Primero fue el canciller y ayer el ministro de Defensa

Ministros descartan presencia de extranjeros en Apolo

La Fiscalía investiga las muertes de cuatro miembros de la FTC y su relación con extranjeros. Un fiscal afirmó que “no tengo conocimiento” de extranjeros.
miércoles, 30 de octubre de 2013 · 15:36
Página Siete  / La Paz
Primero fue el canciller David Choquehuanca que descartó el lunes la presencia de extranjeros en la región de Apolo y particularmente de Sendero Luminoso. Ayer, fue el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, quien hizo la misma afirmación.
El ministro Saavedra aseguró no tener "información oficial de que en el país estén actuando organizaciones extranjeras como las que se mencionan (Sendero Luminoso). Lo que hay es una presunción que en los últimos acontecimientos de Apolo hubiera actuado alguna organización de ese tipo, pero es una presunción, no se ha confirmado la actuación de ese tipo de organizaciones. Tenemos que esperar la investigación que está realizando el Ministerio Público para tener certeza de lo que ocurrió en esa zona”.
Choquehuanca afirmó el lunes que "no he escuchado al fiscal que  afirme tajantemente que ellos (integrantes de Sendero Luminoso) estarían entrenando a los colombianos (narcotraficantes). Pienso que la misma Fiscalía está en proceso de investigación y nos tiene que hacer llegar oficialmente un reporte. Nosotros somos el conducto regular”.
Ayer,  el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, insistió que hay presencia de extranjeros en la región tropical del norte paceño. "Producto de las investigaciones se evidenció que un grupo de personas se habría  trasladado a la localidad de San Fermín (frontera con Perú) y habrían tenido reuniones con personas presuntamente de nacionalidad peruana, quienes habrían proporcionado armas y orientado este tipo de trabajo de emboscada”.
El lunes el fiscal José Villarroel, que es parte de la comisión de fiscales que investiga la muerte de los cuatro miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), afirmó que no tiene conocimiento de la presencia de extranjeros en Apolo. "No tengo conocimiento salvo algún miembro de la comisión que no lo haya comentado aun que tenga alguna vinculación de los hechos con  algún súbdito extranjero y menos con Sendero (Luminoso) que yo conozca  o que curse en el cuaderno de investigaciones. No tengo yo constancia de ese extremo”, reportó la red Uno.

La comisión de fiscales que investiga lo sucedido en Apolo  presume que  hay comunarios que recibieron entrenamiento de Sendero Luminoso de  Perú. Tanto la Fiscalía como el Ministerio de Gobierno sospechan que en Apolo habría súbditos peruanos ligados al grupo guerrillero Sendero Luminoso, a quienes se les atribuye las muertes del 19 de octubre, en el cantón de Miraflores del municipio de Apolo.

Ratifican pozas
de maceración
   El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez,  confirmó la presencia de narcotraficantes en cercanías del municipio paceño de Apolo tras los hallazgos de seis pozas de maceración de cocaína. La autoridad explicó que en el lugar se encontraron fábricas móviles de droga tipo colombianas, las cuales fueron destruidas e incineradas.
Pérez detalló que en las pozas de maceración en los sectores de Ilipana, Yuyos, Calabatea, Correos y la comunidad Apacheta de Apolo  se encontraron diferentes enseres para proceder a la fabricación de droga, entre botas para pisar la coca, baldes, mangueras, carpas.  "Se procedió a la destrucción e incineración de una fábrica de cocaína móvil activa. En esta fábrica móvil activa se encontró un tanque de color negro de capacidad para 650 litros con su respectivo grifo de filtración conteniendo en su interior seis paquetes de coca molida en proceso de maceración, una carpa roja, tres tazones de capacidad de 30 litros conteniendo residuos de gasolina”, manifestó Pérez.
Precisó que sólo "algunos comunarios” del lugar estarían vinculados a los hechos de narcotráfico.

Asamblea de Derechos Humanos afirma que no hubo emboscada

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Yolanda Herrera, aseguró ayer que no hubo emboscada en Miraflores, próxima a Apolo, donde murieron cuatro miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) el pasado 19 de octubre.
"Mucha gente hace referencia de que de ninguna manera se ha tratado de una emboscada,  que habrían sido otros los factores y las formas en las que se habrían dado los hechos luctuosos en Apolo. Pedimos se investigue el actuar de los militares y la Policía que incursionaron en la zona porque todos los testimonios que brindan información son preocupantes”, dijo Herrera durante la presentación de un informe recogido en la provincia Franz Tamayo (norte de La Paz) a base de  testimonios de  comunarios quienes por temor a represalias escaparon  de la comunidad Miraflores.
El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, aseguró que "en el Ministerio de Gobierno por informes pormenorizados que recibió de la Fuerza de Tarea Conjunta y equipos especiales de investigación no tienen  la menor duda sobre la hipótesis de que la emboscada fue desarrollada por algunas personas vinculadas al narcotráfico”.
Herrera pidió no inculpar solamente a los comunarios productores de la hoja de coca de Apolo sino investigar integralmente los hechos de violencia ocurridos después del  19 de octubre.
También exigió a las instancias investigadoras indagar a los efectivos militares y policiales de la FTC, para establecer si existió violencia de estas instancias contra los comunarios después de la presunta emboscada.
Los informes recabados en Apolo serán entregados a la representante de Derechos Humanos de La Paz para que los analice  y puedan también ingresar hasta la zona de los hechos para recabar mayores datos sobre la presunta emboscada y la violencia registrada en contra los comunarios.
 La presidenta de la APDHB también pidió a las autoridades que  indagan el caso no inculpar solamente a los comunarios productores de la hoja de coca de Apolo sino investigar integralmente los hechos de violencia ocurridos después del  19 de octubre.

Oficialismo defiende 20 mil hectáreas de coca

ANF  /  La Paz
El diputado oficialista Jorge Medina afirmó ayer que en el país se requieren unas 20.000 hectáreas de plantaciones de coca para satisfacer el consumo tradicional mientras su colega opositor Osney Martínez dijo que para el consumo tradicional o pijcheo son suficientes sólo 6.000 hectáreas porque lo demás estaría destinado al narcotráfico.
"Creo que los acuerdos se deben cumplir, en septiembre de 2008 se firmó un acuerdo (con los productores cocaleros) y se estableció que en Bolivia debe haber unas 20.000  hectáreas y eso es lo que se requiere”, indicó Medina. El parlamentario representante de los Yungas paceños explicó que ese monto implica el cordón que se encuentra en los Yungas que son unas 12.000 hectáreas, el trópico de Cochabamba que son un cato por familia y llega a unas 7.000 hectáreas y Caranavi (La Paz) que tiene mil hectáreas.
"El resto tiene que ser erradicado porque muchos sectores que nunca han sido cocaleros ahora resulta que sí lo son y luego no queremos coca excedentaria e ilegal y eso tiene que erradicarse”, acotó. Respecto a las plantaciones en Apolo, Medina expresó que en esa región la única zona reconocida como legal es Charazani, en la misma provincia Franz Tamayo como algo ancestral y sus productores no eran cocaleros de magnitud. El diputado opositor Osney Martínez expresó que la coca que se produce en el Chapare y que defiende Evo Morales "es coca que va al narcotráfico”.
Martínez añadió que está demostrado en estudios en varios países que alrededor de 90%  de esa coca se va al narcotráfico cuando la coca de los Yungas en casi un 90%  va al consumo tradicional. Planteó que por ese hecho hay que erradicar allí donde no es tradicional la hoja de coca.

 

 


   

60
1

Comentarios