Sólo una cisterna llegó al municipio de la Asunta para sofocar el incendio

13 días de fuego: pugnas impiden ayuda para Sud Yungas y combaten con baldes

Cafetales, cocales, productores de miel, platanales y cítricos, entre otros, son los productos que quedaron en cenizas a causa de las llamas. Temen no abastecer compromisos de producción de café con Francia.

Sociedad
Por 
La Paz - jueves, 01 de diciembre de 2022 - 5:00

Desde hace 13 días, el fuego en Sud Yungas del norte de La Paz no da tregua. La gente busca apagar el incendio con lo que puede, usa baldes y fumigadoras. Ya se cuenta con una cisterna, pero no es suficiente. En medio de esta situación, las autoridades de los tres niveles (municipio, gobernación y gobierno) no coordinan los trabajos de sofocación.

“Desde hace 12 días estamos con incendios y por eso cada día amanecemos con una cortina de humareda”, dijo a Página Siete el alcalde de La Asunta, Benjamín Chuquimia.

Según el burgomaestre, el fuego arrasa con todo lo que tiene a su paso. “La situación es muy crítica”, comentó. Añadió que ya se perdieron producciones de cocales, cafetales y cítricos (naranja, mandarina y limón). Los incendios también arrasaron los cultivos de palta, mango y plátanos.

Chuquimia indicó que la Gobernación paceña está llevando ayuda para atender la emergencia, pero aseguró que debería hacerlo con todos y no sólo con un sector. “La gente está separada y esto no debe continuar así, todos debemos unirnos, (pero) no se está trabajando en la coordinación con el alcalde”, precisó.

El asambleísta departamental del sector, Ascencio Callizaya, dijo que se perdió la producción de miel. “Aún no se ha cuantificado la cifra de hectáreas perdidas, pero es grande. Nunca se había registrado un incendio de esta magnitud”, dijo Callizaya.

Chuquimia afirmó que ahora incluso peligra la exportación del café Castillo a Malongo (Francia). Explicó que se han perdido más de 80 hectáreas de cafetales en diferentes lugares de La Asunta. “Nosotros hicimos el contrato para cinco años y debíamos entregar 20 contenedores, pero sólo enviamos tres, faltan 17. Cómo entregaremos esa cantidad en cuatro años”, lamentó.

Hay más de 68 comunidades afectadas de las dos federaciones Chamaca y La Asunta, incluso la Central Santa Rosa tiene a las 38 familias damnificadas. “Ellos han perdido todo”.

La ayuda llega poco a poco

Los pobladores de Sud Yungas clamaron por ayuda a las autoridades departamentales y nacionales. Esta colaboración llega poco a poco.

Por el momento sólo tenemos la ayuda del gobernador de La Paz, Santos Quispe, quien envió dos camiones de materiales de herramientas como politubos, palas, picotas y machetes, además de tanques de agua. También llegó una cisterna para sofocar los incendios.

Aclaró que una cisterna no es suficiente para disipar el fuego.

El lunes, el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, anunció el envío de un helicóptero para ayudar a apagar el incendio. Sin embargo, durante tres días, no pudo llegar al lugar “por la densa humareda”, agregó Chuquiamia.

Según Callizaya, cada día aumentan los focos de calor. Indicó que con el material que llegó se intentará apagar el fuego, aunque indicó que faltan manos.

Ante esa situación, el cuartel de Caranavi envió a 55 conscriptos para ayudar a sofocar el incendio.

Chuquimia agradeció por esa colaboración e indicó que faltan manos para esa ardua labor. “La gente va al lugar con lo que puede, lleva picotas, palas y baldes. Todo sirve”, aseguró.

El gobernador de La Paz informó el martes que Palos Blancos, Coripata, Irupana, Caranavi y La Asunta se declararon en desastre por los incendios.

Ayer se conoció que el municipio de Chulumani también emitió su ley de declaratoria de emergencia.

Para atender la emergencia, Quispe envió a un equipo de la Dirección de Gestión de Riesgos y a una brigada médica para atender las afecciones de salud.

También envió un equipo de 20 voluntarios de Bomberos Geos. “Todo apoyo es bienvenido”, sostuvo el encargado de planificación de La Asunta, Ignacio Bazaá.

Para atender a las familias afectadas por los incendios, Chuquimia explicó que también se necesita vituallas, frazadas y agua embotellada.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS