Ayer se celebró el Día Mundial de las Personas Pequeñas

Personas de estatura baja piden respeto de la sociedad

Cerca de 30 personas realizaron ayer una marcha por el centro de La Paz. Una de ellas mide 65 centímetros y tiene cinco años.
sábado, 26 de octubre de 2013 · 00:00
Verónica Zapana  / La Paz
Sonriente y  con una voz muy delgada,  Luciana Alfaro, de cinco años,   se unió ayer a los miembros de la Asociación de Gente Pequeña en  Bolivia y comenzó a marchar por las calles de  La Paz.
Luciana es la niña  más pequeña de la asociación, mide 65 centímetros. Ella, como sus compañeros,  exigieron el respeto de los demás  a su condición en un acto realizado en la plaza San Francisco.
Su mamá, Eulalia Valverde, afirmó que la pequeña forma parte de una delegación de Tarija que llegó  a La Paz para participar en la primera celebración de las  personas de talla baja en  Bolivia.
Ella recordó que Luciana es una niña independiente, a quien le gusta bailar, jugar y cantar. "Va al kínder José Manuel Ávila, turno tarde. Está en la segunda sección y al año le toca el primero de primaria”, cuenta orgullosa.
 También dijo que la niña nació a los seis meses de gestación. "Medía 35 centímetros y pesaba 1.200 gramos”, destacó. Los médicos no le dijeron nada de su enfermedad, sólo que venía "pequeña”.
El director del Centro de Genética Molecular, Germán Melean, señala que  la acondroplasia es un trastorno de los huesos que evita su desarrollo, por lo que las mujeres alcanzan una estatura máxima de 1,25 metros y  los varones 1,35 metros.   "No hay tratamiento para mejorar la  estatura”.
Ayer, al menos 30 personas de talla baja, entre niños y adultos que llegaron de todo el país, se reunieron en la plaza San Francisco para lanzar  globos  verdes y blancos como símbolo de respeto.
"Buscamos el respeto de toda la sociedad”, dijo el impulsor de la asociación, Walter Pabón.
En el encuentro estaba Olivia Ojopi, una mujer cruceña que afirma que su estatura de 1,25 no impidió que logre sus sueños.
"Soy ingeniera comercial, trabajo en una empresa importadora como la encargada de estadísticas”, añadió. Pero no fue todo, aseguró que a ella le gusta bailar e ir a las discotecas.
 Renata Pabón, de dos años y nueve meses, no pudo asistir a este evento. Ella   tiene acondroplasia y está hace 11 meses en el Hospital del Niño. De su caso supo Claudia Tolay, la benefactora de la niña Rosalía, quien escribió ayer en Facebook que ahora llevará a Renata y  su madre al Hospital de Niños de Boston, y pidió ayuda para iniciar la campaña.

Valorar noticia

Comentarios