Mobiliario, insumos e infraestructura son algunas de las demandas

Muestran falencias de colegios del macrodistrito Max Paredes

Página Siete visitó los colegios Eduardo Abaroa III y Holanda, cuyos pupitres están deteriorados; los jóvenes utilizan sillas diseñadas para niños de siete años.
jueves, 10 de octubre de 2013 · 23:18
Manuel Filomeno  / La Paz
"Hay tan pocos bancos y sillas que tenemos que robarnos entre  nosotros”, dijo, con una sonrisa de resignación, el profesor Ramiro Pérez, director del colegio Eduardo Abaroa III, ubicado frente a la Subalcaldía del macrodistrito  Max Paredes, en la avenida Buenos Aires.
Directores y padres de familia de colegios de esa zona piden atención a la Alcaldía paceña desde el 25 de septiembre,  debido a sus necesidades de infraestructura y mobiliario, entre otras.

Los padres de familia de la junta escolar de ese macrodistrito  protagonizaron  bloqueos en días pasados, en demanda de atención de las autoridades de la Alcaldía de La Paz.
Dentro de un aula de ese centro, el profesor pide calma a sus alumnos, quienes están sentados en el piso o de a tres sobre  pupitres y mesas rotas y astilladas. Página Siete visitó el colegio y constató que  en el patio se apila el mobiliario que no pudo ser salvado, como si fuera una montaña de leña.
Pérez aseguró que se hace lo que se puede con lo que se tiene, mientras camina por los pasillos de la escuela que en sus tres turnos acoge a unos 900 alumnos.
El director afirmó que si bien la Alcaldía hace periódicamente trabajos de mantenimiento al mobiliario, el desgaste  ha superado el límite de reparaciones.
"Las mesas están tan viejas que aunque las reparen se van a seguir rompiendo; son tres turnos de alumnos que las usan todos los días”, afirmó.
Muchas de las mesas no son aptas para los alumnos, como en el caso de los cursos de secundaria, con estudiantes de 15 y 16 años que utilizan mesas diseñadas para niños de siete. "La incomodidad es absoluta, y esto repercute en el ánimo de los alumnos”, aseguró Pérez.
En la Unidad Educativa Holanda, ubicada detrás del Cementerio General, los baños son el mayor problema, dijo su director, Óscar Salvatierra. "Las instalaciones son deficientes y realmente escasas para 2.400 alumnos en tres turnos”, explicó.
Otros problemas son el estado de las aulas,  tan deterioradas que se pueden ver los cables y tuberías al descubierto en los pisos.
"Además, los patios necesitan un resellado, ya que están llenos de baches y se inundan cuando llueve”, aseguró Salvatierra antes de volver a sus labores.

La infraestructura es insuficiente para la cantidad de estudiantes

Página Siete /  La Paz
Uno de los mayores problemas de las escuelas Eduardo Abaroa III y Holanda, del macrodistrito Max Paredes, es la falta de espacio e infraestructura, que es insuficiente debido al aumento del alumnado.
Jackeline Quisberth, madre de familia y parte de la junta escolar de la escuela Abaroa,  colabora con algunas labores en el lugar. Acopia botellas PET en un depósito que también se usa como aula y almacén del desayuno escolar.
"Pedimos a la Alcaldía que se inicien las gestiones para la ampliación del colegio, hace tres años, y hasta ahora no tenemos solución”, aseguró Quisberth.
Manifestó que en 2010 la junta de padres y la Alcaldía paceña firmaron un compromiso para que se expropien o compren predios aledaños a la escuela y ampliarla; sin embargo, desde entonces no se habría hecho nada.
"Esta escuela tiene gran demanda de alumnos, por lo que necesitamos más espacio”, dijo.
 En el colegio Holanda la situación es similar, con 2.400 alumnos en los tres turnos, las aulas ya no alcanzan. El director del establecimiento, Óscar Salvatierra,  señaló que el colegio fue beneficiario del programa  Evo Cumple, con la construcción de un bloque nuevo de aulas. La comuna  ofreció otro bloque, pero   al momento, ninguno   funciona.
Tanto el bloque edificado por el Gobierno como el levantado por la Alcaldía tienen deficiencias. Las construcciones no cumplieron  los plazos y dejaron  muchos detalles sin concluir, según Salvatierra.
Los bloques son acondicionados actualmente, a poco de que las labores escolares concluyan.
Los padres de familia arguyen que estas situaciones se replican en casi toda la infraestructura escolar de ése y otros macrodistritos de la urbe paceña.

Las exigencias
de las juntas
Las medidas de presión para mejorar la infraestructura escolar en el macrodistrito Max Paredes comenzaron con bloqueos y un piquete de huelga de hambre de seis padres en el Seduca.
El miércoles se sumaron dos piquetes más, uno de ellos con madres de familia, en el Liceo La Paz.
Entre las demandas, además de mejoras en la dotación de mobiliario, materiales e insumos de limpieza y mejor infraestructura, mencionan la reubicación del Centro de Educación Alternativa (CEA)  Alemania  de la escuela primaria Mariscal Andrés de Santa Cruz.
El CEA ofrece educación técnica en electromecánica. Los alumnos dejan en las aulas del colegio elementos peligrosos como fierros e implementos de soldadura, además de químicos tóxicos, según Ana María Arias, una de las huelguistas.
Las otras demandas hacen referencia a la creación de un bono escolar, seguro para los alumnos e ítems. La Alcaldía convocó a las juntas desde ayer para atender sus demandas, pero éstas acordaron asistir en conjunto o no hacerlo.

 
 


Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios