El susto les puede causar pesadillas, falta de apetito y otros traumas

Aconsejan no llevar a menores de 6 años a “casas de terror”

Tres psicólogos afirman que los menores deben recibir una explicación de sus padres. Deben saber que no se trata de un mundo real y ser tratados como adultos.
miércoles, 23 de octubre de 2013 · 22:33
Aleja Cuevas  / La Paz
Ante la apertura de  varios  espacios de "terror” por la fiesta de Halloween, tres psicólogos recomiendan no asistir con niños menores de seis años, ya que pueden sufrir a futuro pesadillas, falta de apetito,  enuresis (orinar en la cama) e incluso problemas en el habla.
La psicóloga Andrea Mendoza  afirmó que no es recomendable llevar a los niños a las "casas de terror” antes de los seis años, pues "introducirá el mundo imaginario  a su mundo real”.
Aclaró  que a partir de esa edad los niños  empiezan a diferenciar qué es  real y qué  es imaginario. En cambio para los infantes de cero a seis años todo es mágico o imaginario.
Katia Oporto, otra psicóloga, coincidió  con Mendoza respecto a la edad prudente para llevar a los niños a  estos sitios. "De acuerdo con  estudios que se realizaron respecto a las ‘casas de terror’, desde los seis años se puede llevar a los niños, pero deben estar acompañados”, indicó.
La profesional aclaró que después de los seis años de edad el infante debe ser  preparado sobre lo que verá. Se le debe decir y explicar al pequeño  que   lo que verá es un mundo de fantasía.
En ese mismo orden, la psicóloga  Cecilia Bandnit afirmó que "un padre, madre o tutor debe hacer una explicación de lo que se ve (en esas casas) no es real”.
En  opinión de Bandnit, a una casa de terror pueden ingresar personas de  todas las edades, "porque socialmente se  convirtió en un referente. Si no participa,  es excluido por el grupo”.
No es necesario, según Mendoza,  plantear al niño que los fantasmas no existen, porque se pondría en  duda el conocimiento que tiene en ese momento de lo que es "real”. Más bien se trata de explicarle  que es un  hombre que se pone un disfraz para imitar  a un personaje de  leyenda.  
Traumas del susto
Según  Mendoza, el  niño de cero a seis años de edad , quien vive en un mundo "mágico o imaginario”, al observar personajes  que desconoce recibirá un susto y esto puede ocasionar  problemas de sueño,  falta de apetito,  demasiado apetito o ansiedad, pesadillas nocturnas y "posiblemente trastornos en su conducta”.
Explicó que en sus juegos mostrará violencia, como el maltrato a sus juguetes y a los niños, y un  trastorno a la larga  en el habla.
En los niños de seis años,  que están en  proceso de identificar lo real y lo imaginario, los efectos de un susto pueden provocar enuresis. "Será tanto el miedo que  provoca esa imagen que puede producir un miedo exacerbante y puede orinarse. Pensarán que la careta del monstruo es un monstruo”,  sostuvo Oporto.
 En opinión de Mendoza, quien atendió tres casos de menores por susto, el problema de la enuresis, incluso, puede presentarse hasta los 15 años de edad.
Además, por separado, se consideró que  en la medida en  que estos espacios estén para  mostrar violencia, los niños percibirán también  violencia.

Recomendaciones  para los padres
Consejo  Cuando un  padre o tutor lleve al niño a un sitio del "terror”, el pequeño  deberá ser tratado como un "adulto” más, de lo contrario querrá estar siempre protegido.
Curiosidad  Los miedos y el temor a lo desconocido son  "normales” en los infantes, por ende quieren descubrirlo.
Edad  La secuela de un susto  puede provocar incluso que un adolescente de 15 años se orine en la cama. A los 18   se puede tener un pensamiento lógico.
Violencia  Los niños manifiestan mediante los juegos su mundo de violencia, que trasciende en maltrato a otros.
 
 
 
 

 

 

Valorar noticia

Comentarios