapata, los vecinos denunciaron que un niño debió ser trasladado de emergencia hasta un hospital, debido a los agentes químicos y la violencia con la que actuaron los policías en puertas del mercado de la Asociación Departamentales de Productores de Coca (Adepcoca).

Horas antes, jóvenes de Villa El Carmen fueron arrastrados por policías, y llevados al mercado paralelo defendido por el Gobierno.

El abogado de Adepcoca, Gualberto Cusi y padres de familia de los arrestados denunciaron que teniendo una unidad policial a menos de una cuadra, los policías usaron como “lugar de tortura” el mercado instalado por el dirigente del MAS Arnold Alanes.

En la calle Arapata, varias mujeres mostraron anoche a los canales de televisión las lesiones que los policías les habían causado cuando les dispararon gases lacrimógenos y su ropa presentaba manchas de los proyectiles de pintura disparados por los uniformados.

Hace unos días, el viceministro de Régimen Interior, Ismael Téllez, señaló que estas pistolas de pintura, usadas en el conflicto de Adepcoca, estaban autorizadas “a nivel mundial” y por el manual de funciones de la Policía Boliviana.

El Ministro insistió en que la Policía no necesitaba órdenes de allanamiento podía actuar en los conflictos.

“No podemos estar inmersos dentro de la burocracia. Hemos encontrado dentro de ese domicilio gente que tenía en su poder gran cantidad de explosivos que estamos visibilizando”, aseguró.

Sin embargo, en los reportes informativos se observa que los policías no secuestran ningún explosivo y ninguno de los aprehendidos, subidos en motocicletas portaba objeto alguno. Del Castillo evitó responder más preguntas y se retiró de la conferencia.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS