Tras 11 años de proceso y dos sentencias, dan de baja a dos policías

Denuncian que las autoridades no hacen cumplir las condenas. Jitler Mamani también estuvo denunciado por intento de feminicidio en 2019, el segundo, de profesión abogado, fue miembro del Tribunal Disciplinario de la Policía hasta el martes.

Seguridad
Carlos Quisbert
Por 
La Paz - sábado, 10 de septiembre de 2022 - 13:59

Tras 11 años de proceso, dos juicios, dos sentencias ejecutoriadas y meses de incumplimiento de la orden de captura, los policías Jesús Ferrufino y Jitler Mamani fueron dados de baja de la Policía Boliviana el martes. El primero era parte del Tribunal Disciplinario de la institución, el segundo, además de estos dos casos, tiene antecedentes por intento de feminicidio y amenazar con una bomba a su exesposa.

Pese a las resoluciones que ya no tienen otro nivel de apelación y no pueden ser revertidas, la víctima de ambos uniformados, Verónica Cuba, denunció que la Policía y los administradores de justicia no hacen cumplir las sentencias. “Me respondieron que no los encuentran, así nada más. En la Felcc (Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen) me dijeron no tienen personal (para ejecutar las capturas). Me tienen yendo y viniendo y no me dan ninguna respuesta”, manifestó. La mujer envió los documentos al ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, pero tampoco obtuvo respuesta.

Las bajas definitivas

“Se aplicó el inciso b del artículo 66 de la Ley Orgánica, que señala que el personal de la Policía Boliviana podrá ser retirado de la institución por haber sido condenado a pena corporal mediante sentencia judicial ejecutoriada (...) Por todos estos antecedentes, el 6 de septiembre, se emitió la resolución 0733/2022, que en su parte pertinente resuelve, disponer el retiro definitivo de la institución del sargento Jitler Neftalí Mamani, por tener una sentencia ejecutoriada en su contra”, informó a Página Siete Digital el jefe jurídico del Comando de la Policía Boliviana, coronel Alejandro Grandi.

De la misma forma, el jefe jurídico señaló que la misma fecha se emitió una segunda resolución 0732/2022, con la baja definitiva del suboficial primero de servicios, Jesús Ferrufino. La copia de la sentencia se entregó al Comando General de la Policía el 2 de septiembre.

Grandi afirmó que ya no existe otro nivel de apelación y las condenas no pueden ser revertidas. Ferrufino, que hasta la semana pasada trabajó en el Tribunal Disciplinario de la Policía negó dar su versión, pero contrario al coronel, dijo que aún tiene un recurso legal pendiente.

Contexto de dos casos

De acuerdo a la versión de Verónica Cuba Huanca, en 2011, el entonces policía Jitler Mamani y su hermano Arnold Mamani (civil, y ahora abogado) ingresaron de manera violenta a su domicilio y la amedrentaron, cuando estaba en estado de gestación. El primero -contó la mujer- estaba con uniforme y armado. Por este hecho se inició un proceso por allanamiento y amenazas en contra de ambas personas.

Sin embargo, durante el proceso, Cuba verificó que el abogado que asumió la defensa legal del uniformado y su hermano, era otro funcionario policial, Jesús Ferrufino. En los memoriales que se presentaron como prueba del delito, el jurista señaló como “domicilio procesal” o lugar de trabajo las oficinas del Comando Departamental de la Policía de La Paz, además que, para cobrar sus servicios, se acogió al arancel del Colegio de Abogados.

Este segundo hecho dio paso a otro proceso penal, esta vez en contra de Mamani y Ferrufino, por uso indebido de bienes y servicios del Estado. Al ser funcionario del Estado, el abogado no podía asumir defensa del policía en un caso particular, calificado como un hecho de corrupción.

Por el primer proceso se dictó una sentencia en 2017. En enero de este año, la condena contra los hermanos fue ajecutoriada y se determinó un año y medio de privación de libertad, además del pago de costas y daños al Estado y a la víctima.

El segundo caso llegó a otra condena en 2019, y también se ejecutorió en enero de este año. Jitler Mamani fue sentenciado a otros tres años de privación de libertad y el abogado Ferrufino a cuatro. Cuba aseguró que no tiene respuesta del ministro Del Castillo, al que solicitó que conmine al Comando de la Policía a cumplir con las órdenes de captura que se emitieron contra ambos funcionarios.

Como descargos, durante el proceso, Mamani señaló que el allanamiento denunciado por Cuba se dio debido a que él sufrió el robo de sus pertenencias en su domicilio. Esta sustracción, acusó el expolicía, fue cometida por familiares de Cuba, hecho que pasó a un proceso de conciliación del cual se desconoce cómo terminó.

En contacto con Erbol, Mamani afirmó que “la persecución judicial” de Cuba se dio a raíz de una disputa patrimonial, por un domicilio en El Alto. Por su lado, la mujer evitó dar detalles sobre este punto.

Sobre el segundo caso, Mamani manifestó que también lo calificó de injusto, debido a que fue un error cometido por el abogado, en el que no hubo víctimas. Afirmó que no pudo realizar las apelaciones de manera adecuada, debido a una detención domiciliaria que tiene en su contra y por problemas familiares.

En efecto, en junio de 2019, la expareja de Jitler Mamani lo denunció por intento de feminicidio, luego de que la golpeó y la amenazó con plantar una bomba. En esa gestión, Página Siete publicó parte de un video en el que se observa al expolicía ingresar a la casa de su expareja trepando por la puerta de garaje.

“Ya verás, te meteré una bomba a tu casa, me refiero (al material) que usan los mineros (...) Antes de irme, los haré desaparecer, esto no es chiste”, se lee en un mensaje de texto que Mamani envió a su expareja por medio de WhatsApp.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS