Un expolicía y un supuesto soldado son buscados por la justicia

Suman 5 policías vinculados con autos robados, Cabezas va preso

El exsubdirector regional de Diprove, un teniente y un sargento fueron citados a declarar en calidad de sindicados; todos ellos estaban de servicio el día del hecho.

Seguridad
Carlos Quisbert
Por 
Chile - jueves, 05 de mayo de 2022 - 5:01

El juez tercero Anticorrupción de Santa Cruz, Roberto Parada, determinó ayer la detención preventiva del excomandante de la Policía fronteriza de Uyuni (Potosí) Raúl Cabezas por el caso de los autos robados en Chile para ser comercializados en Bolivia. Es el primero de al menos cinco policías sindicados, entre ellos el exdirector regional de Diprove Rolando Téllez, un teniente, un sargento y un expolicía, además de un supuesto soldado.

“Es la presión pues, se ha demostrado que no hay nada, yo no lo tenía, no era mío el vehículo”, señaló Cabezas a la conclusión de su audiencia de medidas cautelares, en la que se dispuso que cumpla con la detención preventiva por el lapso de 180 días en el penal de Palmasola.

Cabezas fue involucrado en el caso, luego de que un vehículo robado en Chile fuera hallado en la vivienda de un familiar suyo en Santa Cruz. Por ese hecho, la Fiscalía imputó al exjefe policial por los delitos de enriquecimiento ilícito, favorecimiento del enriquecimiento ilícito, uso indebido de influencia y receptación proveniente de delitos de corrupción.

El caso fue develado por la ONG Grupo Búsqueda de Vehículos (GBV) de Chile, encabezado por Hugo Bustos, quien, en marzo, se presentó junto a periodistas de Meganoticias de su país en la plaza de Yapacaní, Santa Cruz, para constatar que allí se vendían los motorizados robados en Chile, Argentina y Brasil, uno de los vendedores lo amenazó con llamar a un coronel, presunto protector de la actividad ilegal, y entre los hombres de civil que estaban allí se trataban de “mi sargento”. Bustos reveló que jefes policiales bolivianos estaban involucrados en la venta de autos robados.

La Policía y la Fiscalía iniciaron las investigaciones del caso. El comandante de la Policía, general Jhonny Aguilera, informó que uno de los hombres que tuvo contacto con personal de la ONG en Yapacaní es Ariel García Lafuente, un expolicía que fue dado de baja en 2006 y sobre quien pesa una orden de aprehensión.

“Este sujeto había sido dado de baja el 2006, hace 15 años que no es miembro de las fuerzas policiales, pero este sujeto debe tener algún modus vivendi, nos dirá el momento que lo logremos aprehender (...) Éste es el individuo que efectúa esa llamada telefónica con el señor de la ONG (Bustos) y con los periodistas (chilenos)”, explicó Aguilera.

Acotó que el personal de la ONG también tomó contacto con un supuesto sargento de la Policía que estaba vendiendo una camioneta robada de color rojo en Yapacaní, pero “no se trata de un miembro de la Policía Boliviana. El señor Freddy Huallpa Cahuana supongo que le decía sargento porque seguramente ha prestado su servicio militar”.

El jefe policial informó que también pesa una orden de aprehensión contra el supuesto soldado, se hizo allanamientos a sus propiedades y no fue ubicado, pero se encontró un vehículo Rav4, que también es ilegal.

Además, mencionó que detrás de la venta de autos robados está también una organización criminal que se dedica al clonado de documentos de vehículos, ya que se descubrió que otro de los motorizados vinculados a este caso tenía la misma placa de otros tres que estaban en otras regiones del país.

Según información brindada a Página Siete por un efectivo de Diprove Santa Cruz, otros dos uniformados, un teniente y un sargento, fueron convocados a declarar en calidad de sindicados por este mismo caso; ambos se encontraban de servicio en Diprove el día que personal de la ONG se constituyó en Yapacaní para hacer conocer las irregularidades y presuntamente no dieron atención a la denuncia.

A Cabezas, el teniente, el sargento y el expolicía, se suma el exsubdirector de Diprove Santa Cruz Rolando Téllez, quien fue destituido de su cargo y procesado en la vía disciplinaria en la Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi), según el director nacional de Diprove, coronel Héctor Pereira.

Téllez también fue citado a declarar en calidad de sindicado por el caso que se sigue en la vía penal por el tema de los autos robados, segun la fuente a la que tuvo acceso este medio.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS