El producto es comercializado por Emapa a bajo costo

En 9 meses la subvención de harina llegó a Bs 243 millones

El Gobierno señaló que se importa harina de EEUU, Argentina y Perú porque en el país sólo se produce 30% de trigo.
lunes, 21 de octubre de 2013 · 00:15
Página Siete /  La Paz
Entre enero y septiembre del presente año, la subvención al precio de la harina para la elaboración del pan  de batalla  demandó   242,8 millones de bolivianos, informó ayer la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales.
"Desde enero al 30 de septiembre de  2013 la subvención llegó 242,8 millones de bolivianos (...) Mientras que  el año pasado (entre enero y diciembre de 2012 llegó a los 376 millones”, señaló.
La autoridad aclaró que el Gobierno se hace cargo de la subvención de harina para mantener el precio del pan a 40 centavos de bolivianos, la unidad.
Los panificadores pagan 130 bolivianos por cada quintal de harina, producto que  en los recientes  días, por  la cercanía de la fiesta de Todos  Santos, llegó a costar hasta  335 bolivianos.
Debido al incremento en el  precio de la harina, registrado los recientes  días en el país, este fin de semana, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos  (Emapa) puso a 70 bolivianos la arroba de harina.
La ministra informó  que   Emapa comercializó 5.686 arrobas de harina  el primer día de venta  en  el país y generó que baje el precio del quintal en el mercado de 335 a 300 bolivianos y a 75 bolivianos la arroba.
Explicó que se vendió  el producto, a la población,  previa presentación de  su cédula de identidad para evitar especulación. "Hay harina en el mercado y nosotros estamos sacando más. Lo que estamos logrando es vender a precio más bajo, para que el precio en el mercado baje y para que las amas de casa tengan el producto”, añadió.
 Morales dijo que el Gobierno subvenciona la harina para la elaboración del pan de batalla, porque el país aún no logra producir la cantidad de trigo necesaria para abastecer la demanda interna.
Precisó que en Bolivia sólo se produce el 30% del trigo que se consume en harina. El otro 70% es importado desde Argentina, Perú y Estados Unidos. "Tenemos un decreto pendiente para la importación de más trigo y todavía estamos haciendo ajustes sobre la cantidad para que no nos falte,  porque además entregamos harina a  panificadores”, indicó.

 

 


   

60
1

Comentarios