Ocho personas llegaron ayer a La Paz y esperan su audiencia

En cinco días, 21 comunarios de Apolo fueron detenidos

Un juez determinó el arresto domiciliario para el dirigente cocalero Gregorio Cari. La Fiscalía anuncia que desenterrará armas utilizadas en las muertes.
viernes, 25 de octubre de 2013 · 00:17
María Carballo / La Paz
Entre el domingo y el miércoles, la Policía detuvo a 21 pobladores del municipio de Apolo, entre cocaleros y dirigentes, quienes presuntamente tuvieron participación directa en los hechos violentos suscitados el sábado, cuando cuatro personas murieron y 32 resultaron heridas.
Entre el domingo y el lunes,  13 personas fueron detenidas, en La Paz y en Apolo, entre ellas el dirigente  Gregorio Cari y sus hermanos Germán y Jorge. Este último tiene detención domiciliaria. Nueve  cocaleros fueron enviados a la cárcel de Patacamaya, mientras que para la única mujer, Casilda Capiona, se determinó detención domiciliaria.
Simeón Enríquez, Felipe Toro y Humberto Flores fueron detenidos el martes. El fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, aseveró que  son peruanos, pero uno de los fiscales a cargo, Leopoldo Ramos, confirmó que son bolivianos. Actualmente permanecen en celdas policiales.  
El miércoles se detuvo a Víctor Machaca, Guido Baquiata, Percy Fernández, Hernán Baquiata, Eliodoro Estrada, Martón Cosme Flores, Carmelo Enríquez y Elisandro Fernández, todos comunarios de Apolo. Éstos llegaron ayer a La Paz tras un intenso operativo policial al que incluso asistió el comandante general de la Policía, Alberto Aracena; el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, y el viceministro de la Coca, Gumercindo Pucho.

Desentierro de armas

 El fiscal Leopoldo Ramos, miembro de la comisión dentro del caso Apolo, informó que el Ministerio Público tiene indicios de que comunarios de la comunidad Miraflores, donde se produjo el asesinato de cuatro personas tras la presunta emboscada a efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), enterraron algunas armas de fuego utilizadas para victimar a estas personas. Para constatar estas hipótesis, el Ministerio Público envió una comisión de investigadores para hacer las pesquisas y  hallar la ubicación de las armas que se habrían empleado para cometer el crimen. "Están yendo a desenterrar (las armas)”, dijo.

Iglesia Católica pide investigación
La Conferencia Episcopal Boliviana expresó ayer su profundo dolor por las muertes ocasionadas durante las tareas de erradicación de la coca excedentaria en el municipio  de Apolo y exigió una investigación imparcial y profunda de los hechos para sancionar a los responsables.
 "La mejor respuesta a estos graves hechos es una investigación profunda e imparcial, de ser posible con la participación de instituciones de la sociedad civil que velan por la defensa de los derechos fundamentales de las personas, para establecer la verdad de los acontecimientos y sus responsables, con el fin de asegurar las sanciones adecuadas y que estos acontecimientos no se repitan en el futuro”, cita el comunicado.
Asimismo, sostiene que autoridades y medios de comunicación dan cuenta de la relación de estos hechos con el narcotráfico.
 Finalmente se exhorta a las autoridades y a dirigentes sociales  retomar "el camino del diálogo verdadero y sereno”.

ONU sostiene que violencia en Apolo "es preocupante”

La coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia, Katherine Grigsby, calificó ayer como "preocupante” la violencia desatada en Apolo que terminó con la vida de dos militares, un policía y un médico, hecho que el Gobierno considera como una "masacre” y lo relacionó con actividades del narcotráfico.
 Según la representante de la ONU, cualquier hecho de violencia es lamentable, por lo que enfatizó que debe primar el diálogo, la tolerancia y el respeto como principios fundamentales de una democracia.
"Cualquier acto de violencia es preocupante, por eso Naciones Unidas tiene entre sus pilares fundamentales el diálogo (...) cualquier pérdida de vida humana en cualquier circunstancia es una situación dolorosa, (...) sobre la cual no podemos ser indiferentes”, manifestó.
Pese a ello, Grigsby explicó que  Naciones Unidas no tiene injerencia en los asuntos de la política interna del país. La funcionaria emitió las declaraciones al momento de conmemorar los 68 años de ese organismo en el país.
 Por su parte, el embajador de Rusia en Bolivia, Alexey Sazonov,  anunció que a finales de gestión se realizará un encuentro entre la autoridad relacionada con el combate al narcotráfico en Bolivia y el ministro del Interior de su país. Se prevé que uniformados nacionales sean capacitados en el extranjero para luchar contra este ilícito.
 "Discutiremos el tema de cooperación y de técnica. Preparamos muchas cosas oficiales en la esfera antidrogas”, apuntó.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias