Ven unos 6 intentos fallidos de la reforma policial por la politización

Recordó que, en 1999, en el gobierno de Hugo Banzer, se tocó el tema de la reestructuración de la Policía a raíz de la publicación de una polémica lista de policías “burros y corruptos”; en ese momento, 172 oficiales fueron acusados de corrupción y bajo rendimiento académico.

Seguridad
Por 
La Paz - lunes, 16 de mayo de 2022 - 5:00

En las dos décadas pasadas, se registraron al menos seis intentos de reestructuración de la Policía Boliviana, pero sin mucho éxito a raíz de la politización de esa institución, según un exjefe policial y analistas.

“En cada gestión hubo iniciativas de reformas y modernización de la Policía Boliviana, todos fueron enunciados, como el polígrafo y declaración de bienes ante la Controlaría”, dijo a Página Siete un exjefe policial que pidió la reserva de su identidad. Agregó que muchas quedaron en el discurso y otras fracasaron a raíz de que “prevaleció lo político”.

Recordó que, en 1999, en el gobierno de Hugo Banzer, se tocó el tema de la reestructuración de la Policía a raíz de la publicación de una polémica lista de policías “burros y corruptos”; en ese momento, 172 oficiales fueron acusados de corrupción y bajo rendimiento académico. Sin embargo, los anuncios de cambio quedaron en el discurso.

Manifestó también el escándalo del caso del coronel Blas Valencia, quien fue detenido en 2001 y apuntado como el cerebro del atraco a una remesa de Prosegur que dejó tres muertos y el robo de medio millón de dólares. Ese hecho generó indignación y se vio la necesidad de una transformación de la institución, pero quedó también en el discurso.

En 2006, el gobierno de Evo Morales también anunció la reforma en la Policía, a raíz de que se descubrió que un uniformado de la Policía Técnica Judicial (PTJ) era cabecilla de una banda de secuestradores y asesinos de una pareja de austriacos. En consecuencia, la PTJ fue reemplazada por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

“El 2006 se cambió de PTJ a Felcc porque se descubrió una organización criminal de secuestradores y asesinos conformada por policías. Hoy vemos que no fue suficiente. Los actos de corrupción ‘al parecer’ ya son una constante”, señaló el abogado constitucionalista Israel Quino.

En 2015, Hugo Moldiz asumió como ministro de Gobierno y se propuso la modernización de la Policía y abrir la ruta para una reforma, pero no logró concretar ese plan debido a que solo estuvo cuatro meses en el cargo, ya que renunció tras la fuga del peruano Martín Belaunde.

Ese año, Carlos Romero reemplazó a Moldiz y también habló de una “verdadera reforma” en la Policía, ante constantes denuncias de corrupción, pero las denuncias continuaron.

Y en 2019, el entonces presidente Evo Morales pidió a los uniformados elaborar una propuesta de reforma con miras al Bicentenario de la nación. Tampoco se conoció de su concreción.

El abogado Jorge Santistevan dijo que es necesario la despolitización para dar paso a una “reestructuración (y que sea) de carácter multisectorial , donde participen entidades que tengan que ver con las tareas que cumple, con presupuestos y necesidades del Estado boliviano”.

Denuncias en 2021

Corrupción En 2021, la Policía Boliviana recibió 1.503 denuncias por hechos de corrupción. De éstas, 681 fueron rechazadas por ser denuncias falsas, porque no se pudo comprobar el hecho, porque no existían elementos de convicción o porque los casos ya habían sido juzgados.

Disciplinario De 260 casos tratados por el Tribunal Disciplinario de la Policía, 80 concluyeron con la baja, 46 con retiros temporales, 121 con la absolución y seis con archivo de obrados, otros seis por excepciones y sies con extinción.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS